sábado, 7 de noviembre de 2009

LOS PRODUCTOS DE LA BATA

CHICOS Y CHICAS, MILONGUEROS Y MILONGUERAS AHORA PUEDEN IMPRESIONAR A SUS AMISTADES CON EL FAMOSO "MUÑEQUITO DEL PEBETE BURUNDI". UNA REPLICA DEL CELEBRE BAILARIN QUE AFIRMA HABER TRAIDO EL TANGO DESDE AFRICA Y HABER ENSEÑADO A BAILAR A LOS MAS GRANDES.
HAY DOS MODELOS: EL PEBETE BAILARIN CON TRES FIGURAS, TODAS ESPANTOSAS Y EL PEBETE PUTEADOR DONDE EL MUÑECO SE DESPACHA A GUSTO CONTRA TODOS.
EL PEBETE BURUNDI SALTÓ A LA PALESTRA CON EL VIDEO "EL PEBETE BURUNDI EXPLICA ALGUNA COSA" QUE PODRAN VER MÁS ABAJO O CLIKEANDO DIRECTAMENTE EN EL CANAL SONRIKSEN.
APURATE QUE SE AGOTA!.
EN VENTA EN LAS TIENDAS DE "LA BATA DE LUSIARDO" DE LA SELVA PARAGUAYA Y EL DESIERTO DE MOJAVE

MILONGUEROS DEL ESPACIO - CAPITULO PRIMERO

En la cúspide del reconocimiento, en las simas de la grandeza, allí donde solo queda el vacio y los sueños de gloria ven su culminación, nos hallabamos las cuatro representantes de la tierra, luego de la defeccion de los campeones Hercolobusianos, quienes al recibir la noticia de la inminente desaparición de su planeta por culpa de un agujero negro que no supieron evitar huyeron del TORNEO INTERGALACTICO DE TRUCO proclamandonos campeones a Romulo Papaguachi y a este pobre rapsoda bohemio de la milonga, cuyo nombre es Catulo Bernal, la tierra es su patria y las estrellas su destino.
Ya se habian desvanecido los créditos que habiamos traido en la Carlos Gardel 54, los hermanos Tito y Pelusa Nuñez, quienes comenzaron a jugar en torneo y luego, por una desdichada juerga galactica con un grupo de mineros gfrrisianos, quedaron asimetrizados y asimilados al comun de los exóticos que compartian el emocionante torneo, las viandas y los destilados, a la vez que perdian sus dineros en bacanales, casinos y otros establecimientos de igual laya que poblaban las cúpulas del asteroide Zappa.
Tambien habian huido los traidores de la Compañia de la virtud, Alejandro Latorri y Tulio Cegeti, el borracho excampeón de los torneos bonaerenses, que habian querido pasarse por nosotros en la gran final, so recompensa de una vida disipada en algun planetucho "custodiado" por la plana mayor Hercolobusiana, la misma que dedicaba sus ocios a chocar cuanto planeta desprevenido hubiera en las galaxias con su planeta polimerico( el mismo que se estaba tragando el agujero negro).
Asi pasaron dos de los dias Zappianos de juerga en juerga, de reconocimiento en reconocimiento, de brindis en brindis. La gran masa vacacional extraterrestre, la misma que jaleaba nuestros exitos y cantaba sin comprender los tangos de Gardel con sus excrecencias mandibulares, habia mermado. Pronto encontramos solamente esbirros del Gran jefe del asteroide, el que nosotros llamabamos Yeik Yerbutti, y su comitiva, siempre ansiosa por cumplir los deseos de limpieza y pulcritud de su amo. Fuimos invitados a un par de ágapes por nuestros amigos, los Zappianos disidentes que habian compartido loquero con nosotros.
Esto no fue del agrado del gobierno oficial, que no dejó de evidenciarnos su desprecio más absoluto. Nuestros amigos disidentes dejaron de invitarnos basicamente porque habian desaparecido en las profundidades del asteroide forrado con hules baratos de pesimo gusto.
Y entonces nos dimos cuenta de un detalle nimio pero crucial para nuestra vuelta a la tierra, al barrio, a nuestra querida milonga.
Los Hercolobusianos se habian llevado todos los plegadores del espacio, dejandonos casi a pie, en territorio estelar desconocido.

No recuerdo quien fue exactamente el que dio la voz de alarma, creo recordar que fue el Indio, el sufrido indio Pampa, amigo de Romulo, quien con su proverbial suspicacia de perseguido dejo caer sobre nuestra banda la realidad absoluta de nuestros desamparo.
Los vahos etilicos, las juergas, los reconocimientos y las glorias dieron paso al llanto y rechinar de dientes.
Pero ni siquiera tuvimos tiempo de quejarnos. Supimos por el último contingente de gfurfianos, que los esbirros del Yeik habían recibido la orden de detenernos y acabar con nuestra existencia.
Ahora, sin el aval de las autoridades truquianas galacticas, solo eramos una molestia, una mancha en el impecable sistema Zappiano. Los hercolobusianos ni siquiera habian pagado los costes del torneo. y El Yeik queria cobrar esa deuda en nuestras carnes.
Huimos.
Como Huimos.
Huimos con todas nuestras fuerzas y las horribles máscaras filtragases hacia la relativa seguridad del espaciopuerto Zsdudusiano. Debiamos mezclarnos en la bulliciosa actividad del espacio puerto franco, el único donde no podrian hallarnos los secuaces del Yeik.
Durante toda una noche de delirio y sozobra escapamos hasta arribar a Zsdudu.
El espaciopuerto estaba repleto de esbirros que solo querian apresarnos. Las antenas y los corpusculos que tienen en la frontal, barrian el espacio intentando encontrarnos.
Y casi lo logran, si no fuera porque nos untamos con la grasa de la ristra de chorizos que Piton Pipeta empuñaba como arma y que enmascaró nuestro aroma terraqueo con un indefinido tufo que repelia a los enemigos.
Perseguidos, exhaustos, sin dinero y sin fé, fuimos a dar con nuestras tabas a un humilde sucucho suburbial donde dias antes habiamos celebrado el partido aquel que ganamos invocando al "Matambrito".
Ahora estaba casi vacio. Dos o tres parroquianos de mal ver apuraban sus tragos en la barra. La mugre y el olor a rancio impregnaban las instalaciones. Una rareza y un anacronismo, en un lugar tan pulcro como el asteroide.
Supimos que allí, en ese ultimo reducto sucio y deslucido ibamos a poder pararnos un segundo a pensar. Los enemigos no entrarian jamás por la puerta de un boliche tan sarnoso como aquel.
La repulsiva pringosidad del bar era como un faro en la oscuridad toda limpieza del asteroide.
Y alli, en una mesa donde compartimos algo similar a un guindado, comenzamos a a hacer planes para huir al asteroide Harrison donde se hallaba la carlos Gardel 54, la unica nave que podia devolvernos a las mesas de nuestro querido bar "Roñoso", en la tierra a diez mil años luz de distancia.
Estabamos lejos, muy lejos...

