Ir al contenido principal

MICROMILOEMPRENDIMIENTOS EXTRATERRESTRES

Hace tiempo sospechamos que los extraterrestres nos visitan.
Hemos desarrollado multitud de teorías conspiratorias que casi siempre tienen que ver con la conquista de nuestra tierra o su extinción.
Hasta tuvimos que defender nuestra humanida raza en un campeonato interplanetario de truco, a punto de ser eliminados totalmente por los manejos lúdicos de los Desaparecidos Hercolobusianos.
Y vueltos del torneo, huidos del planetoide Zappa, siempre tuvimos la certeza de que arrastrábamos con nosotros el hálito helado de especies rencorosas y malas perdedoras, que buscaban una revancha a la que no accedimos, ya campeones, gritando a las estrellas el oportuno "calentitos los panchos"
Pero de un tiempo a esta parte, en infinidad de milongas pueden verse sujetos que se corresponden con las características del milonguero primario y que en el reconocimiento apresurado de las 4 de la mañana(permeado por la libación alcohólica) podrían pasar por bailarines noveles o entusiastas torpes.
Nada más lejos de la realidad. Ese bailarín que muestra en su rostro una perversión del padre Grassi, es en realidad un Xininio del sistema bugugiid. El otro emperifollado sujeto que seduce a señoras maduras enfundado en las maneras lascivas de un Domenico Modugno del subdesarrollo es un Gurrirter de la galaxia Xantales.
Como ellos, muchos seres inusuales se mezclan entre los naturales, adoptando las poses y posturas de nuestros galanes, intentando copiar los pasos de los mejores y los peores de los nuestros.
Porque ellos, amigos mios, no intenta conquistarnos.
Han visto una oportunidad de negocio en la milonga y como meros empresarios del divertimento sideral han reproducido nuestras milongas a lo largo y a lo ancho de nuestro dilatado cosmos.
Cuantas Milongas del Oriental clónicas habrá en los confines del universo?, cuantos monstruos bailarines reproduciran nuestros gestos y muecas en milongas oscuras?.
El negocio nunca termina...

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL FIASCO DEL APOCALIPSIS - Por Cátulo Bernal

EL viernes me levanté temprano, más o menos como a las once. No era cuestión estar durmiendo si se producía el tan ansiado fin de los tiempos. Desayuné con tres medialunas, naranja y café cargado con la ansiedad del que se sabe en el corredor de la muerte, a punto de apurar sus ultima pitanza.  Llamé a Rómulo, a Pitón, Pococho y Al indio, para que se estuvieran avisados y luego de escribir una oda al ultimo minuto del milonguero Palleja —en el que prolijamente describía sus elongaciones en la ronda hasta que lo trago una grieta en el subsuelo—, busqué al ultimo lustrín superviviente de la crisis, me fui a la barbería para afeitarme y a que me arreglaran el pelo y luego de una modesta merienda con sanguchitos de miga  —mi manjar criollo favorito—  me fui a la Milonga del oriental a esperar la debacle en primera fila. Confieso que así ataviado, solo en la mesa, sola mi botella, mientras sonaban los primeros tangos y los principiantes tenían tomada la pista con sus pasos prefabricados,

TARBES EN TANGO 2015 - Milongueando al pie de los Pirineos. (parte Uno). Por Catulo Bernal.

Hasta ultimo momento no sabíamos si embarcarnos con el Pibe Pergamino en esta aventura francesa, porque no conseguíamos transporte y el fatigoso viaje en tren —aunque se presta a la contemplación, el recogimiento y la poesía—, además de largo, era oneroso. Pero nos confirmaron que una delegación conformada por Antonio, Jordi y Alí, milongueros enseña de Barna,  salía el miércoles para Tarbes y volvía el sábado.  Nada nos costó conseguir ubicación en el mismo hotelucho donde se alojaban los muchachos. Sí acomodar en el coche nuestras osamentas, pues venia con nosotros mi amiga japonesa Masayo, con la misión de  traducir mis incontinencias verbales bajo la forma de Haikus.   Iba a distenderme y a comprobar si eran ciertas las historias que se contaban sobre el festival:  un pueblo que durante una semana se va llenando de peregrinos milongueros y en el que uno se topa con el tango en cualquier calle.   No fatigaré a los lectores con el viaje. Se habló de tango, se escuchó tango, se paró

MODESTO DEPROFUNDIS - Un milonguero del renacimiento

Bailarín, cantante, actor, poeta, músico, pintor, seductor, aventurero,  humorista. Todas estas disciplinas se aunaban en la figura del milonguero que nos toca semblar, un tal Modesto Deprofundis, de mentas en neta inconsonancia con su forma de ser. Un personaje cuyas mil facetas presentaban a la luz de la critica inspirada defectos y hasta groseras fisuras.  Modesto se vendía como un diamante en neto pero apenas llegaba a trozo de carbón.