miércoles, 2 de mayo de 2012

EL DOCTOR JECKILL Y MISTER HYDE, APLICADO A LA MILONGA

Hace tiempo contábamos el extraño caso de Petronio Sacachanca, el justiciero de la milonga, quien, por calzar unos zapatos que encontró en la basura se clavó un clavo oxidado en la planta y se transformo de misero contable a justiciero de la milonga, castigando por igual a patasueltas y otros propinadores de puntazos.
Es un caso extremo, pero en la milonga ha habido muchos que repasaremos hoy.
EL FLACO STANI: Un humilde cartero de los suburbios que en