Ir al contenido principal

LA SOMBRA DEL AMOR EN UNA HOJA II - Bacerlona Tango Meeting 2019. (por Catulo Bernal)

Nina Mira el dibujo que Pugliese esta haciendo. Las parejas bailando en una sugerencia de movimiento sobre la pista llena, mi caricatura que me resulta extraña acaso porque el artista ha insinuado una alegría que no tengo. En cuatro certeros trazos dibujo también un abrazo que contiene la forma de una mujer, una silueta del pasado-futuro. Una posibilidad.
—No sabia que habías venido acompañado —dice con esos ojos que han vuelto mas brillantes del duelo.
Todo un catalogo de frases ingeniosas se me muere en la lengua. Hablo sin dejar de mirar el papel, como el oráculo que hace futuro a fuerza de voz firme.
—Solo me acompañan mis amigos y la ilusión. Esa ilusión que me lleva a proponer al maestro que dibuje en pocos trazos esa idealización que lleva cosida al corazón todo poeta que se precie. La enseña de una mujer inolvidable, que en mi caso es la suma de todas aquellas mujeres que me impactaron y de las que tu... 
—¡Poeta Catulo Bernal querido! -—suena una voz jovial  a mis espaldas. Me doy cuenta que en redor hay demasiada gente cerca y  no queda lugar lugar para verdades intimas.
—¡Compañero poeta, bailarin y dijey querido Don Cabrejos! que gusto verte en fiestas. —Saludo alborozado al amigo y a su compañera Fátima.
—Voy a bailar y brindamos -—dice, y se pierde en la pista con su compañera. Pelandrún ha ido a buscar otro Chardonay y se cruza con el amigazo  Gabi Sodini,  dijey de los grandes festivales, descansando y esperando el final del verano en Color Cielo Costa Brava.
-—Bueno don Poeta —interviene el dibujante Pugliese—. Esto casi esta. Ya puede dejar de hacer pose. Déjeme hacerle unos sombreados. Esta parte más clara de aquí son para que ponga sus versos. Si quiere me los da y le hago un buen rotulado. Nina mira aprobando.
  —¿Qué versos pondrás en este dibujo?
-—Cuando voy a festivales o eventos no llevo mi tablet. Escribo sensaciones detrás de las entradas o en los números. Tengo claro que mis versos de hoy estarán influenciados por tu...
—¿Mi?
Notamos que la música ha cesado y que de repente todos vuelven a sus lugares. Por segunda vez la noche suspende mi respuesta y mete en un  bolsón de tiempo diferido explicaciones, hechos y suspiros.  Vamos a nuestros lugares.  Pelandrun se ha adueñado del extremo de la mesa dejándonos dos sillas.
Suena la música de la Película Rocky
En el extremo que da al escenario y a la mesa del dijey Aquilino, Osvaldo hace movimientos de calistenia boxística con una bata acorde. Desde el rincón más cercano a donde estamos sentados mirándolo fijamente y con una bata parecida   Graciela lo estudia en pose de pugilato.
Se despojan de las batas. Los dos están vestidos con galas milongueras y colores a juego. Se intuye algo más que una exhibición. Se acerca un ESPECTÁCULO.
Cuando comienzan a bailar todos los presentes comprendemos que nos espera un rato deleitable. Estos chicos festejan en este Meeting veinte años juntos. Y se nota. Además de la perfecta ejecución hay mucho,  mucho humor en los movimientos. Una puesta en escena teatralizada que arranca aplausos en los cuatro costados. Tango, Vals. Canyengue.
Después de cada pieza/round ambos contendientes van a sus rincones. Impagable. Impecable.
La exhibición combate termina con los protagonistas abrazados  y a los besos en el centro de la pista.
La decisión del jurado popular, en fallo unánime no se hace esperar.
Gano el Publico.  Ganamos todos. 
Desde los cuatro costados salen  los ganadores a bailar con el envión y la energía que la pista acumula. Por norma y para que no se pierda todo ese subidón el dijey pone una tanda rápida.
Nos miramos con Nina. Antes que podamos comenzar a hablar Pablo Cabrejos reaparece con una botella de Cava y unas copas.
—Querido, muchacha... ¡si es tan amable!
—Soy Nina. ¿Por qué brindamos?
—Este hombre y yo solo nos vemos en los asados de cumpleaños y en alguna milonga. Eso ya es motivo suficiente... pero hoy.
—Hoy brindamos por el momento, los encuentros, las historias que merecen hacerse historias...
— Si, Si. Todo eso. Pero principalmente porque pronto habrá en la familia una nueva fecha de cumpleaños. Un futuro poeta, escritora, persona sensible —dice Pablo con su armonia alegría budista.
—Ah querido. ¡Felicidades!
— Felicidades. Por el futuro y todos los posibles.
Cruzamos las copas. Nunca he entendido mucho eso de mirarse a los ojos para brindar en buena estrella. Pero con Nina deja de ser una mueca o un buen augurio para ser una mirada intensa. No llega a terminar su copa cuando uno de esos personajes secundarios que nunca falta se acerca a la mesa y la invita a bailar.
—¡Pero será posible? ¿Será que no hay un solo momento en que pueda comenzar a terminar  de una vez con toda esta ansiedad?
—Hablando de momentos, ¿Qué hora es?
—La una y media.
—Uy. Tengo el tiempo justo paras llegar al bus nocturno. La próxima tertulia  con asado y juguetes. Guárdame las burbujas ¡Y disfruten!
Se despide, dejándome con la cratera, la botella y dos de las copas.
Pasa una tanda más. La noche languidece el sobresalto acunando el desvelo a cierre adormecido.
Pelandrún filosofa con Federico. El Pibe Pergamino se intuye por su chaqueta en medio de la pista.
Ahora digo, cerrando los ojos. 
Ahora estoy solo  en medio de la alegre muchedumbre. Humilde descreído, pido con mi fe miserable una tanda. Una sola tanda que revierta las ondas concéntricas y haga el momento un solo y culmen punto. Divinidad genial que estás en los detalles e inventas acordes perdurables en nuestras simples vidas melodía. Señor de los chirridos que pules lo perfecto en distorsiones. Si estoy aquí para que te diviertas en mi palpitación, si hay una nota oscura que imponga su pureza sobre la tontería, hazla vibrar  con lucida estridencia. acallando latido y pensamiento. 
—Tengo la entrada de hoy y muchas más que iré guardando para que me escribas.
Abro los ojos. Nina está a mi lado. Media botella de Cava reposa  en la cratera.
La Solo Tango comienza su segunda intervención en la noche.
Dios está en los latidos. En cada estremecer que calma el tiempo.
Nos miramos bien. Largo.
Y cuando el segundo tango suena suave cantado por Osvaldo, salimos a la pista a completar los trazos del dibujo y hacer un verso nuevo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL FIASCO DEL APOCALIPSIS - Por Cátulo Bernal

