Ir al contenido principal

CREASE O NO de Rintey

Durante los 42 años de su existencia el milonguero  Ramor Gastaldi, cariñosamente llamado Rintey por los amigos se dedico a la misma labor que Robert Ripley, el creador y dibujante de Aunque usted no lo crea. . Rintey, cuyo apodo se debía al perro de un conocido cuya característica principal era pisar sin gracia y con ruido baboseando la cara de quien tuviera cerca, fue recopilando estos datos y hechos curiosos en las milongas, donde para no dar justificacion a su apelativo  se impuso la labor de documentar todas aquellas situaciones, casos o experiencias irreales que veía en las pistas y aledaños. Siempre al costado de la ronda y con un pincel especial confeccionado con pelusa de pista descuidada Rintey ilustraba los "Casos increíbles" que solo el parecía captar en la multiforme noche. Acaso esa capacidad se debía en parte a la absenta de 80 grados que se hacia traer del bar "Limencia", en damajuana de tres litros. O quizá al compuesto base de su celebre  tinta especial de dibujo, un compuesto hecho a trementina y borra de botella cabernet, que los mismos pulperos o el personal de barra de los establecimientos bailables le proporcionaba.  Tal como Salgari  describía lugares donde nunca había estado, Rintey escribía y dibujaba sobre milongas de las antípodas sin salir de sus 10 milongas habituales, por lo que fue muchas veces acusado de falsario. A lo que el creador aducía con gesto pícaro  sorbiendo por igual absenta y tinta:"Que yo no haya estado no significa que no los vea" Aseveración fundamentada por sus frecuentes "Tandas de espíritu" manifestaciones inconcientes de un envenenamiento lento con probabilidad certificada de locura, que lo hacían retorcerse en medio de la pista tirando ganchos a la nada para posteriormente salir del trance con nuevas "Visiones"  Visiones que  le servian como  un  justificativo para su arte y su baile perruno. Conocida su fama, milongueros y bailarines de todo el mundo le enviaban material gráfico en forma de fotos, que Rintey publicaba con entusiasmo y sin verificar en periodicos o fotocopias,  llegando incluso a pagar por montajes fraudulentos hasta 400 dolares y una docena de empanadas. Hoy el ático sin ascensor  donde se lo encontró en final enrosque  es un museo visitado por curiosos o gente que prepara tango maratones en altura. Veamos algunas de sus "Casos increíbles".

Las mujeres de la milonga Sucuchape, de Bombay pueden saber quien baila bien por el olor corporal. Se trata de un habito de supervivencia trasmitido de generación en generación.

El señor Pascual Casenave tiene el record de intentos de secuencia completa en una milonga. Por desmemoria y obstinación estuvo obstaculizando a todas las parejas durante 1 hora y media con la misma compañera, hasta que le salio algo parecido a lo que sus profesores le habían enseñado.

Zapato charol donde se ve la cara de Di Sarli .  Resiste a todo lustre. Y algunos fanaticos del musico le han hecho un altar modesto que se ve desde la puerta de la borracheria "Dalmacio"

En Los baños de Milonga Tancredo hay una mancha de orín con la cara de Gardel. Dependiendo del día los concurrentes dicen que se ríe o canta "Criollita decí que si"

En Grudicne hay unos mellizos siameses unidos por el brazo cuya habilidad para el tango salón esta comprobada.  Aunque  se arreglan bien para bailar tienen algunos problemas para el cabeceo y la elección de tandas, pues Jordo es fanático de Tanturi y posee una musicalidad excepcional, mientras su hermano Tochrio prefiere a Pugliese  y se recrea en los silencios.

Las medusas de las Islas Andaman tienen un curioso ritual de apareamiento que recuerda una ronda casino perfectamente sincronizada. Los ejemplares que no llegan a cerrar a tiempo son aislados y frecuentemente se los ve en los arrecifes de coral, matando su soledad con efluvio de anémonas.

En la película de 1956 "Tango del submundo" sale 52 veces un extra con la cara del Tigre Arolas bailando orillero. Se dice que el extra es en verdad el fantasma de Arolas que viene a puntear a los vivos en el tobillo, con sus taquitos finos. El rumor se origino en la milonga " Cine Brasil" donde la cinta es repuesta  con éxito semana a semana  desde el 75 y la media de machucones duplica la de las milongas normales.

El señor Urso Mudrañes tiene el record de disociación extrema permanente desde 1996 hasta el 2003.

