martes, 26 de junio de 2018

CREASE O NO de Rintey

Durante los 42 años de su existencia el milonguero  Ramor Gastaldi, cariñosamente llamado Rintey por los amigos se dedico a la misma labor que Robert Ripley, el creador y dibujante de Aunque usted no lo crea. . Rintey, cuyo apodo se debía al perro de un conocido cuya característica principal era pisar sin gracia y con ruido baboseando la cara de quien tuviera cerca, fue recopilando estos datos y hechos curiosos en las milongas, donde para no dar justificacion a su apelativo  se impuso la labor de documentar todas aquellas situaciones, casos o experiencias irreales que veía en las pistas y aledaños. Siempre al costado de la ronda y con un pincel especial confeccionado con pelusa de pista descuidada Rintey ilustraba los "Casos increíbles" que solo el parecía captar en la multiforme noche. Acaso esa capacidad se debía en parte a la absenta de 80 grados que se hacia traer del bar "Limencia", en damajuana de tres litros. O quizá al compuesto base de su celebre  tinta especial de dibujo, un compuesto hecho a trementina y borra de botella cabernet, que los mismos pulperos o el personal de barra de los establecimientos bailables le proporcionaba.  Tal como Salgari  describía lugares donde nunca había estado, Rintey escribía y dibujaba sobre milongas de las antípodas sin salir de sus 10 milongas habituales, por lo que fue muchas veces acusado de falsario. A lo que el creador aducía con gesto pícaro  sorbiendo por igual absenta y tinta:"Que yo no haya estado no significa que no los vea" Aseveración fundamentada por sus frecuentes "Tandas de espíritu" manifestaciones inconcientes de un envenenamiento lento con probabilidad certificada de locura, que lo hacían retorcerse en medio de la pista tirando ganchos a la nada para posteriormente salir del trance con nuevas "Visiones"  Visiones que  le servian como  un  justificativo para su arte y su baile perruno. Conocida su fama, milongueros y bailarines de todo el mundo le enviaban material gráfico en forma de fotos, que Rintey publicaba con entusiasmo y sin verificar en periodicos o fotocopias,  llegando incluso a pagar por montajes fraudulentos hasta 400 dolares y una docena de empanadas. Hoy el ático sin ascensor  donde se lo encontró en final enrosque  es un museo visitado por curiosos o gente que prepara tango maratones en altura. Veamos algunas de sus "Casos increíbles".

Las mujeres de la milonga Sucuchape, de Bombay pueden saber quien baila bien por el olor corporal. Se trata de un habito de supervivencia trasmitido de generación en generación.

El señor Pascual Casenave tiene el record de intentos de secuencia completa en una milonga. Por desmemoria y obstinación estuvo obstaculizando a todas las parejas durante 1 hora y media con la misma compañera, hasta que le salio algo parecido a lo que sus profesores le habían enseñado.

Zapato charol donde se ve la cara de Di Sarli .  Resiste a todo lustre. Y algunos fanaticos del musico le han hecho un altar modesto que se ve desde la puerta de la borracheria "Dalmacio"

En Los baños de Milonga Tancredo hay una mancha de orín con la cara de Gardel. Dependiendo del día los concurrentes dicen que se ríe o canta "Criollita decí que si"

En Grudicne hay unos mellizos siameses unidos por el brazo cuya habilidad para el tango salón esta comprobada.  Aunque  se arreglan bien para bailar tienen algunos problemas para el cabeceo y la elección de tandas, pues Jordo es fanático de Tanturi y posee una musicalidad excepcional, mientras su hermano Tochrio prefiere a Pugliese  y se recrea en los silencios.

Las medusas de las Islas Andaman tienen un curioso ritual de apareamiento que recuerda una ronda casino perfectamente sincronizada. Los ejemplares que no llegan a cerrar a tiempo son aislados y frecuentemente se los ve en los arrecifes de coral, matando su soledad con efluvio de anémonas.

En la película de 1956 "Tango del submundo" sale 52 veces un extra con la cara del Tigre Arolas bailando orillero. Se dice que el extra es en verdad el fantasma de Arolas que viene a puntear a los vivos en el tobillo, con sus taquitos finos. El rumor se origino en la milonga " Cine Brasil" donde la cinta es repuesta  con éxito semana a semana  desde el 75 y la media de machucones duplica la de las milongas normales.