MILONGUEROS DEL ESPACIO - CAPITULO 2

Perseguidos, acosados, refugiados en un mugriento bar del espaciopuerto de Zsdudu, mientras las huestes del Todopoderoso Yeik Yerbuty, el dueño del asteroide Zappa fanatico de la limpieza y horrible decorador de exteriores nos buscaban por todos los rincones, sentimos que la tierra estaba lejos, muy lejos y el reconocimiento de los impares exóticos que nos habian catapultado a la elite del Truco intergalactico se habia desvanecido porque ni siquiera podiamos franquear la vigilancia del los homunculos de las antenas y sin el plegador del espacio que se habian llevado los Hercolobusianos en su huida estabamos más desamparados que un paisano sin caballo en la pampa profunda.
Acodados modestamente en la barra, soportando las miradas de rufianes alienigenas de turbias intenciones, consumimos nuestros ultimos créditos en un botella de vino con mercurio y chispas de estela de cometa, bebida desagradable pero muy de moda en los garitos del Torneo(que ahora habian sido desmontados, empaquetados y enviados a sus planetas de origen) a la que nos habiamos aficionado y que daba cierta sensacion de euforia y bienestar, seguida de retorcijones y dolor de muelas.
Romulo se mesaba los bigotes, El indio sujetaba una estela de cuerdas tipo quipus, con el que parecia rezar, Piton Pipeta miraba cada vez con más cariño el ultimo de los chorizos de la ristra que empuñaba a modo de arma y yo intentaba escribir un poema porque las ideas me vienen por descarte, cuando la musa se me va por otro conducto y me suministra algunas delicias practicas e inverosimiles.
Detrás de la barra, el camarero o el dueño, lo más parecido a un magret de pato luego de practicados los cortes en la grasa, nos miraba desde sus multiples ranuras oculares mientras con un apendice pasaba un trapo estropajoso por los recipientes donde guardaba los destilados.
La tarde Zappiana se moria en timidos rayos de su sol verdaceo, falto de calor y cancerigeno.
Entonces la puerta del bar saltó literalmente de su quicio y una patrulla de cinco humunculos con sus antenas todas apuntadas hacia nosotros, irrumpieron violentamente destrozando el escaso mobiliario y las espontaneas historias que las mesas acumulaban en forma de tallas(costumbre comun a todos los planetas del sistema solar desde que el primer tallador, el insigne Perruquet tallaraen accion suicida un suscinto "Estuve aqui" en un agujero negro) con gran estruendo y alboroto.
Ya nos veiamos perdidos cuando desde las profundidades de la mugre una voz profunda grito "que passaa acá!!! y al punto se materializo delante nuestro una mole en camiseta, que al ver las mesas arruinadas volvio a decir esta véz con enojo: Que pasaa acá!!!!.
Los homunculos quedaron congelados en sus gestos vandalicos y ese instante de vacilación lo aprovechó el rufian para amamporrarlos y echarlos a la calle luego de haber atados sus antenas.
Todos paso tan rápido que ni siquiera nos dimos cuenta que la mole era un comterraqueo de razgos aindiados y una crencha grasosa hasta la cintura, que al vernos avanzó con muestras de gran regocijo y nos soltó a la cara ¿Argentinos?.
Lo inverosimil de la situación hizo que dudara un segundo antes de contestarle: si, pero de tierra adentro.
El bruto nos abrazó entonces diciendo: somos casi hermanos, yo soy de Canelones y estoy acá desde los 70 .
De todos los prodigios que vivimos en dias anteriores el hecho de encontrar a un uruguayo que hubiera venido a dar a un asteroide tan insignificante por vaya a saber que medios me pareció el más sorprendente. Sin hacer caso a los parroquianos nos franqueo la entrada a otro cuartucho, luego de dar una orden tonante al de la barra, que se apresuró a trancar la puerta con barras y cadenas.
Pasen muchachos, quieren comer? les voy a hacer unos chivitos al plato que se van a caer de culo- dijo entonces.
Entramos. Ninguno lo podia creer. El uruguayo alzo sus dos metros de envergadura para abrir un armario y saco latas y latas y latas que cocinaba en un brasero improvisado con las que fue armando platos de chivito.
Mientras nos pasó una botella de caña y entre trago y trago vinimos a enterarnos que mientras arreglaba el motor de un citroen que habia dejado a pie a un brasileño cerca del Chuy lo abducieron unos alienigenas Esraarianos . Lo ataron a una camilla e intentaron estudiarlo, pero Pococho (que asi se hacia llamar) se obstinaba en pensar en candombe y murga.
Los esraarianos lo tuvieron atado dos dias. hasta que fueron abordados por una nave de vigilancia fletada por sus padres. Se ve que eran jovenes ricos y consentidos, que habian robado la nave para divertirse.
- Cuando los padres me encontraron no sabia que era, asi que me dejaron en un planeta llamado Zinburin. Los Zimburianos son famosos en todas las galaxias por el poco arte que tienen para construir cualquier cosa. Sobrevivi por unos arbustos tipicos de alli cuyos frutos son lo más parecido a un atado de alambre enrollado. Comencé a arreglarles las cagadas que hacian y asi pude comprar una nave y recorrer un poco.
Y un dia caí acá y me gustó. Pero ahora Zimban se ha vuelto maniatico de la limpieza y ya me estoy empezando a hinchar los huevos dijo Pococho.
Comprendimos que Zimban era el que nosotros llamabamos Yeik Yerbutti.
- Y ustedes que hacen aca?
Suscintamente lo pusimos en antecedentes. Al parecer no se habia enterado que habia terrestres en el torneo de truco. - Siempre ganan los Hercolobusianos y cuando hacen el torneo me voy de vacaciones a rEdeas que tiene los mejores cielos de agua.
Le contamos el problema del plegador del espacio y le hablamos de la carlos Gardel 54, nuestra nave gaucha, que juntaba polvo en el asteroide Harrison.
- De donde era Gardel? dijo el ladino, para picarnos.
- De Tacuarembo - le dijo Romulo - pero de corazon Argentino y modales franceses.
Se reia el oriental.
- No te preocupes vo, yo los puedo acercar con mi nave nos dijo Pococho. Pera que la voy a enchufar.
La nave estaba en un pequeño patio trasero. Un cubo de cuatro por cuatro totalmente remendada con alambre y tornillos herrumbrosos.
Y así fue como esa misma noche viajabamos con el Uruguayo al encuentro de la Carlos Gardel 54.
Y si al llegar la noche la tierra estaba lejos, lejos, lejos, ahora era una posibilidad infima, pero verosimil...

