Ir al contenido principal

CAMILO TANGO SHOW EN BARCELONA - O el tango considerado como una de las bellas artes. Por Yamate A. Zilencio

Espectativa tenia. Hace tiempo venia sonando esta puesta de la Compañía Tango Amado, como un trabajo sincero y dedicado. Tenia entrada. Solo que a ultimo momento, llevado por esos arrebatos, el Pibe Pergamino se adoso a mi pequeña comitiva con la esperanza de conseguir una entrada. El pobre iluso no vio que habían colgado en los medios virtuales el "entradas agotadas". Y es que esperábamos, con ansiedad el Don Camilo. En una ciudad como Barcelona ,con sus 15 milongas contadas y una actividad milonguera importante, entre propios, importados, afincados y turistas, era de esperar. Cuando llegamos al teatro había una cola considerable de personas que como el Pibe, no habían previsto la ocasión. Pasando entre las gentes, deje que se arreglara y me las compuse para llegar adentro, donde también estaba lleno, con alguna butaca ocasional vacía.
A vista de pájaro el teatro estaba abarrotado. Entre el gentío se divisaban casi todas las fuerzas vivas del tango  Barcelonés entre maestros, organizadores, milongueros, cantantes, modistos y notables de la milonga. Me acomode como pude en la grada y luego de un rato fue a reunirse conmigo el Pibe, que a juzgar por sus trazas se había colado, literalmente. El pibe apenas tuvo tiempo de acomodarse y ya mismo empezó el espectáculo, ayudado por la impaciencia de algunas gentes que coreaban como si estuvieran en un estadio.
Un escritor atormentado  y perseguido este don Camilo. que abre función y que recibe a tres musas que además de representar el deseo, la acción y la pasión estaban perfecta y maravillosamente gráciles en sus movimientos y gestos.
Así lo entendió El Pibe, que entusiasmado con las beldades se quiso bajar al escenario, preguntándose si tenia alguna oportunidad con alguna de aquellas pibas. He de decir que aunque curtido en los ámbitos de la milonga, el hombre no es muy dado a otro tipo de eventos por lo que peca de pajuerano.
Pero ahí nomas se le fueron las ganas de hacerse el loco porque enseguida y con la música de Celos de Gade se llegaron los hombres del espectáculo y al ver a esos recios varones, de presencia imponente y  profunda mirada intimidante se quedó quieto y se dispuso a ver lo que la compañía ofrecía.
La verdad es que no nos dieron respiro. Todavía me estoy preguntando como hicieron para bailarse todas las variadisimas coreografias, de esta opera tanguera en cinco actos que comprenden una historia ficcionada del tango como generador de emociones y de sensaciones profundamente amado por todos los que bailamos -aunque modestamente - denostado y despreciado por quienes lo dieron por muerto como un genero sensiblero y popular, por quienes propiciaron que la rosa roja en el piano de Don Osvaldo, casi se eternizara.
De eso habla  Camilo, de una búsqueda de libertad que se sumerge por igual en Darienzos, Puglieses, Troilos y Piazzolas, que se detiene morosa en malambo, chacarera y zamba, como refugio emocional cuando el espacio del tango es mancillado por autoritarismos y maniatado como forma de expresión. El Pibe,  hombre poco dado a metáforas, tenia alguna dificultad para seguir la puesta, habida cuenta de algún detalle del vestuario al que habría que hacer más evidente para  disipar dudas sobre la identidad de las fuerzas del "orden". Pero son detalles.
 Las coreografías fueron todas impecables, seria desmerecer hablar mas o menos de una u otra .Solo hare mencion a "Taquito militar", porque homenajearon al numen de nuestro blog, el gran Tito Lusiardo, que bailaba cabeza con cabeza, sin las manos.
Igual de brillante que todas y cada una. Vibrantes y vivas.
 Si se estaban preguntando porque Barcelona fue llamada "Tercera capital del tango" después de Buenos Aires y Paris, basta con ver la profesionalidad, soltura y soberbia exhibicion de técnica, ayudada por una energía inagotable y contagiosa que los bailarines desplegaron sobre el escenario. Literalmente le sacaron viruta al piso, de madera, con sus sacadas, ganchos, voleas y todo el sensual juego aéreo que se vio en el Tradicionarius.  Bailarines de tango bailando con la poderosa potencia del ballet. Con fuerza, gracia, corazón y belleza.
Ni tregua, ni descanso. Uno solo, en un numero donde se homenajeo al milonguero de a pie, al que se patea todas las milongas y no le afloja a ninguna tanda, en una ronda Tanturi-Castillo, en contraposicion con el virtuosismo de las tres parejas protagonistas. Para acallar a alguno de esos voleados resentidos que nunca faltan, que comenta luego de ver un numero que ni siquiera puede imaginar, que eso no es tango, que tango es el que bailaba mi abuelo.
Pero, que saben los pitucos?. Basta ir a cualquier milonga de Barcelona para ver a los artistas, porque están en la milonga, y son de la milonga de Barcelona. Te cruzan en cualquier tanda. Codo con codo, en esta Barcelona milonguera que no se achica y que saca pecho, porque hay resto. Que presta orgullo a los que bailamos  y que arriesga a poner en escena - en estos tiempos tan dificiles - un espectáculo que habla de ese tango que somos todos, esa ansiedad que no nos deja y que es parte importante de nuestro ser.
  Luego de la función y de los brindis. se apilaron las mesas y se armó nomas la milonga, como no podía ser de otra manera.  Milonga como la que confieso, me hubiera gustado que diera fin a una obra hecha con mucho trabajo, magia y cariño... Como un homenaje al hoy de la milonga, las tres parejas bailando en una milonga representada, empleándose en "Tanguera" de Mores, para terminar aplaudidos rabiosamente por los milongueros Tanturianos, que los observan en las mesas y por el publico, que aplaudió rabiosamente con el "Zita" de Piazzolla de Fondo.
Unas palabras finales. Lo visto ayer fue un trabajo de altísima calidad. Así, lo entendimos los que tuvimos la suerte de estar. Sé y confío en que no será único. Quiero cada tanto una noche como la de anoche, una fiesta, en resumen, con milonga y todo. El Pibe Pergamino aun esta alucinado, entre lo que vio y lo que bailó. 
A ver si de una vez nos proclamamos a fuerza de nivel y voluntad segunda capital del tango, que tanto ni que tanto...

