Ir al contenido principal

MODESTO DEPROFUNDIS - Un milonguero del renacimiento

Bailarín, cantante, actor, poeta, músico, pintor, seductor, aventurero,  humorista.
Todas estas disciplinas se aunaban en la figura del milonguero que nos toca semblar, un tal Modesto Deprofundis, de mentas en neta inconsonancia con su forma de ser. Un personaje cuyas mil facetas presentaban a la luz de la critica inspirada defectos y hasta groseras fisuras.
 Modesto se vendía como un diamante en neto pero apenas llegaba a trozo de carbón.
Hubiera hecho falta para transformarlo la presión insoportable de un dios acostumbrado a lidiar con lo imposible para que esa mutación llegara a lo probable. Y aun así habría que agregar a la intención la necesidad de rodear a Modesto de prójimos comprensibles.
De joven, conoció y amó la forma de ser de los grandes genios italianos. Leonardo, Miguel Angel,  Nicola Di Bari.
Se propuso trasladar esa sapiencia a los ámbitos milongueriles. Con paciencia y tesón se fue moldeando, sin mentores, asiendo sabiduría de aquí y de allá,  forjándose en la fragua de los que lejos de influencias, se hacen a si mismos.
Lamentablemente Modesto se hizo mal.
Por todos lados le colgaban flecos. Si bailaba parecía un simio con hipo. Su cantar era similar al cortejo nupcial de la hiena. Frecuentemente olvidaba la letra suplantándola por versos de su invención o injurias ajenas. Tocaba la flauta dulce con espantable facilidad para la falta de ritmo —no conocía los silencios— y la estridencia. Pintaba fuera de todo manejo de la perspectiva o la armonía. En obras de teatro dirigidas por el mismo sobre actuaba con naturalidad y sin esfuerzo. De sus afanes donjuanescos estaban hartos y hartas las muchachas de la milonga, las milongueras avezadas y los doncellos
En sus tarjetas de presentación, bajo la enumeración de todas sus habilidades llamaba la atención el apartado de aventurero urbano, que había añadido luego de flirtear con el peligro de resultas de atravesar en dos ocasiones los barrios de malvivientes por culpa de una huelga de transportes que lo agarró en traspié y medio ebrio. En ambas ocasiones salió corriendo luego de dejar su chaqueta a los elementos criminales y en ambas lo alcanzaron, contra prestándole a cambio una biaba sin remordimientos y la billetera vacía de la perniciosa perversión del dinero.
Como humorista no tenia par. Y si lo hubiera habido los hubieran condenado a ambos a morir bajo la aspiración lenta de un oso hormiguero.
Y si en todos estos campos Modesto descollaba en negativo arrastraba el agravante de su condición social : sus pobres ingresos fruto del trabajo semanal en una zalamería no le alcanzaban para pagar el favor de la corte de adulones con la que se suelen rodear los sin talento pudientes.
Al final de su vida se propuso escribir sus memorias para las generaciones venideras. Escribió tres paginas en un cuaderno de tapa dura y falto de memoria e inspiración lo fue postergando hasta la noche en que quiso probar en la gastronomía comenzando por deglutir un carpaccio de pulpo pero con el animal entero y viviente.
De todos sus desvelos para esquivar el olvido solo se recuerda la expresión Hacer un Modesto que los milongueros viejos utilizan para referirse a un tipo demasiado chambón.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo ha dicho que…
This design is steller! You obviously know how to keep a reader entertained.

Between your wit and your videos, I was almost moved to start my own blog (well, almost.
..HaHa!) Great job. I really enjoyed what you had
to say, and more than that, how you presented
it. Too cool!

Feel free to visit my web page: lograr un vientre plano
Anónimo ha dicho que…
I got this site from my friend who shared with me concerning this web page and now this time I am visiting
this website and reading very informative articles or reviews at this time.


Here is my website: my explanation
Anónimo ha dicho que…
Hi there to all, as I am really keen of reading this webpage's post to be updated regularly. It contains fastidious stuff.

Feel free to surf to my site ... see it here
Anónimo ha dicho que…
It's not my first time to visit this website, i am browsing this web site dailly and take fastidious data from here daily.

Here is my web blog: go to these guys
Anónimo ha dicho que…
I simply couldn’t depart your web site prior to suggesting
that I extremely enjoyed the standard information a
person provide for your guests? Is gonna be back incessantly to inspect new posts

My webpage - KNee pain cure
Anónimo ha dicho que…
Pretty nice post. I just stumbled upon your weblog
and wanted to mention that I’ve truly enjoyed browsing your weblog posts.
In any case I’ll be subscribing to your rss feed and I am hoping you write once
more soon!

my weblog; get free microsoft points

Entradas populares de este blog

EL FIASCO DEL APOCALIPSIS - Por Cátulo Bernal

EL viernes me levanté temprano, más o menos como a las once. No era cuestión estar durmiendo si se producía el tan ansiado fin de los tiempos. Desayuné con tres medialunas, naranja y café cargado con la ansiedad del que se sabe en el corredor de la muerte, a punto de apurar sus ultima pitanza.  Llamé a Rómulo, a Pitón, Pococho y Al indio, para que se estuvieran avisados y luego de escribir una oda al ultimo minuto del milonguero Palleja —en el que prolijamente describía sus elongaciones en la ronda hasta que lo trago una grieta en el subsuelo—, busqué al ultimo lustrín superviviente de la crisis, me fui a la barbería para afeitarme y a que me arreglaran el pelo y luego de una modesta merienda con sanguchitos de miga  —mi manjar criollo favorito—  me fui a la Milonga del oriental a esperar la debacle en primera fila. Confieso que así ataviado, solo en la mesa, sola mi botella, mientras sonaban los primeros tangos y los principiantes tenían tomada la pista con sus pasos prefabricados,

TARBES EN TANGO 2015 - Milongueando al pie de los Pirineos. (parte Uno). Por Catulo Bernal.

Hasta ultimo momento no sabíamos si embarcarnos con el Pibe Pergamino en esta aventura francesa, porque no conseguíamos transporte y el fatigoso viaje en tren —aunque se presta a la contemplación, el recogimiento y la poesía—, además de largo, era oneroso. Pero nos confirmaron que una delegación conformada por Antonio, Jordi y Alí, milongueros enseña de Barna,  salía el miércoles para Tarbes y volvía el sábado.  Nada nos costó conseguir ubicación en el mismo hotelucho donde se alojaban los muchachos. Sí acomodar en el coche nuestras osamentas, pues venia con nosotros mi amiga japonesa Masayo, con la misión de  traducir mis incontinencias verbales bajo la forma de Haikus.   Iba a distenderme y a comprobar si eran ciertas las historias que se contaban sobre el festival:  un pueblo que durante una semana se va llenando de peregrinos milongueros y en el que uno se topa con el tango en cualquier calle.   No fatigaré a los lectores con el viaje. Se habló de tango, se escuchó tango, se paró