Ir al contenido principal

ABRANLEN AL MILONGUERO - por el coya Gurrietes Borges

Confieso que no se por donde comenzar a desbrozar este galimatías, este libro con pretensiones de tango y comedia costumbrista.
Convendria empezar diciendo que su autora, Marujita Acuña, es un poco menos que una desequilibrada que vive de lo que está de moda y por prescripción de su terapeuta lo transforma en libros de morondanga. Así  vieron la luz "caniches al sauna" "una excursión al país de los dientes separados" y "Mi novio es indigente". Ahora quien cae bajo la pluma de esta irresponsable es el tango y el mundo de la milonga. Bajo la forma de una comedia costumbrista inspirada en aquellas casas de pensión de las películas de los años sesenta, con dueña y cocinera maternal, tres o cuatro huéspedes descarriados y el infaltable romance entre la "Nena" casadera y el infalible inquilino nuevo y misterioso. En este despropósito lo que abundan son los desvaríos. El primero de los huéspedes es un poeta muerto de hambre que solo recita cartas de restaurantes con ojos soñadores, siendo su poema mas logrado "buseca, 3 con cuarenta". En otra habitación el señor y la señora Chisterpiler, una pareja inglesa entrada en años, que trabaja pintando estatuitas baratas para unos chinos explotadores que compraron sus deudas de juego. El tercer huésped es un cardenal exorcista poseído por el alma de Pepitito Marrone. Y el inquilino nuevo es un milonguero  llamado Procolo Gandul, que siempre llega a las seis de la mañana de la milonga, pintón, pero estragado por los excesos y que se enamora de la Nena, una belleza un poco creída que escribe citas imaginarias en los cartones del bingo familiar y se alimenta exclusivamente de Queso y dulce. Con estas premisas que un Bioy hubiera transformado en obra maestra y Reverte en una aventura manierista y pomposa, Marujita construye una mierda que no se sostiene por ningún lado y hace agua. Los personajes parecen salidos del carnaval visto por un borracho ya tirado en la calle. Cito " Mire al papa - dijo el cardenal - y le dije:vos me tenés bronca porque yo ando "ay mammita querida" expulsando demonios "Cheeee" y vos solamente sos el papa y te olvidaste de la vida" o "el pobre Procolo intento en vano cerrar la puerta del baño pero era tarde. Con los ojos en lágrimas por el esfuerzo y las miasmas de la cena subiendo por el inodoro, alcanzó a ver a Martita, que salia corriendo con los ojos en lágrimas" o "Batata con puré de pato 10,24 me sacara de la miseria, doña Romulia, se lo juro yo, que de jurar en vano se bastante".O  "No tengo corazon para decirles que se vayan a esos desgraciados. Son vividores, pero simpáticos le dijo Martita a su madre y ella mirandola con ojos de comprension le contestó - lo que pasa es que estas enamorada de ese milonguero pero con la milonga, los poemas y las estatuitas no podemos pagar lo que debemos al banco". Martita miró a su pobre madre envejecida por el abuso de policera y le dijo "no se preocupe madre, ya sacaremos algun dinero con mis bordados del pato Donald".
Al final y como no podía ser de otra manera en este descarriado proyecto financiado por amigos pudientes, marido complaciente y terapeuta aquiescente - todos ellos con el gusto permeado por las telenovelas y la droga de diseño - el milonguero y la nena se casan y bailan el vals en la milonga con aplauso de los milongueros y alegría del poeta, que le vende su poema "choripan, sonoro y elegante a dos con veinticuatro machacantes" a un noble ruso que colecciona cuadros y poetas en el desvan de su lujosa casa.Y asi salva la pension y la convivencia de esa manga de palurdos salidos de la retorcida mente de Marujita.
Y lo peor del caso es que posiblemente esta bazofia se venda mejor que un Bolaño y casi como un Safon. Safon, Safon, Safon. Lo repito muchas veces para ver si al final me me gusta algo. 
Así de mal están las cosas en el planeta divinizado de la literatura instantánea.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL FIASCO DEL APOCALIPSIS - Por Cátulo Bernal

EL viernes me levanté temprano, más o menos como a las once. No era cuestión estar durmiendo si se producía el tan ansiado fin de los tiempos. Desayuné con tres medialunas, naranja y café cargado con la ansiedad del que se sabe en el corredor de la muerte, a punto de apurar sus ultima pitanza.  Llamé a Rómulo, a Pitón, Pococho y Al indio, para que se estuvieran avisados y luego de escribir una oda al ultimo minuto del milonguero Palleja —en el que prolijamente describía sus elongaciones en la ronda hasta que lo trago una grieta en el subsuelo—, busqué al ultimo lustrín superviviente de la crisis, me fui a la barbería para afeitarme y a que me arreglaran el pelo y luego de una modesta merienda con sanguchitos de miga  —mi manjar criollo favorito—  me fui a la Milonga del oriental a esperar la debacle en primera fila. Confieso que así ataviado, solo en la mesa, sola mi botella, mientras sonaban los primeros tangos y los principiantes tenían tomada la pista con sus pasos prefabricados,

TARBES EN TANGO 2015 - Milongueando al pie de los Pirineos. (parte Uno). Por Catulo Bernal.

Hasta ultimo momento no sabíamos si embarcarnos con el Pibe Pergamino en esta aventura francesa, porque no conseguíamos transporte y el fatigoso viaje en tren —aunque se presta a la contemplación, el recogimiento y la poesía—, además de largo, era oneroso. Pero nos confirmaron que una delegación conformada por Antonio, Jordi y Alí, milongueros enseña de Barna,  salía el miércoles para Tarbes y volvía el sábado.  Nada nos costó conseguir ubicación en el mismo hotelucho donde se alojaban los muchachos. Sí acomodar en el coche nuestras osamentas, pues venia con nosotros mi amiga japonesa Masayo, con la misión de  traducir mis incontinencias verbales bajo la forma de Haikus.   Iba a distenderme y a comprobar si eran ciertas las historias que se contaban sobre el festival:  un pueblo que durante una semana se va llenando de peregrinos milongueros y en el que uno se topa con el tango en cualquier calle.   No fatigaré a los lectores con el viaje. Se habló de tango, se escuchó tango, se paró

MODESTO DEPROFUNDIS - Un milonguero del renacimiento

Bailarín, cantante, actor, poeta, músico, pintor, seductor, aventurero,  humorista. Todas estas disciplinas se aunaban en la figura del milonguero que nos toca semblar, un tal Modesto Deprofundis, de mentas en neta inconsonancia con su forma de ser. Un personaje cuyas mil facetas presentaban a la luz de la critica inspirada defectos y hasta groseras fisuras.  Modesto se vendía como un diamante en neto pero apenas llegaba a trozo de carbón.