MILONGUEROS DEL ESPACIO III - ADIOS AL ASTEROIDE HARRISON

Sin el plegador del espacio, la asombrosa inmensidad del espacio se nos hacia infinita, como la llanura que cada año avanzaba su barbarie sobre la pista de nuestra querida "Milonga del Oriental", aquella que habíamos dejado atrás para salvar a la humanidad de las veleidades de los Hercolobusianos que habían desaparecido con todo su planeta chocador en la profundidad de un agujero negro.
La nave de nuestro amigo, el Uruguayo Pococho, era un cubo herrumbroso, una especie de lata de masitas sostenida por el milagro.
Afuera, los astros lucian en todo su pavor, mientras los alambres y tornillos oxidados crujian su edad al frío de la noche eterna.
El aterrizaje en el asteroide Harrison fue espantoso. El indio quería lancear a un enemigo desconocido, Romulo apretaba fuertemente su bolsito del mundial 78 arrancadole con sus manos sudorosas el dibujo al pobre gaucho mundialito. La ristra de chorizos ya seca de Piton pipeta se acortó por sus movimientos espasmodicos y yo, yo solo podía recordar la noche pobre que mezclamos un poco de alcohol puro con dos dedos de vino de damajuana y así puestos nos fuimos a la milonga(aunque nunca llegamos).
Pococho, con sus imponentes dos metros de altura, se reía: Que pasa vo? no habian viajado nunca?.
Ni si quiera tuvimos la fuerza para contestarle.
La característica atmósfera verdosa del asteroide Harrison, sustentada por los gases que sus habitantes nativos expelian al aire nos recibió indiferente. Ninguno de los que había participado en el "Torneo Intergaláctico de truco" quedaba ya. Eramos los últimos. La Carlos Gardel 51 permanecia donde la dejamos, llena de incrustaciones minerales .
A Pococho le encanto.
No habíamos pasado dos horas en el asteroide y ya le había arreglado los colimadores, las toberas y habia soldado a la Carlos Gardel su propia nave, autoinvitandose al viaje de vuelta.
"Es mas muchachos, mi nave tiene una parrillita mas o menos grande, podemos vender choripanes por la galaxia mientras volvemos a la patria grande"
Lo miramos. Se reía. Lo volvimos a mirar.
Lo decía en serio.
"Los chorizos criollos se consiguen", decía el uruguayo, enloquecido por las emanaciones y flatulencias que todo lo rodeaban. "El asunto está en saber quien tiene la materia prima y el vinazo."Si me acompañan nos pasamos por la tienda de un Brgrururiano amigo y hacemos acopio, ni congelador tenemos que llevar, con asegurarlo en un compartimiento estanco en la parte delantera de la nave se conserva perfecto con el airecito del espacio. Se los digo porque ya lo hice alguna vez."
Debo reconocer que en su locura había una remotisima lógica que ya estaba envenenando la pensadera de mis compañeros.
O eran los efluvios.
El caso es que nos encontramos todos golpeando(si se pueda llamar golpear a pegarle patadas a trozos de roca detrás de los cuales estaba la tienda del amigo) y cargando tres bolsas gigantes de algo parecido a chorizos y dos bolsas mas de lo que parecía pan. El brgruriano le debería algún favor al uruguayo, porque no vimos transacción ninguna entre los dos.
En sucesivos viajes llenamos bidones y bidones de jugo con hielo que sacamos de glaciares cercanos. Esa iba a ser nuestra bebida a lo largo de innumerables planetas, soles, horizontes y lugares.
Confiabamos guiarnos con un mapa estelar que colgaba de la nave cubo del uruguayo. Nave que no estaba bautizada.
Parece mentira, no tiene nombre todavía - dijo, mientras acomodaba un bote de chimichurri concentradisimo.
Pongale Leguizamo Amigazo, es sabido que el pulpo y el zorzal eran amigos - acotó Romulo, nuestro historiador.
Así quedo bautizada y aprovisionada la nave.
Y luego de encomendarnos a nuestro penates, petates y amuletos particulares, sin nada que nos atara a aquel lugar que los astrónomos terrestres llamaron Asteroide Harrison, en memoria del mas grande de los inmortales de liverpool y el mas discreto, nos encaramamos a aquel carrito de choripanes interestelar, con el miedo y la espectativa propia de los que se abalanzan sobre pista ignota para bailar una milonga desconocida, sin zapatos, sin pericia y sin preparación.
Pero con el alma grande y la nostalgia en el pecho...