Comentarios

Pibe Pergamino ha dicho que…
Eso sin hablar de ls figurantes de lujo que hacian de milongueros, siendo milongueros en activo de las milongas barcelonesas!. no se me olvide profesor...
Aggi ha dicho que…
Se me puso la piel de "pollo" como dcia mi abuela al leer esta nota. Evidentemente el Pibe Pergamino y vos vibraron en la misma sintonía de los integrantes de Camilo Tango Show.
Un show magnificio lleno de AMOR!!!

Entradas populares de este blog

EL FIASCO DEL APOCALIPSIS - Por Cátulo Bernal

EL viernes me levanté temprano, más o menos como a las once. No era cuestión estar durmiendo si se producía el tan ansiado fin de los tiempos. Desayuné con tres medialunas, naranja y café cargado con la ansiedad del que se sabe en el corredor de la muerte, a punto de apurar sus ultima pitanza.  Llamé a Rómulo, a Pitón, Pococho y Al indio, para que se estuvieran avisados y luego de escribir una oda al ultimo minuto del milonguero Palleja —en el que prolijamente describía sus elongaciones en la ronda hasta que lo trago una grieta en el subsuelo—, busqué al ultimo lustrín superviviente de la crisis, me fui a la barbería para afeitarme y a que me arreglaran el pelo y luego de una modesta merienda con sanguchitos de miga  —mi manjar criollo favorito—  me fui a la Milonga del oriental a esperar la debacle en primera fila. Confieso que así ataviado, solo en la mesa, sola mi botella, mientras sonaban los primeros tangos y los principiantes tenían tomada la pista con sus pasos prefabricados,

TARBES EN TANGO 2015 - Milongueando al pie de los Pirineos. (parte Uno). Por Catulo Bernal.

Hasta ultimo momento no sabíamos si embarcarnos con el Pibe Pergamino en esta aventura francesa, porque no conseguíamos transporte y el fatigoso viaje en tren —aunque se presta a la contemplación, el recogimiento y la poesía—, además de largo, era oneroso. Pero nos confirmaron que una delegación conformada por Antonio, Jordi y Alí, milongueros enseña de Barna,  salía el miércoles para Tarbes y volvía el sábado.  Nada nos costó conseguir ubicación en el mismo hotelucho donde se alojaban los muchachos. Sí acomodar en el coche nuestras osamentas, pues venia con nosotros mi amiga japonesa Masayo, con la misión de  traducir mis incontinencias verbales bajo la forma de Haikus.   Iba a distenderme y a comprobar si eran ciertas las historias que se contaban sobre el festival:  un pueblo que durante una semana se va llenando de peregrinos milongueros y en el que uno se topa con el tango en cualquier calle.   No fatigaré a los lectores con el viaje. Se habló de tango, se escuchó tango, se paró

MODESTO DEPROFUNDIS - Un milonguero del renacimiento

Bailarín, cantante, actor, poeta, músico, pintor, seductor, aventurero,  humorista. Todas estas disciplinas se aunaban en la figura del milonguero que nos toca semblar, un tal Modesto Deprofundis, de mentas en neta inconsonancia con su forma de ser. Un personaje cuyas mil facetas presentaban a la luz de la critica inspirada defectos y hasta groseras fisuras.  Modesto se vendía como un diamante en neto pero apenas llegaba a trozo de carbón.