sábado, 22 de diciembre de 2012

EL FIASCO DEL APOCALIPSIS - Por Catulo Bernal

EL viernes me levanté temprano, mas o menos como a las once. No era cuestión estar durmiendo si se producía el tan ansiado fin de los tiempos. Desayune con tres medialunas, naranja y café cargado con la ansiedad del que se sabe en el corredor de la muerte, a punto de apurar sus ultima pitanza. Llame a Romulo, a Piton, Pococho y Al indio, para que se estuvieran avisados y luego de escribir una oda al ultimo minuto del milonguero Palleja, en el que prolijamente describía sus elongaciones en la ronda hasta que lo trago una grieta en el subsuelo - que quizá publicaré en este medio algún día - adecenté las ropas de gala, me fui a buscar al ultimo lustrín superviviente de la crisis, me fui a la barbería para afeitarme y que me emprolijaran el pelo y luego de una modesta merienda con sanguchitos de miga - mi manjar criollo favorito - me fui a la milonga del Oriental a esperar la debacle en primera fila.
Confieso que así ataviado, solo en la mesa sola mi botella, mientras sonaban los primeros tangos y los principiantes tenían tomada la pista con sus pasos prefabricados tuve un momento de pánico pues creía ver en lontananza como un rasgón - que era producto de una visión deficiente y no los bordes del empapelado celestial, que se caían ya obsoletos. Pero fueron llegando los muchachos. Primero Romulo, en terno blanco y gorra a juego - una gorra reconvertida de la NBA,  mas bien cantora - luego Piton, El Indio, El profesor Maradona, con esmoquin a rayas en gris perla y Pococho, renuente al traje pero con chaleco recamado.
Pareciamos una convención de gentes principales y así lo creímos, cuando la pista ya comenzaba a expulsar a timoratos para acoger en su noble seno a los que saben.
El cielo, difuminado por algunas nubes no parecía mejor o peor que otras veces. Romulo atisbaba frecuentemente arriba, como queriendo ver unos "gigantescos altavoces que difundan la voz de Dios, llena de ira y recriminaciones, en donde seremos enterados por fin del acabose".
Piton le contestaba que vendrían en carro Gardel y Razzano a terminar su contrapunto de canciones y que ese seria el principio del fin.
Yo, que son mas pragmático, viendo que se consumía la botella, pedí a la muchachada que nos fueran trayendo nuestra "ultima cena": palmitos con jamon y salsa golf, deconstruccion de leberwush con olivas y pasas de esmirna, coc o vin (pollo al vino tinto) con guarnición de papas Pont Neuf (que me hacen recordar a los fogones del campamento escaut, allá lejos y hace tiempo) un cabernet sauvignon o tres, y peras también al vino tino(se vé que les sobró del pollo) con canele en rama marroqui.
Y para terminar dos botellas de champaña, que el profesor tenia guardadas en la casa, obsequio de una fundacion que lo contrató para diseñar un artilugio que permitiera despiojar los perros pudientes, y que habíamos pedido nos pusieran en la batea llena de hielo que Riquelme pone todos los viernes para enfriar los  chardonay y la sidra.
 Esperábamos que el cataclismo tuviera lugar a entre la una y las dos, según los cálculos mayas y el huso horario. Se hicieron las dos, las tres, las cuatro y las cinco y la pista seguía sin vaciarse y las botellas ya vacías.
Y lo único que pasó fue que nos encurdelamos de mala manera. No hubo llanto, ni rechinar de dientes, no se abrieron las bóvedas celestiales y el mismisímo Dios no se dio por enterado, tan insignificantes somos para su gloria.
Al final, ya vencidos, nos fuimos reestableciendo a nuestros hogares, vacíos del fin y llenos hasta los bordes de comida y bebida buena.
Otra vez será...