MILONGUEROS DEL ESPACIO 4 - EL PLANETA DE LOS CHINCHULINES ROZAGANTES

Aquellos primitivos dioses de la pampa, que se sampaban en los banquetes las fuentes y tablitas de vacuna carne, desdeñando la ambrosia de sus homonimos griegos y acariciando con desden la cerveza y el jabali de los vikingos, marcaron el camino para la raza patria a la que pertenecemos.
No hay hogar argentino en el que no se adore en su altar ardiente al chorizo, la achura, la morcilla o el chinchulin.
Ese culto no decae, resiste los embates de la crisis, las coyunturas políticas, los amaneramientos extranjeros y la importacion de vacas de paises limítrofes.
Pero para el que esta lejos de la patria, inmerso en la insondable inmensidad del espacio desconocido, no hay mayor añoranza que la de una buena pizza de muzzarella aceitosa y crujiente, en su correspondiente bandeja de madera, tajeada por la cuchilla de cortar porciones.
Era domingo. Por la tarde. El grabadorcito de Romulo Papaguachi, que tenia tambien un apartado de emisoras de radio era exprimido por todos nosotros, con el loco afan de encontrar en el eter algun perdido partido de futbol que llegara desde algun confín de los eones.
Al principio no captabamos nada pero, la esperanza y el fervor obran a veces maravillas.
Nos llegó una voz, una inaudita voz que desde el fondo de la historia relataba un partido que no tardamos en identificar como de la Selección Argentina.
Entusiasmados, hicimos corro sobre el grabadorcito y Pococho abrió un moscatel añejo a la vez que partia una galleta criolla para todos.
Pero pronto se disipo nuestro entusiasmo. Descubrimos en el rival, a priori, poca cosa, una seleccion boliviana que los llenó de goles.
Apagamos la radio, presas del mas oscuro animo.No lo atemperaban las explicaciones de los comentaristas que achacaban a la altura el mal de nuestros muchachos.
Pococho, al vernos tan tristones, decidio bajar a un planeta cercano marcado en su carta estelar como VCDFN, en el que se adivinaba alguna actividad civilizada.
Bajamos con nuestras caretas filtragases hercolobusianas. El horizonte era una nadedad marfil moteada de promontorios imprecisos.
No habiamos andado una docena de pasos cuando los vahos del planeta traspasaron las protecciones y nos hicieron llorar como purretes a los que un malintencionado hubiera birlado su monopatin de chapa de latas de durazno.
Piton Pipeta dijo certeramente: Este planeta de mierda es una cebolla gigante!
Y tenia toda la razón. Los vahos azufrados nos impedian hacer otra cosa que llorar.
LLoramos pues, en ese domingo funesto, dando rienda suelta a nuestras tristezas, a nuestras carencia, a la desesperanza de no llevar una mísera bolsa de carbón que atenuara nuestras pampas inclinaciones con un asado de comer con las manos.
Ya habiamos descubierto, por nuestra anterior visita al planeta de la gravedad extraña, que no todo un planeta es lo que representa el primer lugar en el que aterrizamos, asi que Romulo Papaguachi, desde sus años y su sabiduria propuso propulsar la nave un minuto para aprovechar la natural eliptica del consabido astro y asi ganar otro paisaje diferente.
Dicho y hecho. El Colimador y las toberas escupieron un eructo de combustible viejo y la Nave gaucha descendio sobre unos pastizales que iban a perderse chucaros en un bosque de rarisimos arboles.
Bajamos, entusiasmados, corriendo como niños en pos del leñamen salvador.
Ya habiamos prendido un buen fuegacho cuando unas sombras que erroneamente identificamos como de indole climatico, vinieron a interponerse entre nosotros y la nave.
Elevamos los ojos.
Los naturales, los habitantes del planeta estaban alli, chisporroteando, mas bien que hablando.
Decir que eran similares a chinchulines trenzados no era hacerles ninguna justicia.
Eran chichulines alados que bajaban planeando cerca de la parrilla. Olian como chinchulines y un icor parecido al de los chinchulines animaba su sistema circulatorio.
Debo decir que ante la perspectiva de una chinchulineada como la que nos esperaba ningun remordimiento etico ni moral cruzó por nuestra gula. Aquellos seres de medio metro impasibles se acomodaban en la parrilla y se quedaban alli, esperando felices que el calor de las llamas les prestara algun bienestar.
Pero lejos de quedarse quietos, los chinchulines, expuestos al calor comenzaron a crecer y fue entonces cuando toda codicia gastronomica se vio suplantada por un miedo pánico.
Aquellos seres en contacto con el calor mutaron y crecieron desarrollando diseños variados, colores amenazadores, y pilosidades mosqueriles.
El olor del chinchulo adobado vino a dar paso a una fetidez que unida a la conformacion natural del planeta nos provoco no pocas nauseas.
Y mientras los chinchulos crecian se alejaban volando y desperdigando por doquier lo que consideramos excrementos.
Huimos, como huimos.
La parrilla fue embalada a toda velocidad, los leños que habiamos acumulado los cargamos como pudimos. La nave partió como pudo.
Desde un ventanuco divisamos una ristra de chorizos olvidada, que los chinchulines aquellos comenzaban a olisquear.
Llorabamos todavia por el acido cebollil de aquel planeta hostil en el que el delirio de un mítico dios pampeano, beodo y delirante se hubiera manifestado en una raza dominante con forma de chinchulin que mutara en formas horrorosas cubriendo el cielo irregularmente y la tierra de deposiciones que acaso mitigaran el vaho del suelo.
Mecanicamente encendimos la radio. Los Bolivianos se reian y comentaban las cinco pepas que nos habian endosado.
Pococho sugirio hacer unas pizzetas con galleta vieja, tomate reseco y un poco de queso que traia.
Tratamos de gratinarlas en una pequeña estufa que aprovechaba el calor de los caños de escape.
Pero eso no tenia nada que ver con una pizzeta...
Nada.