El señor Urso Mudrañes tiene el record de disociación extrema permanente desde 1996 hasta el 2003.

Los jóvenes  del pueblo Grundetr en Siberia se casan con las mujeres que rechazan su cabeceo.  Para asegurarse su amor, los muchachos se adornan con gorros pimpollo que simulan ojos desviados. No se sabe bien de donde viene esta curiosa costumbre pero parece asegurar la bonanza a la comunidad.

Cuando un niño de la etnia wurieen nace se cree que pequeñas criaturas feericas las regalan un adorno y el nombre que lo acompaña. El apellido les viene del tango en el que fueron concebidos. Así es frecuente encontrar adultos Wurieen que se llaman gancho Trenzas, Sanguchito Labandoneynosabia o Sacada Lacachila.

La milonga mas pequeña del mundo se hacia en el baño sin puerta del bar Tranfur, de Slauchsen. En ella entraba una pareja y duro un año, hasta que los echaron por no pagar el alquiler.

En la Antártica, en linea con el monumento a Shackleton hay un zapato 40 que recuerda la fallida gesta de la expedición de cayengueros  De Tito Pompon, que intento cruzar la Antartida bailando Re Tin Tin.  La empresa duro media hora por la traicion de los perros que portaban la vitrola.


continuidad de los "Sin Parquets" - Por Catulo Bernal

"Puede que Riquelme no vuelva. perdido en misticismo en la montaña.  Pero Milonga El Oriental debe hacerse. Ya no estaran los trucos publicitarios para atraer a los abribocas, los telones con polvo de estrellas ni los focos  que iluminan las luminarias preferentes. No pasara el tren turístico de la milongueridad con su cargamento de bacanes subidos en los caballitos del carrousel tanguero. Tipos y tipas  que salieron esta mañana de una milonga en Ankara para sellarse el pasaporte, pasaron por Paris para hacerse la foto  y a la noche estaran  bailandose un par de tandas aderezadas por sauerkrats y riesling en Franfurt para seguir bailando al amanecer despues de haber desayunado onigiris en el Tsukiyi de Tokio.  Volveran las locomotoras agonizantes y los trenes de carga perdiendose en la noche  No estaran  los reclamos publicitarios del baño en el que un delincuente grafico habia pintado a  Tita Merello como un bombon siliconado y plastico,  a Discepolo  como un rufian de sombria apostura Deloniana   y al gordo Troilo como el hombre fuerte del circo acunando un bandoneon como si fuera una pantera. No habra  toxitangos ninjas tirando sus tarjetas de clases y servicio sobre la concurrencia o arruinando compases como si torearan.. Puede que incluso no tengamos las pantallas panorámicas en donde todas la parejas se marcaban coreografias en  futuro. con vestuario de cuero semierotico. mientras letras furtivas anunciaban tanda, orquesta y contingentes. Ya no estaran las mesas de diseño hechas con cajones de manzanas de diseño por artistas cuyo concepto del arte ha perdido el arte hace tiempo ni  las chapas de "Reservado" en fileteado estandar a impresora 3D. Tendremos que conformarnos con las mesas de chapa bolichera llenas de oxido y tiempo que ni las  fondas de foquito amarillos colgado de un cable quieren. Con puertas  durmiendo su historia sobre caballetes. Con sillas rescatadas de hogueras de San Juan en el 75 rellenas de algodones desechados por separados conyuges. Con muebles venidos de mansiones, mudanzas  y genealogias  extintas de mascotas. Con tablas de asados palimsepstos y plato de losa bajo comida suculenta y sobre papel blanco fijado con tachuela a los tablones. Con Cds o discos en sobres con dedicatorias  y bafles con los bufers saturados. .Y que? pregunto yo. Sera por eso menos Oriental la milonga, ahora que el universo nos desdeña y los matones del Consorcio Internacional Milonguero con su imperio sin alma y sus emporios baratos  se han ido sin cobrar los prestamos mal habidos?   