martes, 18 de diciembre de 2012

LA BATA PRODUCTOS RECOMENDADOS: KIT DEL MILONGUERO APOCALIPTICO

Conscientes de la fecha que se avecina, y crédulos de las profecías de la mayanidad extinta, hemos sacado en la tienda virtual de la bata un producto novedoso y altamante garantizado: KIT DEL MILONGUERO APOCALÍPTICO, con el que podrá emprender largas marchas y realizar supervivencias sie es que queda vivo. El kit incluye:
- TIRANTES ELÁSTICOS DE ALTA RESISTENCIA. Con ganchos especiales para auparse a las alturas, en caso de ataques de fieras, felinos o cucarachas mutantes.
- CORBATA CANTIMPLORA: elaborada en silicona, con vistosos colores, capacidad para dos litros de agua, con la que podrá soportar largas marchas por desiertos radiactivos abrasadores.
- GEMELOS CON COMPARTIMIENTOS PARA PASTILLAS POTABILIZADORAS DE AGUA O VINO: garantice el liquido que se va a beber, ya sea aguas estancadas y miasmáticas o vinos de pésima calidad en las milongas mas berretas. También puede utilizarse para almacenar pastillas de menta o de arsénico, en caso de ultima necesidad.
LA CAMISA NUNCA SUDA SABOR CHURRASCO: Única en su genero, elaborada con materiales resistentes, impermeable al agua y a la insolación. Despide un agradable aroma a carne asada, para que recuerde asados y comilonas de antaño, cuando lo único que quede para comer sean latas de arvejas.
PANTALÓN SEIS BOLSILLOS DESMONTABLE. Ancho para favorecer las malas posturas y piernas torcidas en la milonga y desmontable, para cuando el calor sea asfixiante. Se puede utilizar como salvavidass o bote inflable, hinchando sus bolsillos con un practico inflador miniatura que también incluimos en el kit
CHAQUETA ELEGANTE SPORT CONVERTIBLE EN BOLSA DE DORMIR:  Tonos gris, blanco, marrón o negro. Capacidad para un milonguero medio, siempre que no sea muy largo. Por el derecho es un pintón saco a rayas y por el revés una bolsa de dormir abrigada y confortable.
ZAPATOS DOBLE CROMO FALSO CHAROLADO: Cómodos para el baile, prácticos para huidas a campo través, inalterables, flexibles e impermeables, llevan incorporado un repulsor de alimañas que se activa ya sea un escorpión o un patadura que le busca el tobillo en la milonga.
BOLSA-MOCHILA PORTA ZAPATOS Y PROVISIONES: un articulo indispensable en las milongas y el principio del fin. Gran capacidad para víveres, medicamentos y narcotizantes. SE cuelga a la espalda y por su forma anatómica le impide dolores de espalda o malas posturas en practicas pasajeras.
EL SOMBRERO DEL SUPERVIVIENTE SUPREMO: Sea un Ante Garmaz de la aventura. Con este funyi podrá protegerse de la lluvia ácida y a la vez almacenar recetas de cocina, porque tiene una practica libretita donde anotar su diario o su testamento. En la milonga no desmerece.
MANUAL DE SÉPTIMO GRADO DEL MILONGUERO SUPERVIVIENTE: Veinte paginas de abundante información para situaciones limites como el ataque de turbas enfurecidas, supervivencia en restaurantes u hospitales tomados por los zombis y antidotos caseros contra mamíferos y reptiles en avanzado estado de ebriedad. Contiene un apéndice de dos paginas con un compendio rápido para los que no quieren leerse todo el libro.
EL KIT VIENE ASEGURADO Y PRECINTADO EN LAS MISMAS BOLSAS QUE ENTREGABA CARLITOS BALA A LOS PIBES QUE JUGABAN EN SU PROGRAMA.
SATISFACCIÓN GARANTIZADA A PRUEBA DE APOCALIPSIS. SI NO LE SIRVE VAYA A QUEJARSE AL POPOL VUH.
DISPONIBLE EN TIENDAS O AL TELEFONO 3434353437628289292929292999. Preguntar por Señor Toto.