MILONGUEROS DEL ESPACIO 5 : EL ASEDIO DE LOS PIRATAS DE LA GALAXIA FIRULETE

Hartos de viajar por el espacio desconocido, en esta catramina espacial, fusión desafortunada de nuestra propia nave gaucha la "Carlos Gardel 54" y la Lata de Galletitas oxidada gigante del Uruguayo Pococho en la que no podemos encender un miserable fuego para asar unos chorizos criollos ni zamparnos una comida como la gente(subsistimos deglutiendo caldo de Pririano, una raza alienigena tan pobre que basa su economía en la comercialización deshidratada de turistas imprudentes) decidimos poner rumbo a un agujero de gusano que nos permita atravesar todo este cuadrante galáctico pleno de planetas hostiles hacia otros mas cercanos a la tierra en los que tenemos la esperanza de desembarcar y poner a carburar la parrilla con algún sucedáneo del carbón.

Se decidió de común acuerdo, luego de que Romulo Papaguachi, Piton Pipeta, el indio milonguero y Pococho me encerraran en la parte de atrás, aburridos por una oda al chimichurri en la que estoy trabajando y me hace delirar(y a ellos babear sin esperanza).

Pusimos proa al agujero, metiéndonos de lleno en una galaxia que Romulo dió en llamar "Firulete"porque es ostentosa y ridícula(ostentosa como el botín que busca impresionar en la milonga y ridícula como el payaso venido a menos)

Lo que no sabíamos era que aquel derrotero nos llevaba directamente a la boca del lobo.

Apenas habíamos recorrido unos miserables dias luz cuando advertimos un par de naves de color garnacha que puestas al pairo intentaban atraernos con haces luminosos de gravedad en red.

-"Son piratas estos carajos" dictamino Pitón Pipeta, nuestro hombre de inteligencia apretando nerviosamente la ristra de chorizos secas que le sirve como arma.

El indio hizo lo propio elevando su lanza tacuara en actitud amenazante lo que provoco el pinchamiento de una bolsita de porotos ya secos que usábamos para jugar al truco y que Pococho habia colgado al lado de una botella de garnacha, con la infantil esperanza de que germinara.

El uruguayo estaba raro, inquieto. Iba y venia desde los mandos hasta un estante lleno de herrumbrosas latas de batata que según el usaba para comerciar con alienigenas dfredianos(los dfredianos son gigantes que utilizan esas latas para confeccionar bonitos relojes de bolsillo que utilizan para arrojar a la cabeza de los impuntuales.Tardan meses en elaborar cada reloj y esa diversión, que se considera símbolo de posición entre la clase acomodada es ignorada por las clases bajas, que prefieren amamporrarse con trozos de gas solidificado que extraen de las minas.Como en todos lados el pobre apenas tiene tiempo para sobrevivir).

Al ver los movimientos del uruguayo entendimos su inquietud. El desgraciado guardaba un pote de Dulce de leche que no quería que viéramos si los agresores nos abordaban.

Todo se descontroló más aun cuando verificamos que los piratas nos dirigían a un planetucho cercano para robarnos los chorizos.

Ante esta amenaza tangible Romulo exclamo: - muchachos, preparense para repartir bollos, si hemos de caer que sea peleando - expresión que hizo aflorara nuestro coraje milonguero, largo tiempo soterrado desde que ganaramos el Torneo Intergalactico de Truco y que habíamos perdido por no zamparnos una buena comida en condiciones.

Y así nos bajaron al planeta que figuraba en la carta celeste de Pococho como Xsese, celebre cuna de una de las mas repugnantes razas del universo: los xsesianos cuya principal ocupacion es apostar sus flatulencias en el mercado de valores...

MILONGUEROS DEL ESPACIO 6 - LA VIDA EN EL PLANETOIDE CAÑITO

Pasó la navidad, pasó fin de año, paso reyes. En este rincón del universo que hemos dado en llamar Galaxia firulete estábamos presos de la codicia desmedida de unos piratas que nos habían requisado la gauchisima nave Carlos Gardel 54 unificada con el puestito de choripanes estelares con el que en compañia de Pococho pensábamos colonizar la miriada de planetuelos que nos separaba de nuestra amada tierra. Nos retenían por la fuerza en el Planeta Xzeze(que nosotros rebautizamos cañito, para honrar la memoria del otro payaso que animaba nuestras inocentes tardes infantiles), celebre por sus flatulentos habitantes, que apuestan sus incontinencias esfintericas en el mercado de valores sin que se haya verificado jamás alguna ganancia.
Los piratas se aprovisionan aqui de fluidos varios que utilizan en sus incursiones, lo que hace que este planeta sea como su segundo hogar, un hogar que nada tiene que ver con aquella Mompracen que todos queríamos habitar cuando mozuelos.
Los piratas pertenecen a un solo planeta: Uedhe y al parecer han debido superar pruebas y estudios para dedicarse finalmente al pillaje, principal fuente de ingresos del planeta.
Los piratas de Uedhe son reconocidos por llevar estampados en sus horribles rostros unos hologramas que los habilitan para desempeñar su labor. A la vez todos ostentan coloridas vestimentas confeccionadas por sus madres, que ocultan y disimulan su configuracion pastilinoide.
Cuando un joven Uedhiano se recibe de pirata ofrece una libación de vino gargariano(así llamado porque se elabora en base a los esputos que los peregrinos espaciales dedican a la imagen de una deidad intangible y malhechora de nombre gsragsg) a todos sus antepasados, se le regala una nave hecha de sombras(a saber como funciona) y se le da patente para robar todo lo que pueda, siempre que el 70 por ciento vaya a parar a las arcas del planeta.
Hemos llegado a saber que los mejores piratas son apreciadisimos en todos los gobiernos de los planetas progresistas, por lo que está bien visto que un pirata Uedhiano integre los altos mandos planetarios.
Munidos de nuestras mascaras filtragases recorremos este planeta nauseabundo alimentandonos con las sobras de naufragios estelares, embotados por el omnipresente olor.
Romulo pone el grabadorcito todas las mañanas y en la practica de algunos pasos canyengues habilitados por piton pipeta discurrimos nuestros dias mientras pensamos la forma de salir de este sitio insufrible...

