Ir al contenido principal

OSVALDO MALANDRA, EL CANTOR QUE SE CREE TITA MERELLO

Si días pasados contábamos la debacle de algunas milongas y en exclusiva las nuevas estrategias de marketing que aplica Riquelme en la milonga del Oriental, con las peleas de los Titanes de la Milonga y la canchita de fútbol, todo se volvió mucho mas enrarecido cuando en la milonga del viernes pasado un hombre de edad madura, bien vestido y detrás de una ostentosa bufanda pidió que lo dejaran cantar. "Soy Osvaldo Malandra - dijo, con el gesto ganador del que se sabe conocido en todas partes - ya sabe que mi presencia multimedia es notable y le agradecería que me dejaran cantar".
En la mesa en la que deglutíamos unos especiales de milanesa y vinito Carlón bien Frapé ninguno lo conocía. Ni Romulo Papaguachi que hace años tiene su programa de tango en la F.M. y sabe el movimiento de viejos y nuevos valores pudo darnos algún dato que lo identificara. En mesas aledañas la ignorancia era la misma.  La pista estaba a la expectativa, un par de milongueros que volvía de gira a presentar un adelanto de su diseccionando Firpo no había podido cumplir por contracturas múltiples y la gente estaba deseando espectáculo.  Así que Riquelme,  que siempre esta buscando el bien del negocio,  creyendo que era uno de esos mesías que los dioses de la milonga te ponen en el camino cuando amenaza desastre, le permitió acercarse al modesto escenario por el que han pasado grandes talentos que tienen bien ganado su lugar en el "Museo de las glorias milongueras" como Chacho Antun, Olguita Filiber y el mismísimo Osvaldo Lampone.  Sí sorprendió que el hombre no tuviera acompañamiento visible, ni siquiera uno de esos guitarristas escuálidos que a veces son una metáfora del arte y sus estrecheces y que terminan encandilando a la concurrencia. Malandra muy orondamente se acercó al Maestro Gabi Sodini  —que es un estelar de cualquier milonga y cuya presencia se disputan aquí en Europa cuando llega, junto con las golondrinas—  y allí mismo le dejo un pendrive en el que había unas pistas.
O eso es lo que pensábamos todos, en las mesas. Muchos  buenos cantantes utilizan las pista a modo de acompañamiento, pero esto era diferente. Cuando Malandra se puso a cantar, con una voz desafinada y tragicómica, lo que hizo fue directamente pisar sobre versiones instrumentales de la Típica Víctor, de Canaro, Firpo y dos o tres mas cuyo nombre no quiero acordarme, tal era el grado de esperpento al que nos estaba sometiendo la noche.
La concurrencia, que había escuchado con algún respeto el primer tango Re tin tin y les hizo gracia lo de A donde vas José, al Cabaretse largó en masa a milonguear, tipo canyengueado y bien guarango, y hasta unos borrachos que se habían allegado a la pista se lucieron con las perlas sonoras que el hombre dejaba sobre las tablas del escenario, bailando casi de rodillas.
El colmo llegó cuando el hombre luego de agradecer, dijo que era una reencarnación de Tita Merello, lo que suscito carcajadas y una sesuda comparativa de la parroquia, que mas bien se inclinaba a verlo como una mezcla  entre Libertad Lamarque y el payaso virutita. Al final el maestro Sodini cortó el chorro, con la aprobación de Riquelme y el grueso de la milonga y largó cortita la tanda Tanturiana cuando vio que amenazaba tremolina en la ronda o linchamiento.

El hombre se escabulló luego de gritar con voz bronca ¡inorantes, ustedes no saben lo que es el arte! arrebatando a mano desnuda una ristra de chorizos medio crudos, único pago que recibió por su "actuación". A la altura del baño fileteado con la cara de Edmundo Rivero resbaló y dio con todos los chorizos en el suelo. El Indio, compasivo, lo levanto  y vio como se perdía en las sombras,  mientras intentaba quitarle el barro como podía a su ganancia.
Buscando en la red encontramos un vídeo de este crápula, y algunas colaboraciones sospechosas, que prontamente fueron borradas y que dejamos para la posteridad.
Y es que cae cada uno al Oriental...