Lloraran los nuestros su abandono ahora que por fin se bañan en la sanja con el cuerpo desnudo, que chapotean en el lodo de la milongueridad furtiva? No son acaso nuestros bailarines de la raza de los  "sin parquets" orgullo y enseña en otras pistas porque pivotan en suelo de tierra apisonada y salen caminando intactos entre los restos arqueologicos de los primitivos asentamientos del potrero? No son por fuerza mejor en los compases cuando ni el sonido monocorde de los trenes que pasan por el terraplen perdiendose en la noche los distraen en su musicalidad? No se ganan su lugar en la pista a fuerza de esquivar a los borrachos que hacen rueda  de penas sobre el poste central y a los curiosos que viendo como los  "Titanes de la Milonga" se ganchean los mondongos y se parten el lomo a sanguchazos  hunden hasta media pulgada su humanidad en la pista? No son duchos esquivando el pelotazo que sale desbordado de la canchita del fondo lindante al bosque que limita la llanura y en donde los Puglieses justan perpetuamente contra los Disarlis para luego fundirse en pancho,  choripan, cerveza y futbol del pasado en la esquina - las esquina más cercana que queda un poco lejos - hasta la madrugada? Quien que hubiera bailado en esta pista iluminada por las guirnaldas navideras de una infancia remota se iba a enojar porque nos quitaron los fantasmas de lo nuevo pegados con cemento de contacto y cinta americana? Porque les digo que venir todos los  viernes a milonguear. A atiborrarse con las picadas, las milanesas, las asaduras, las delicias culinarias que amorosamente cocinan las damas orientalinas y los chefs que no saben que son chef,. A regarse el alma con cabernet aspero, medoc espeso y chardonay sedoso, a congelarse el seso con la casata y el almendrado casero. A dejarse la vida entre las chapitas de botella  y el fin de semana cuando toca la Tipica Sandokan o la orquesta cachiporri. A mantener el estilo y la postura, los pantalones y los vestidos sin una sola mancha cuando el loquito Piazolla pone sus frituras con orquesta. A  esperar un amor o su ausencia, pero tragicamente y con dolor sentido. Todo eso mis amigos, vale mil veces mas que salir a cazar tigres de felpa  con zapatos bicolores en selvas de carton. Pisar a tierra en la tierra es como mil naves quemando su destino e incendiando la noche y lo prefiero  a un solo trasatlantico hundiendose sin luces en el agua de mar con alma de frapera..  Pisar a contra historia  casi todas las tandas es mejor que hacer la caminata de boutique con ropa de afamados ladrones, para pegar la foto en el empapelado hecho de poses y para que los babiecas se pregunten No es ese?
Vamos a cortarnos la cabeza cuando la resaca del Oriental es paralizante, poderosa, incapacitante y adictiva?
Vamos a dejar que nos avasalle la adversidad ahora que todo lo que tenemos cuelga de nuestros hombros y los papeles con las instrucciones ya no se leen de tanto desdoblarlos?
Somo la mancha y la deshonra, el pariente mugriento que en las bodas ponen cerca del baño, los que afean la certeza con sus dudas.
Si no nos Robaron el pasado. Tampoco nos robaran el futuro. Milongueros aguerridos de la unica Milonga del mundo en potrero a noche de fin de semana abierta. Nos espera la gloriaaaaaaaaaaa!!!
El hombre con la cara tiznada como un antiguo celta recibe la ovacion del pequeño grupo que sobre una mesa improvisada apuran los restos de una raviolada con mucha salsa y queso, los tenedores y cuchillos pinchando el aire enardecidos.
Bajando por el terraplen se ve un hombre con una chaqueta roja destrozada por la inclemencia. Lleva el pelo agarrado con un pañuelo, un baston y una alforja.
En la chaqueta aun se lee  un bordado que dice " Milonga del Oriental" organizador
Dice:
-   Mocito Taura, Zorro Gris, Pipistrela. Que hacen escuchando a Catulo Bernal  sin trabajar. Que es es todo este alboroto de Lusiardos? Donde esta mi Milonga? Que hicieron con las reformas y las cositas que nos prestó el Consorcio Internacional Milonguero?
- Eh... Riquelme. Ahora le explico.
Pococho! Pococho!
En cuatro horas comienza la milonga.