MILONGUEROS DEL ESPACIO 7 - HUYENDO DEL PLANETOIDE DE LOS PIRATAS

Esperabamos.
Esperabamos.
Esperabamos.
En el planetoide Zsese, apodado por nosotros Cañito, refugio de malandriles galacticos, de piratas con nave robada, de juerguistas con carnet para el pillaje, abordaje y secuestro de tripulacion, desesperabamos las horas muertas ensayando pasos canyengueados como hacian los muchachos de antes cuando el recato femenino impedia danzar el endiablado tango.Esto es: entre nosotros, sin verguenza y sin escuela.
Los milongueros que lean esta crónica diran como es que no nos divertiamos con las naturales, como han hecho generaciones y generaciones de bucaneros en sus refugios. A lo que antepondré dos apartados principales:
1 - Eramos prisioneros y como tal la ultima escoria, sin derecho a diversión.
2 - las naturales, además de ser horrendas no poseen caracteristicas geneticas adecuadas para el entrecarnal( lo aclaro porque un pobre humanoide del planeta Catatinga intento una aproximacion a la masa amorfa de una Uedhiana y termino susbsumido en el organismo plastilinido de la hembra).
Empero, llegado un cierto tiempo de nuestro secuestro, a sabiendas de la crisís imperante en la tierra y la cantidad de milongas que debian realizarse para juntar un cargamento de chorizos criollos que pagara nuestro rescate decidimos fugarnos lisa y llanamente.
Como esta opcion era imposible por los campos de fuerza que retienen la nave gaucha, la Carlos gardel 54 unificada con la nave latera de Pococho decidimos convencer a nuestros captores para que nos dejaran marchar (o en su defecto nos ultimaran) a fuerza de hacernos insoportables, indeseables y cargosos.
Asi que comenzamos a cantar a toda hora y de viva voz los tangos mas horrendos: La pastora, azucar pimienta y sal, Bien boludo, y Achaval el del tercero, estos ultimos del Pésimo Efimio Garrulosi.
Además de cantar mal le poniamos la misma entonacion de un Nestor Fabian despues de cuatro grapas.
Esto hizo que sucedieran dos cosas: 1 - nos encerraron en un lugar distante.
2 - nos subieron el monto del rescate.
Pero aun hubo una tercera consecuencia de la que nos nos percatamos hasta dos dias despues. Nuestro canto de sirenas fue oido por "alguien".
Y ese alguien desencadeno lo que oimos en dias posteriores: sonidos inusuales y todo tipo de explosiones, lo que nos indicaba que habia lucha en el exterior. Los estruendos se sucedieron durante toda una mañana, y al percibir que se habia acallado toda actividad comenzamos a inquietarnos. Si habia habido un ataque y nadie sabia donde estabamos moririamos pronto asi que unimos nuestras voces nuevamente en una cacofonia arrabalera de la que resulto la peor interpretacion que se recuerde de "La bruja". Gritamos y gritamos y gritamos hasta que al fin las puertas cedieron para dar paso a un imposible Toba Vieytes, que atraido por nuestros gritos corrió a socorrernos.
Romulo Papaguachi se desmayo de la emoción.
Entre farfulleos y efusividades el toba, a quien dabamos por muerto en el planetoide Zappa, luego de sostener una puerta de piedra con sus manos nos aclaró que se hizo a un lado en el ultimo segundo, quedando encerrado en el loquero hercolobusiano pero salvando la vida.
Lo sacaron un mes mas tarde unos Zappianos que venian a demoler el loquero. Al parecer el gobierno de facto del Yeik Yerboutti fue derrocado por una oleada de mugrientos que provocaron tal repulsion en el impoluto Yeik que murió de angustia.
Pero luego vendria el tiempo de aclaraciones y explicaciones. El toba habia venido al planeta cañito integrando una expedición de Sarddidnndianos que, cansados de la pirateria de los Uedhianos y de tener que entregar su Producto bruto interno a los piratas( comercian con años luz que roban de planetas a punto de extinguirse) decidieron batir el planeta y acabar de una vez con nuestros captores.
La ubicación del planeta se les escapaba hasta que el oido bionico del Toba dió con nosotros.(Se que esto parece increible pero efectivamente lo es. Más increible es creer que DIOS esta en todos lados y pretender que nos cuida y escucha los ruegos de todos nosotros. Y después achacarle la culpa de todos nuestros males.
Dejemoslo tranquilo. Si como dicen los teologos 1000 años de los nuestros son un dia suyo, seguro que es "Su" Domingo, por eso no contesta...)
Afuera la batahola era increible. Se peleaba en todos lados, se pirateaba en todos los rincones. El toba nuclear y pococho repartieron mamporros abriendonos camino hasta la nave. Arrancamos como pudimos, dejando atras el campo de gravedad, el miserable planeta y una canastita con chorizos que vimos en el espaciopuerto desde la ventana mugrienta de la nave, tarde para volver, pero temprano para emprender la vuelta esperada hacia la tierra, hacia el barrio, hacia el querido suelo estragado y lleno de piedras de la "milonga del Oriental"...

