jueves, 21 de junio de 2012

LOS "MACHOS" NO TAN MACHITOS - por Yamate A. Zilencio

Estos cuatro ejemplares esperpenticos de la papafritez comenzaron a hacerse hombres viendo aquella serie de televisión de los noventa, en la que quedaron encallados llegando a representar un arquetipo que suele verse mucho en las milongas, el del tipo que reniega de las mujeres porque estas ni siquiera saben que existe.
Comenzaron su andadura en los boliches dando más lástima que conversacion y uno a uno fueron recalando en la milonga porque el índice de desprecio es inferior a otros acontecimientos sociales, aunque existe.
A los efectos Marino Barcino era el más parecido a Ranni. Achaparrado y cebon, solía llevar unos