Tangabasis - la retirada de los 10 - Comentario de libros

¡El Croto ha vuelto, el Croto ha vuelto!  gritan los freaks por las calles. La editorial de la extravagancia, el mal gusto y el escritor pudiente de buena familia. La que organiza fiestas editoriales para que sus engendros se conozcan y se amen, lo ha vuelto a hacer. En esta ocasión el resultante es una farsa histórica, copiada, corregida y mal pegada de aquella famosa Anábasis, en donde el historiador y general Jenofonte narra la retirada de 10000 mercenarios griegos atravesando 4000 kilómetros por territorio enemigo hasta llegar a su patria. Pero vayamos por partes que hay mucha pinza en este pantalón y la plancha esta caliente.
El autor es, como no podía ser de otra manera, un amigo de la casa, un socio, favorecedor o incluso amante del editor Dalmacio Ganci. Escribe como  Jenofanes Fronte y el mismo Ganci lo prologa entusiasta definiéndolo como un «historiador ameno y costumbrista que nos ha legado dos volúmenes imperdibles E.345  y E.368 catalogo El Croto: CUENTOS HISTÓRICOS PARA IDIOTAS VOLUMEN 1 Y CUENTOS HISTÓRICOS PARA MAS IDIOTAS VOLUMEN 1, curiosos libros de anécdotas de infancia de personajes menores de la historia que ya han hecho las delicias de nuestros lectores en kermeses y copetines bailables». Lo cierto es que estas severas  infracciones publicitarias se han transformado en un éxito y le pagan  a Fronte  sus deudas e incluso un curso de escritura creativa en medios de transporte. Con respecto al libro que nos ocupa nada nos cuesta imaginar la escena. En una de esas kermeses aludidas  algún espabilado suelta al aire la frase: Vos que sos historiador, ¿Por qué no adaptas la Anábasis de Jenofonte a los ambientes milongueros? Una vuelta de tragos mas tarde es demasiado tarde para volver atrás. Dalmacio Ganci o el consorcio que responda a ese nombre  ha encargado el «arte de tapa» y hay un plazo de entrega que se gasta en cócteles. Días mas tarde los diez mil griegos llenos de dudas y heridas han perdido 3 ceros y se asemejan  a los pandilleros de la película de Walter Hill The Warriors, adaptación de la adaptación de Sol Yurik. ¿Para que leer al griego aburrido ese? Ganci comenta: Tengo ganas de editar el libro, pero antes muchachada hagamos un evento editorial con vídeos y tertulia bailable. Doble sesión: Porkí´s y "The Warriors. Los diletantes del papelón  saltan de entusiasmo. Palomitas y vídeo retro. ¿Cómo no se nos ocurrió?
Metele que son pasteles. No quieran saber que libro saldrá de la otra película.
 Si los 10000 griegos tenían que remontar el Tigris y atravesar armenia asediados por  los naturales hostiles, los 10 a los que alude el titulo son  milongueros contratados como taxis para un festival en  un pequeño pueblo de provincias llamado Merluza seca, festival que las autoridades suspenden a a las tres horas encarcelando a su organizador por Fraude. El festival queda lejos, y los 10 han pagado una combi particular. Abandonados por el chofer que alega un desperfecto. y se va a gastar todo el pago en el casino, los 10 tendrán que huir de bandas exaltadas de milongueros a los que repugnan sus pasos coreográficos,  asistentes normales que los confunden con gente de la organización  y quieren restitución de dinero, bandas juramentadas de señoras  que no han bailado en toda la noche, ignoradas por los taxis que incumplían su trabajo y piquetes de Merluzienses descontentos por los malos modales de  los milongueros en general. Con estas piedras el mapa no se vuela. Pero cuesta, cuesta.
Si al principio del libro había alguna semejanza con las peores páginas provincianas de Soriano, a la mitad, las mismas páginas que se gastaron en recrear el rusticismo de pueblo y naturales valen lo mismo que el papel higiénico. La trama se transforma en una sórdida descripción de escenas de combate con zapatos, piedras y animales arrojadizos. Los grupos  en discordia adquieren el sesgo de pandilleros a los que las madres le cosen la ropa para que salgan a hacer el vándalo. Atrás quedaron los soliloquios, la pampa llena de milongueros sin consuelo bailando tandas con tangos mal silbados, la tristeza del parquet lustrado y casi sin marcas.  Los 10, sin dineros ni recursos, habrán de buscar un tren u otros medios de transporte que los aleje de las violentas bandas que son descriptas con el celo de un diseñador de modas: Jubilados del honor,  Las Caricias en la nuca, los temibles de Donato, La banda plancha, Los repulgueros del infierno, Las nenas malenas y Los cabeceadores bizcos, son solo ejemplos del delirio etílico del que suscribe.   Reproduzco aquí un par de párrafos.
«—Pero si nadie responde por este festival pulguriento, Van a querer amueblarnos la jeta a zapatazos— El Nene grisines se ajusto la vincha y junto dos piedras que metió en los bolsillos del chaleco.
—Mientras vengan con cromos no hay problema. Le prometí a mi vieja estar para los ravioles del Domingo. Y yo siempre cumplo —le respondió desdeñoso el caudillo Anquises Vargas, un autentico luchador del estilismo». 
«Estamos buscando a diez coreógrafos que se hicieron los vivos en las tandas. Queríamos invitarlos a probar una buena salsa criolla rojita y sin tomate. Difúndanlo por los garitos y si los ven vayan preparando el tuco. Cambiando de tema, queridos oyentes de radiotango, ¿que le parece si escuchamos a Vargas D'agostino con Señores yo soy del centro?  Después viene Silvano Grisi a dar cátedra de códigos tangueros»
 