UNA MILONGA DESASTROSA

MILONGA DEL ORIENTAL, DESCAMPADO DEL SARAVINON Y VIAS DEL FERROCARRIL, UN POTRERO QUERIDO Y RESPETADO POR MILONGUEROS DE LA REGIÓN Y ALEDAÑOS, COMO UN SITIO EN EL QUE SIEMPRE PASAN CASOS MEMORABLES.
RIQUELME, EL FAMOSO "ORIENTAL" ASÍ LLAMADO POR SU DESMESURADA AFICION A LOS CHIVITOS URUGUAYOS AL PLATO, COMENZÓ SU RITUAL DE LOS VIERNES A LAS TRES DE LA TARDE, HORA EN QUE SIEMPRE SE LEVANTA PARA SUPERVISAR LOS PREPARATIVOS.
AMENAZABA LLUVIA, ASÍ QUE DESPLEGÓ UN RETAL GIGANTESCO MITAD LONA DEL ANTIGUO CIRCO DE LOS HERMANOS PANCHOS( BOLERISTAS ACROBATAS QUE NO TRASCENDIERON) MITAD SACOS DE ARPILLERA Y PLÁSTICO, QUE DAMAS MILONGUINAS ANÓNIMAS, COSIERON PARA NOCHES FULERAS, Y LO SUJETÓ JUNTO CON EL GALLEGO SANTIVERI AL EXTREMO DEL POSTE QUE RIGE LOS DESTINOS DE LA RONDA Y SIRVE DE APOYO A LOS BORRACHOS QUE QUEDAN MEDIO BOLEADOS ENTRE LAS PAREJAS.
LA LONA PROTEGÍA LA PISTA, LA AGRUPACION DE MESAS Y LA PARRILLA EN DONDE EL MOROCHO ALORDA ADOBABA LOS CHORIZOS Y LAS MORCILLAS QUE LUEGO HARÍAN LAS DELICIAS DE LA CONCURRENCIA.
EN UN HORNO DE BARRO ADOSADO, YA COSÍAN LAS HOGAZAS DE PAN CASERO, BAJO LA TUTELA PRIMOROSA DE DOÑA MARTITA, ENCARGADA DE BARRA, MILANESA Y EMBUTIDOS.
A UN COSTADO, PROTEGIDOS DE MANOS ANSIOSAS, DOS GIGANTESCOS TACHOS DE CIEN LITROS ALBERGABAN LAS BOTELLAS DE VINO DE LA CASA Y ALGUNA QUE OTRA CERVEZA(PARA LOS FINOQUIOS). EL AGUA SE CONSUME DI RECTAMENTE DE UNA CANILLA PATONA QUE OCASIONÓ LESIONES EN MUCHOS ANSIOSOS QUE POR HACERSE LOS MELÓDICOS CON LAS PIBAS, HACÍAN RANCHO APARTE BAILANDO EN UN COSTADO, SIN ADVERTIR EL ACCIDENTE GEOGRÁFICO.
A LAS OCHO DE LA NOCHE LAS NUBES SE CERNÍAN BAJAS Y PESADAS EN EL CIELO(COMO DIRÍA POE).
EL FUEGO ENCENDIDO SE APRESTABA PARA RECIBIR ALGÚN CACHO DE MARUCHA Y TIRAS CON LOS QUE RIQUELME PAGA LA FIDELIDAD DE SUS EMPLEADOS, ANTES DE LA PRÁCTICA DE RIGOR A CARGO DEL MAESTRO REQUETE(PERGAMINENSE DE VERAS).
A LAS NUEVE TRAJERON LOS DOS ROBOTS MILONGUEROS COMPRADOS POR LA GENEROSIDAD PÓSTUMA DEL "RATA" DELBEJUT ( UN FEO DETESTABLE, AUNQUE DE GRAN CORAZÓN)) QUE DISPUSO EN TESTAMENTO PARA QUE BAILARAN CON LOS PRINCIPIANTES, LOS QUE "PLANCHAN" Y TODAS LAS ALMAS SENSIBLES QUE , COMO EL, POR UNA U OTRA COSA VEN PASAR LA MILONGA SIN MOVER LOS PIES.
PETRONILO Y CAMILA LLEGARON VESTIDOS Y PROGRAMADOS POR LOS BÁSICOS DESCARRIADOS DE CORCHITO ECHESORTU, SU MAESTRO MILONGUERO, EL ÚNICO QUE CONDESCENDIÓ EN SU LOCURA A ENSEÑARLES.
A LAS NUEVE Y MEDIA EL TOTO MAGALLANES PUSO EL PRIMER DISCO, UN COMPILADO DE DI SARLI Y SASSONE, IDEAL PARA LOS PIBES QUE EMPIEZAN.
A LAS DIEZ LAS PRIMERAS PAREJAS Y LOS BABOSOS DE SIEMPRE A LA CAZA DE ALGUNA NOVICIA EN SOLEDAD YA ESTABAN PRACTICANDO LOS PASOS DE REQUETE, RODEANDO LA GORRA QUE PONE PARA QUE PRESIDA LA CLASE Y SUS PASOS SEAN ENTENDIDOS CORRECTAMENTE.
LAS NUBES YA GOTEABAN UNA LLOVIZNA FLOJA. ALGUNOS ANSIOSOS QUE VOLVÍAN DEL CENTRO YA CARGABAN LAS MESAS CON SUS BURLAS O ALABANZAS A TAL O CUAL PAREJA. CORRÍA LA PICADA Y EL VINO GENEROSO.
A LAS DOCE Y MEDIA, EN TANDA DE D'AGOSTINO LAS COSAS COMENZARON A FALLAR.
LOS ROBOTS, QUE BAILABAN EN ARMONÍA Y CONCIERTO CON EL GENERAL MANIFESTARON CIERTOS CAMBIOS. CAMILA, DESAPARECÍO DE LA PISTA EN UN MOMENTO LUEGO DE BAILAR CON EL "PINCHILO" SUSICH, (ASI LLAMADO POR SU INSACIABLE DESEO SEXUAL NO RESUELTO)
ALGUN MALINTENCIONADO DE LOS QUE NUNCA FALTAN COMENTÓ QUE EL BAÑO QUIMICO INSTALADO CERCA DEL TERRAPLEN SE MOVIA. LO QUE SE ATRIBUYÓ A LA INCLEMENCIA REINANTE.
EL ROBOT PETRONILO QUE HASTA EL MOMENTO SE HABÍA COMPORTADO CON DECORO, COMENZÓ A RALENTIZAR SUS MOVIMIENTOS DIFICULTANDO EL TRANSITO EN LA RONDA HASTA QUE QUEDÓ PARADO EN MEDIO DE LA PISTA. EL TANO RIGATUZZO, QUE ENTIENDE DE MECÁNICA QUISO ABRIR UNA PORTEZUELA EN DONDE SE UBICABAN SUS CIRCUITOS PRINCIPALES. ENTONCES Y ANTE LA MIRADA ATÓNITA DE MUCHOS, UN JAPONÉS BAJITO SALIO TODO SUDADO DE LA CARCASA DEL FALSO ROBOT Y CORRIENDO SE PERDIÓ EN LAS OSCURIDADES DE LA PAMPA.
A RIQUELME LE HABÍAN COLADO UN JAPONÉS ILEGAL DENTRO DE CHAPAS PAGADAS A PRECIO DE ORO.
MIENTRAS COMPROBABAN EL INTERIOR HUECO Y LLENO DE COMIDA HURTADA VAYA A SABER DE DONDE, CAMILA VOLVIÓ A LA PISTA.
"PINCHILO" NO.
UN COMEDIDO QUISO SABER SI HABÍA ALGUIEN DENTRO DE LA ROBOT Y TIRÓ DIRECTAMENTE UN VASO DE VINO EN SUS CIRCUITOS. EL AUTOMATA QUE BAILABA ENTONCES CON MIGAJITA GURMANDI SE PUSO A DAR GANCHOS Y CASTIGADAS INDISCRIMINADAMENTE SEMBRANDO EL PAVOR ENTRE LAS PAREJAS. MIGAJITA ATRAPADO POR LA ROBOT DABA VUELTAS Y VUELTAS A LOS GRITOS.
LOS BORRACHOS SE REÍAN, MIENTRAS LA PISTA ENTERA PROCURABA CAPTURARLA.
VEINTE MINUTOS PASARON DE MIEDO ABSOLUTO HASTA QUE DESDE UN EXTREMO DE LA PISTA EN SOMBRAS UN NUEVO ROBOT, ATAVIADO CON FUNYI RENEGRIDO HIZO SU APARICIÓN.
AL VERLO CAMILA SE PARÓ EN SECO. EL RECIÉN LLEGADO AVANZÓ HASTA MIGAJITA GURMANDI Y CON VOS RONCA LE DIJO: QUE HACES VOS CON MI NOVIA,
VENI
A PELIAR SI SOS MAULA.


