Ir al contenido principal

Trogledi Girs y la banda de los «palpitadores» solitarios.

¿Quién no recuerda a aquel muchacho sembrado en años que los picaros y las muchachas veían llegar en impecables traje de tonos frambuesa pisoteada por los carros. El héroe del la polilla, el heredero de la tinturas que desteñían, rosa, que nunca repetía paso o gradación y comandaba aquella banda de oscuros marginales del abrazo, con sus características polainas color mostaza y unos sombreros marrón claro, de ala pintada a mano con motivos florales  donde se leía en trazo fileteado Soy como todos palpitador solitario a juego  con camisas horribles en tonos verde moco, corbata amarillo plátano  pasado, traje de confección vencido por el peso y el zapato campero, flecudo, irresponsable, acompañante digno del baile no sabido, anarquico, con el que todos lo códigos chocaban al igual que los otros bailarines, los que hicieron de la habilidad una virtud y del defecto una cadencia incombinable?
TROGLEDI GIRS,  le llamaban por su rocosa, férrea forma de  girar desde el cuello sin pasar por el torso, queriendo en vano que las piernas acataran el movimiento en espiral que salía mucho más tarde, imprevisto y con replicas amortiguado siempre sobre el pecho de la pareja sufriente. 
Era brusco, tosco, elemental, de estética fallida. Tomaba granadina con un chorro de coñac que llevaba en un gotero médico. Alquilaba sus frases celebres para futuros bailongos y cuando salía a bailar,  lo hacia como quien inaugura una catedral, un templo sacro que dura lo que cuesta llegar del suelo a las alturas. Los cuatro palpitadores lo seguían, lo corregían, lo aumentaban. Bailarines sin paso, que se movían como los dados del destino arrojados con furia desde la decepción de un diablo jugador mirando al cielo.
No aprendieron jamás el arte de la danza.  Creían en un dios que no tenia recuerdo e iba improvisando con el hecho, sin dejar asentada ninguna disciplina. Pensaban que cada baile autentico debe  prescindir del alfabeto y buscar lo nuevo en el detalle.  Desconocían y negaban la causa y consecuencia.
 Copaban la ronda equilibrando con su desequilibrio el numero de parejas, en esos clubes abolichados de pista chica provocando irremediablemente la pelea. 
No era su meta. Hay quien nace predestinado a los barullos, quien consagra sus horas a la guerra, quien se entrena para andar por la vida devolviendo los golpes o buscando la gloria en la trompada. Los palpitadores solitarios prescindían de todos esos roces de la furia. Provocaban por ser, por no saber, por mantenerse íntegros en su forma, sin formas. Cuando la turba se ponía en su contra salía del fondo de su miedo la voz prístina del comandante Troglodi a quien se unían los cuatro, depurando a coro sones desconocidos. Se paraba la música. Y era entonces cuando la biaba que se veía venir quedaba suspendida en el asombro de todos los bailantes de academia. Se hacían a un lado y toda la milonga comprendía al fin que el movimiento extraño completaba aquello que cantaban, una especie de tango que se volvía sinfónico y arrastraba a todos los demás  a ejecutar una obra sin poses y sin pasos, una representación que mancomunaba almas y hacia olvidar la embestida fatal de los afueras, esos presentes con oxido en los dientes. Con gusto a descontento e injusticia.
¡Trogledi Girs y su banda de palpitadores solitarios!
Siempre fue solo y con el tiempo la fama de sus palpitadores hizo academia mixta. El coro salido del improptu enriqueció con la palpitadora de vestido siluro cortado en pico, guante bordó con orquídea bordada y peinado pedante. Se hizo ballet en todas las milongas, comentario en los bares, bálsamo en la natural disposición del ser a ser mezquino y cruel, solo por envidioso.
Quizá se decidió en una de esas noches en que los dioses milongueros juegan sus dados sin barrer la pelusa. Se perdieron en uno de esos bailes con mucho sordo bueno y los pies tan llenos de recursos que no dejan espacio a la metáfora. La voz del comandante se apagó. Llegó como la ola inevitable un vendaval de odio, la paliza. Huyeron, se escondieron. Se esfumaron. Como esas gentes buenas que aparecen de cuando en cuando. Nos hacen bien y a cambio reciben nuestro mal acumulado.
Veo las milongas. La abundancia de pasos, La secuencia siguiendo la invisible pauta que nadie reconoce, un fragmento, la ausencia, el misterio y el borde. Suena a lo lejos un coro que parece. Pero siempre es eso.
Un algo que parece y nunca deja ser.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL FIASCO DEL APOCALIPSIS - Por Cátulo Bernal

EL viernes me levanté temprano, más o menos como a las once. No era cuestión estar durmiendo si se producía el tan ansiado fin de los tiempos. Desayuné con tres medialunas, naranja y café cargado con la ansiedad del que se sabe en el corredor de la muerte, a punto de apurar sus ultima pitanza.  Llamé a Rómulo, a Pitón, Pococho y Al indio, para que se estuvieran avisados y luego de escribir una oda al ultimo minuto del milonguero Palleja —en el que prolijamente describía sus elongaciones en la ronda hasta que lo trago una grieta en el subsuelo—, busqué al ultimo lustrín superviviente de la crisis, me fui a la barbería para afeitarme y a que me arreglaran el pelo y luego de una modesta merienda con sanguchitos de miga  —mi manjar criollo favorito—  me fui a la Milonga del oriental a esperar la debacle en primera fila. Confieso que así ataviado, solo en la mesa, sola mi botella, mientras sonaban los primeros tangos y los principiantes tenían tomada la pista con sus pasos prefabricados,

TARBES EN TANGO 2015 - Milongueando al pie de los Pirineos. (parte Uno). Por Catulo Bernal.

Hasta ultimo momento no sabíamos si embarcarnos con el Pibe Pergamino en esta aventura francesa, porque no conseguíamos transporte y el fatigoso viaje en tren —aunque se presta a la contemplación, el recogimiento y la poesía—, además de largo, era oneroso. Pero nos confirmaron que una delegación conformada por Antonio, Jordi y Alí, milongueros enseña de Barna,  salía el miércoles para Tarbes y volvía el sábado.  Nada nos costó conseguir ubicación en el mismo hotelucho donde se alojaban los muchachos. Sí acomodar en el coche nuestras osamentas, pues venia con nosotros mi amiga japonesa Masayo, con la misión de  traducir mis incontinencias verbales bajo la forma de Haikus.   Iba a distenderme y a comprobar si eran ciertas las historias que se contaban sobre el festival:  un pueblo que durante una semana se va llenando de peregrinos milongueros y en el que uno se topa con el tango en cualquier calle.   No fatigaré a los lectores con el viaje. Se habló de tango, se escuchó tango, se paró

MODESTO DEPROFUNDIS - Un milonguero del renacimiento

Bailarín, cantante, actor, poeta, músico, pintor, seductor, aventurero,  humorista. Todas estas disciplinas se aunaban en la figura del milonguero que nos toca semblar, un tal Modesto Deprofundis, de mentas en neta inconsonancia con su forma de ser. Un personaje cuyas mil facetas presentaban a la luz de la critica inspirada defectos y hasta groseras fisuras.  Modesto se vendía como un diamante en neto pero apenas llegaba a trozo de carbón.