Ir al contenido principal

Entradas

EL DIABLO, BARCELONA, LAS MILONGAS ...

 Sabido es que el Diablo, el tentador, el enemigo o como quieras llamarle, es una figura importante en la mitología y la historia milonguera. El caso de Mirta Bunrell, que comentamos hace algún tiempo en este mismo blog,  es un ejemplo extremo de celo religioso, entre la rumorología de posesiones, la compra-venta de almas y otros aledaños infernales, en el que percibimos una presencia tangible para quienes, como Mirta,  se obsesionan por el mal como un elemento cierto, teológico y obsesivo. Un elemento que muchas veces trasciende la frontera de la fe o la creencia y se mete de lleno, y de entrecasa, en nuestras milongas. Aquí, en Barcelona, sin ir más lejos hemos podido constatar algunas oleadas de ese mal, encarnado en inidentificables enemigos, presuntos integrantes de nuestros bailongos, que, influenciados por esa misteriosa fuerza, incitan a comentarios destructivos con perfiles falsos en redes tangueras, anónimas notas hirientes que han desacreditado a personas publicas e importan

El ídolo y Su representante, embajadores del tango

 Me tengo por bailarín normal. Fui aprendiendo, a los codazos, gastando pantalones en tintorerías y zapatos en arreglos, sin sobresalir, sin arruinar. Discreto en la figura, ardiente en el abrazo. Como todos, tuve amores de baile, cariños fugaces, alguna noche memorable y muchas olvidables. A lo largo de mil milongas veía casi siempre a  El ídolo. Le decían así porque su baile, más que agradar, tenia una característica rocosa, acaso inamovible. Aunque él creía bailar bien. Él se veía en el futuro(un futuro que se nos iba haciendo ayer) como una  figura de peso,  según sus palabras. Alguien a seguir. Estaba convencido, con esperanzas infantiles, que su destino era representar el sentir nacional en otros rumbos.  Fatalmente, siempre solía sentarse en mesas cercanas a la mía. Inevitablemente escuchaba el invariable, repetido discurso que soltaba a su mejor amigo, su, podría decir,  compadre de milonga , otro de esos especímenes prototípicos que aventaba sus ansias. Duilio Zapiola, o Su Re

UN METODO MILONGUERO INFALIBLE/ Por Cátulo Bernal.

  Cuesta volver a la rutina del encuentro. Después de la aventura en la tierra del Go, ese extraño más allá de película estilo Manuel Romero, (aventura que contaré algún día, si mi padre Clemencio desde allí me autoriza) concertamos por fin una noche en Milonga del Oriental , en la mesa a pie de pista bajo nuestro amado limonero; los zapatos nuevamente lustrados, el hambre intacta y el ansia por milonguear desmesurada.  Saben, los que siguen estas crónicas, que El Oriental, mítico potrero donde han gastado piernas grandes, chicos, anónimos, principiantes y princesas del baile, siguió adelante, furtivo en la pandemia, ayudado por su característica principal: ser la única milonga estable al aire libre con temperatura invariable y una topografía poco accesible para cualquiera que no venga a bailar o intente colarse desde la calle. Una milonga oculta por el terraplén ferroviario, ligustrinas, un barrio privado y la sanja que era antes el único punto desde donde se podía ver a las parejas

EL NAVIDERO DE LA MILONGUERIDAD

 —Yo nunca seré como ese gordo que quieren que represente. Papa Noel, Santa Claus, San Nicolás, o el niñito Jesús que da regalos y luego te los pide. No les voy a servir. Lo único que puedo repartir son tortas, y ahora ni eso. La panza la tengo, es verdad, pero también la mala digestión del vino y de la vida. Cada vez bailo menos y si no me afeito es porque hasta la piel se me ha vuelto sensible a la afeitada. Pero esta barba...no es una barba que impone, una barba de sabio. ¿Qué sabio han visto ustedes con estos pelos chuzos y como pintados a lejía, a cloro de pileta? Aparte, ¿Usted cree, Mirta, que alguien de la gran familia unida de la milongueridad va a querer sentarse al lado mío para pedir un deseo? —Deje de protestar y póngase de una vez el traje, Ramiro. Bastante nos costó conseguirlo. Tuvimos que ir a una tienda vintage para encontrar este terno rojo. —Este queda mejor. No me hubiera rebajado a usar esas felpas roñosas que obligan a poner los comerciantes. La organizadora de l

TÓPICOS TANGUEROS ACEPTADOS «A VECES» COMO VERDADES(MANUAL DEL MILONGUERO PRINCIPIANTE)

Este post no tiene rigor científico. Tampoco valor estadístico. No pretende derribar mitos milongueros, Los mitos se derriban solos, aunque a veces el vino acompaña. Son, eso sí, verdades dichas por trasmisión oral, que al ser trasmitidas  a generaciones posteriores se transforman y falsean. Casi como este decálogo. 1 - SI SE VISTE BIEN, BAILA BIEN. Vestirse bien. Con traje, complementos, vestidos, esmero. Un ritual que con el tiempo se tergiversa o manieriza entre la parcialidad masculina. La femenina nunca pierde de vista el buen vestir, y además, la mujer  tienen el buen criterio de acompañar la vestimenta con el estilo y el buen baile. Si viene de otro sitio, tiene la precaución de llevar un vestido —además de los zapatos— en el bolso. Y en el vestuario se transforma. En cambio nosotros... los hombres...Todos hemos visto casos extremos de desprolijidad. Y también de excesivo acicalamiento. Pocos somos los trajeados en la milonga. Y eso quizá por la influencia de la vieja escuela, q

TIEMPO DE RADIO TANGO

 Ahora también puedes acceder a nuestro programa de radio. Tiempo de Radio Tango, con todos los tangos de siempre y los de hoy. https://tiempodetangobarcelona.blogspot.com/2021/11/programa-tiempo-de-radio-tango-43.html <script async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js?client=ca-pub-0306504764991980"      crossorigin="anonymous"></script>

CUENTOS DE MILONGA Y MADRUGADAS (edición digital y papel)

 Un paseo por la milonga, el lugar sagrado para quienes bailan tango, esbozado en pinceladas humorísticas e imaginativas con la poética de esas noches mágicas que se pierden en la nada como el paso inspirado de algunos bailarines que se niegan a desaparecer en el olvido. https://leer.amazon.es/kp/embed?asin=B08ML42JT6&preview=newtab&linkCode=kpe&ref_=cm_sw_r_kb_dp_4W2QNT7SRQ4JJC1M3T00 <script async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js?client=ca-pub-0306504764991980"      crossorigin="anonymous"></script>