EL viernes me levanté temprano, más o menos como a las once. No era cuestión estar durmiendo si se producía el tan ansiado fin de los tiempos. Desayuné con tres medialunas, naranja y café cargado con la ansiedad del que se sabe en el corredor de la muerte, a punto de apurar sus ultima pitanza.  Llamé a Rómulo, a Pitón, Pococho y Al indio, para que se estuvieran avisados y luego de escribir una oda al ultimo minuto del milonguero Palleja —en el que prolijamente describía sus elongaciones en la ronda hasta que lo trago una grieta en el subsuelo—, busqué al ultimo lustrín superviviente de la crisis, me fui a la barbería para afeitarme y a que me arreglaran el pelo y luego de una modesta merienda con sanguchitos de miga  —mi manjar criollo favorito—  me fui a la Milonga del oriental a esperar la debacle en primera fila. Confieso que así ataviado, solo en la mesa, sola mi botella, mientras sonaban los primeros tangos y los principiantes tenían tomada la pista con sus pasos prefabricados,

TARBES EN TANGO 2015 - Milongueando al pie de los Pirineos. (parte Uno). Por Catulo Bernal.

Hasta ultimo momento no sabíamos si embarcarnos con el Pibe Pergamino en esta aventura francesa, porque no conseguíamos transporte y el fatigoso viaje en tren —aunque se presta a la contemplación, el recogimiento y la poesía—, además de largo, era oneroso. Pero nos confirmaron que una delegación conformada por Antonio, Jordi y Alí, milongueros enseña de Barna,  salía el miércoles para Tarbes y volvía el sábado.  Nada nos costó conseguir ubicación en el mismo hotelucho donde se alojaban los muchachos. Sí acomodar en el coche nuestras osamentas, pues venia con nosotros mi amiga japonesa Masayo, con la misión de  traducir mis incontinencias verbales bajo la forma de Haikus.   Iba a distenderme y a comprobar si eran ciertas las historias que se contaban sobre el festival:  un pueblo que durante una semana se va llenando de peregrinos milongueros y en el que uno se topa con el tango en cualquier calle.   No fatigaré a los lectores con el viaje. Se habló de tango, se escuchó tango, se paró

HISTORIAS DEL TANGO (Por el Profesor YAMATE A. ZILENCIO

UN OSCURO PRECURSOR Quienes velan por la pureza del tango pretenden ignorar que nació en los prostíbulos y creció entre rufianes. Rufianes como El Cordobés Sabanera, primer letrista del tango canción y obsesionado por los temas sexuales. Sé que mis innumerables detractores me dirán que la historia no depara ningún sitial a Sabanera. Y tienen razón. No lo merecía en absoluto. Conoció una gloria efímera cuando los tangos tenían nombres como: El fierrazo , el Queco , dame la lata, Eche veinte centavos en la ranura y otros de similar estofa, que hacían alusión lisa y llana a la copula, al acto sexual o a la chanchada . Luego cuando el tango se hizo refinado y aludía a la realidad dura y cruel del hombre de la calle, Sabanera fue justamente olvidado. Y ese olvido se debe a dos cuestiones fundamentales, 1 ª - Sabanera no evolucionó con el tango. Sus letras mas conocidas, la Talquerita , el Quepo, la granujienta, el barbudo y el tal