Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre 25, 2016

LA EXTRAÑA CASI NOCHEBUENA DE LA MILONGA DEL ORIENTAL - UNA FABULA

Miraron al cielo de nochebuena. Unos nubarrones se insinuaban mas allá del terraplén ferroviario. Los tablones y los caballetes apilados sobre el poste central del que salían como brazos de una estrella de mar las guirnaldas navideñas esperaban, al igual que los empleados para desplegar las mesas del banquete y el papel blanco que a modo de mantel cubriría los restos de mil asados. El uruguayo Pococho ya estaba en la asadura de dos lechoncitos para la milonga, no queriendo que por una desafortunada conjunción de vino blanco helado y asado caliente se produjera una desgracia, como cuando a Tonito Garcia se lo tuvieron que llevar de urgencia al hospital justo antes de su exhibición. Riquelme, el dueño de la “Milonga del oriental” la única permanente milonga a cielo abierto del viernes, dudaba. Había impuesto con tozudez su voluntad de abrir a la del descanso navideño, reclutando a aquellos parias y mercenarios que estaban en eso solo por el festejo o por dinero. Oscuros filósofos