Comentarios

Manolo Confirma ha dicho que…
Ese Osvaldo Malandra me suena mucho. Creo haber escuchado alguna grabacion suya. Me sorprende que los musicos de la tipica Victor No le hayan pintado los bigotes a tortazos
Saimon Tempera ha dicho que…
La Colaboracion con Gardel me sorprendió. Este rascatripas y destripacanciones deberia estar entre rejas por apropiamiento indebido de la fama.
Felipa Sinopoli ha dicho que…
El señor malandra se apersono en un evento publico con milonga en donde tocaba la orquesta ... no me acuerdo cual, pero este señor se subio a cantar empañando la labor el cantante principal y lo corrieron a cintazos unos paisanos que le dejaron marcadas las canillas
Saul Rubalini ha dicho que…
Que mal que esta este señor. Debo entender que alude a otro personaje que va llenando las redes con su voz, pisando desafinadamente arriba de versiones instrumentales?. Si es asi esta bien, sino es una falta de respeto.

Entradas populares de este blog

EL FIASCO DEL APOCALIPSIS - Por Cátulo Bernal

EL viernes me levanté temprano, más o menos como a las once. No era cuestión estar durmiendo si se producía el tan ansiado fin de los tiempos. Desayuné con tres medialunas, naranja y café cargado con la ansiedad del que se sabe en el corredor de la muerte, a punto de apurar sus ultima pitanza.  Llamé a Rómulo, a Pitón, Pococho y Al indio, para que se estuvieran avisados y luego de escribir una oda al ultimo minuto del milonguero Palleja —en el que prolijamente describía sus elongaciones en la ronda hasta que lo trago una grieta en el subsuelo—, busqué al ultimo lustrín superviviente de la crisis, me fui a la barbería para afeitarme y a que me arreglaran el pelo y luego de una modesta merienda con sanguchitos de miga  —mi manjar criollo favorito—  me fui a la Milonga del oriental a esperar la debacle en primera fila. Confieso que así ataviado, solo en la mesa, sola mi botella, mientras sonaban los primeros tangos y los principiantes tenían tomada la pista con sus pasos prefabricados,

TARBES EN TANGO 2015 - Milongueando al pie de los Pirineos. (parte Uno). Por Catulo Bernal.

Hasta ultimo momento no sabíamos si embarcarnos con el Pibe Pergamino en esta aventura francesa, porque no conseguíamos transporte y el fatigoso viaje en tren —aunque se presta a la contemplación, el recogimiento y la poesía—, además de largo, era oneroso. Pero nos confirmaron que una delegación conformada por Antonio, Jordi y Alí, milongueros enseña de Barna,  salía el miércoles para Tarbes y volvía el sábado.  Nada nos costó conseguir ubicación en el mismo hotelucho donde se alojaban los muchachos. Sí acomodar en el coche nuestras osamentas, pues venia con nosotros mi amiga japonesa Masayo, con la misión de  traducir mis incontinencias verbales bajo la forma de Haikus.   Iba a distenderme y a comprobar si eran ciertas las historias que se contaban sobre el festival:  un pueblo que durante una semana se va llenando de peregrinos milongueros y en el que uno se topa con el tango en cualquier calle.   No fatigaré a los lectores con el viaje. Se habló de tango, se escuchó tango, se paró

HISTORIAS DEL TANGO (Por el Profesor YAMATE A. ZILENCIO

UN OSCURO PRECURSOR Quienes velan por la pureza del tango pretenden ignorar que nació en los prostíbulos y creció entre rufianes. Rufianes como El Cordobés Sabanera, primer letrista del tango canción y obsesionado por los temas sexuales. Sé que mis innumerables detractores me dirán que la historia no depara ningún sitial a Sabanera. Y tienen razón. No lo merecía en absoluto. Conoció una gloria efímera cuando los tangos tenían nombres como: El fierrazo , el Queco , dame la lata, Eche veinte centavos en la ranura y otros de similar estofa, que hacían alusión lisa y llana a la copula, al acto sexual o a la chanchada . Luego cuando el tango se hizo refinado y aludía a la realidad dura y cruel del hombre de la calle, Sabanera fue justamente olvidado. Y ese olvido se debe a dos cuestiones fundamentales, 1 ª - Sabanera no evolucionó con el tango. Sus letras mas conocidas, la Talquerita , el Quepo, la granujienta, el barbudo y el tal