«La profesión de taxi es honorable. Antes nos jugábamos la vida y los huesos bailando con gentes que tenían cadera de titanio y orejas de gutapercha. Los taxis de ahora, lo único que quieren es ganar la plata fácil. Bailarse una o dos tandas por noche de obligación y después van sacando a las mejores de las que no bailan. ¿Y porque no bailan? Porque los señoritos bailarines cada vez son más exigentes, sin esmerarse en la técnica. No aprenden. Escudados en su inferioridad numérica no progresan. Pero te digo che, milonguero bolichero. Algún día las pibas se van a rebelar y entonces sí que vamos a ver marotes con más cráteres que los de la luna —apuntó el veterano Jason Cashmiri mientras oteaba el horizonte en el que ya se veían remolinos de polvo y la vanguardia de los temibles musicalizadores con gangrena».
"El problema no son ustedes. Ni nosotros. El problema es que cualquiera quiere venir a sacarse el barro de las patas en nuestro pueblo. Durante 20 años los ingenieros agrónomos venían a sacarse el carne de conducir y una esposa aquí. Pero eso se acabo cuando empezamos a fabricar felpudos. Lindos felpudos. Felpudos de todos los tamaños. Tenemos desde la 38 a talla 59.  o S XXl, ¿Entienden? - Dijo Zoilindo Deveras.
Betún Catarsis se echó atrás un pirincho rebelde con un certero movimiento de peluquería y mirándose la punta de los botines pintados con escenas de la guerra de Troya dijo:
  —Entiendo que perdimos las chancletas hace tiempo en el pantano y que la talla 59 no existe. Estamos lejos de casa, pero si hay que hacer un puente de peluquines para atravesar por su inmundo pueblo así lo haremos». 
Como se ve este es el tipo de dialogo sin sentido y casi sin descripción que abunda a la mitad  del libro. En algún momento antes del final los 7 supervivientes - 2  se han sacado el carnet de ingeniero agrónomo casándose además y uno se hundió al pisar en falso el puente de peluquines – llegan a la laguna de Melincué y confundiéndola con el mar se largan a llorar sobre sus trajes de diseño todos rotos. En un epilogo curioso se los ve dando clases sobre los tejados de las casas inundadas y viviendo de la caza y la pesca. Perdidos lejos de casa,  como tantos milongueros que se fueron a buscar fortuna y solo consiguieron moldes de barro en los zapatos que los hacen lentos, lentos…