Los jóvenes  del pueblo Grundetr en Siberia se casan con las mujeres que rechazan su cabeceo.  Para asegurarse su amor, los muchachos se adornan con gorros pimpollo que simulan ojos desviados. No se sabe bien de donde viene esta curiosa costumbre pero parece asegurar la bonanza a la comunidad.

Cuando un niño de la etnia wurieen nace se cree que pequeñas criaturas feericas las regalan un adorno y el nombre que lo acompaña. El apellido les viene del tango en el que fueron concebidos. Así es frecuente encontrar adultos Wurieen que se llaman gancho Trenzas, Sanguchito Labandoneynosabia o Sacada Lacachila.

La milonga mas pequeña del mundo se hacia en el baño sin puerta del bar Tranfur, de Slauchsen. En ella entraba una pareja y duro un año, hasta que los echaron por no pagar el alquiler.

En la Antártica, en linea con el monumento a Shackleton hay un zapato 40 que recuerda la fallida gesta de la expedición de cayengueros  De Tito Pompon, que intento cruzar la Antartida bailando Re Tin Tin.  La empresa duro media hora por la traicion de los perros que portaban la vitrola.


Comentarios

Entradas populares de este blog

EL FIASCO DEL APOCALIPSIS - Por Cátulo Bernal

EL viernes me levanté temprano, más o menos como a las once. No era cuestión estar durmiendo si se producía el tan ansiado fin de los tiempos. Desayuné con tres medialunas, naranja y café cargado con la ansiedad del que se sabe en el corredor de la muerte, a punto de apurar sus ultima pitanza.  Llamé a Rómulo, a Pitón, Pococho y Al indio, para que se estuvieran avisados y luego de escribir una oda al ultimo minuto del milonguero Palleja —en el que prolijamente describía sus elongaciones en la ronda hasta que lo trago una grieta en el subsuelo—, busqué al ultimo lustrín superviviente de la crisis, me fui a la barbería para afeitarme y a que me arreglaran el pelo y luego de una modesta merienda con sanguchitos de miga  —mi manjar criollo favorito—  me fui a la Milonga del oriental a esperar la debacle en primera fila. Confieso que así ataviado, solo en la mesa, sola mi botella, mientras sonaban los primeros tangos y los principiantes tenían tomada la pista con sus pasos prefabricados,

HISTORIAS DEL TANGO (Por el Profesor YAMATE A. ZILENCIO

UN OSCURO PRECURSOR Quienes velan por la pureza del tango pretenden ignorar que nació en los prostíbulos y creció entre rufianes. Rufianes como El Cordobés Sabanera, primer letrista del tango canción y obsesionado por los temas sexuales. Sé que mis innumerables detractores me dirán que la historia no depara ningún sitial a Sabanera. Y tienen razón. No lo merecía en absoluto. Conoció una gloria efímera cuando los tangos tenían nombres como: El fierrazo , el Queco , dame la lata, Eche veinte centavos en la ranura y otros de similar estofa, que hacían alusión lisa y llana a la copula, al acto sexual o a la chanchada . Luego cuando el tango se hizo refinado y aludía a la realidad dura y cruel del hombre de la calle, Sabanera fue justamente olvidado. Y ese olvido se debe a dos cuestiones fundamentales, 1 ª - Sabanera no evolucionó con el tango. Sus letras mas conocidas, la Talquerita , el Quepo, la granujienta, el barbudo y el tal

TARBES EN TANGO 2015 - Milongueando al pie de los Pirineos. (parte Uno). Por Catulo Bernal.

Hasta ultimo momento no sabíamos si embarcarnos con el Pibe Pergamino en esta aventura francesa, porque no conseguíamos transporte y el fatigoso viaje en tren —aunque se presta a la contemplación, el recogimiento y la poesía—, además de largo, era oneroso. Pero nos confirmaron que una delegación conformada por Antonio, Jordi y Alí, milongueros enseña de Barna,  salía el miércoles para Tarbes y volvía el sábado.  Nada nos costó conseguir ubicación en el mismo hotelucho donde se alojaban los muchachos. Sí acomodar en el coche nuestras osamentas, pues venia con nosotros mi amiga japonesa Masayo, con la misión de  traducir mis incontinencias verbales bajo la forma de Haikus.   Iba a distenderme y a comprobar si eran ciertas las historias que se contaban sobre el festival:  un pueblo que durante una semana se va llenando de peregrinos milongueros y en el que uno se topa con el tango en cualquier calle.   No fatigaré a los lectores con el viaje. Se habló de tango, se escuchó tango, se paró