MIGAJITA CORRÍA ESCAPANDO DEL ROBOT Y DE CAMILA, QUE TRATABA DE FRENAR A SU NOVIO CON GANCHOS Y CASTIGADAS.
MIGAJITA SE ZAMBULLÓ DIRECTAMENTE EN LA SANJA QUE DISCURRE A UN COSTADO DE LA PISTA Y QUE EN SU MOMENTO SUPO SER EL HOGAR DEL COCODRILO TOTO QUE MURIO DE INDIGESTION LUEGO DE ZAMPARSE UN CONTINGENTE DE TURISTAS.
ARRIBA LOS DOS ROBOTS HACIAN GESTOS AMENAZADORES SIN PODER TIRARSE AL AGUA NAUSEABUNDA.
SE PERDIERON POR FIN MIENTRAS SE PELEABAN, SIGUIENDO LA VIA DEL FERROCARRIL.
COMO A LAS TRES DE LA MAÑANA CUANDO YA PARECIA QUE LAS COSAS SE HABIAN ENCARRILADO Y MIGAJITA LIMPIO DE LA MUGRE CONSUMIA WISKI BARATO EN COMPAÑIA DE LA COMPADRADA UN AMASIJO DE HIERROS VINO A ROMPER DESDE LOS CIELOS LA CARPA DE LA MILONGA PARA ESTRELLARSE DESPUES CERCA DE LA PARRILLA, MOJANDO A TODOS POR IGUAL Y HACIENDO OLVIDAR EL DISGUSTO POR LA IDEA ALTRUISTA DEL "RATA" DELBEJUT, PROSCRIPTO PARA SIEMPRE DEL "ORIENTAL".
EN LOS HIERROS RETORCIDOS RECONOCIMOS LA FORMA CAMBIADA DE LA "CARLOS GARDEL 54" LA ASTRONAVE GAUCHITA QUE LUEGO DE LLEVAR A NUESTROS CAMPEONES AL "TORNEO INTERGALACTICO DE TRUCO" VAGABA ENTRE ASTEROIDES PARA ESCAPAR DE LOS PIRATAS.
Y AL FINAL, LA NOCHE QUE YA VENIA TORCIDA, VINO A TORCERSE PARA BIEN CUANDO NUESTROS FAMÉLICOS AMIGOS CATULO BERNAL, PITON PIPETA, EL INDIO, ROMULO PAPAGUACHI Y UN URSO GRANDOTE QUE IDENTIFICAMOS COMO EL URUGUAYO POCOCHO SE FUERON DIRECTAMENTE A LA PARRILLA Y ENTRE LLUVIA, ABRAZOS Y SALIVACIONES SUPIMOS QUE POR FIN ESTABAN OTRA VEZ EN CASA...