jueves, 29 de diciembre de 2011

OTRO AÑO NUEVO FUERA DE CASA EN UNA MILONGA RARA (EXPEDICION A LA MILONGA DEL SAMURAI CANYENGUE 6)

 Siempre me han parecido un poco tontos aquellos ocurrentes que al llegar la madrugada del 31 de diciembre se despiden sabiendo que volveremos a verlos en la milonga del día siguiente con un "Nos veremos el año que viene" o similar, adoptando una postura indolente y el aire de Oscar Wilde, que en su caso no es el que llevaba  en las tertulias literarias