Ir al contenido principal

Ese señor, Tito Lusiardo

Muchas veces me han preguntado porqué este blog lleva el nombre de Lusiardo. A veces, lo buscan sin acertar como Luisardotango.club. Hoy me he percatado de que nunca he hablado aquí sobre quien da nombre al blog. Y como fue ayer su cumpleaños, vamos a escribir para los tangueros, los milongueros y los fisgones en general acerca de César, «Tito» Lusiardo.

Antes que nada, Tito Lusiardo fue un hombre de tango. Y un gran, histriónico actor. Personalidad de la radio, el teatro y las películas, Carlos Gardel lo mandó llamar para participar en sus dos últimos films, El día que me quieras y Tango Bar. Los personajes interpretados por el numen de este modesto blog milonguero, son similares. Rocamora o Puccini encarnan el prototipo del simpático piola porteño, el amigo fiel del héroe gardeliano, aquel que siempre sabe cual es la trama oculta en el acontecimiento. Quien lee entre líneas y observa con cierto desmañado desapego la situación, con el ojo avizor de quien espera problemas y los solventa con picaresca y buen humor. 

Si Gardel es el prototipo del tanguero, el galán sensible y un poco melancólico que parece sacado de un policial negro, Tito Lusiardo es su contrapartida cómica. Nunca escudero, siempre compañero inseparable de aventuras y desventuras. Si Gardel es el tango, Lusiardo es la milonga. Si Gardel es postura, Lusiardo es energía. No por nada aparece en muchísimas  películas de temática milonguera: La historia del tango, La vida es un tango(épico contrapunto actoral con el gran Florencio Parravicinio La calle Corrientes, por citar solo tres de Manuel Romero, mi director milonguero favorito. Y sin contar algunas bajo la dirección del gran Leopoldo Torres Ríos o las casi documentales dedicadas a la vida y obra de Gardel o a la historia del tango.

Tito actuó, el mismo papel en las dos versiones de El día que me quieras. La del 35, como compañero de Gardel y la del 69, de Caen Salaberry, como amigo de Hugo del Carril. Récord registrado y doble, porque hizo también el mismo papel(Lucero) en las dos versiones de  La muchachada de a bordo.

Pero, queridos lectores. Además de ser un hombre del tango, tal como Manuel Romero, en cuyas películas se paladea el sabor de aquellos bailongos de principios de siglo pasado y los orígenes un poco rufianes del tango bailado, Tito Lusiardo fue un excelente bailarín de tango. Puede parecer que su estilo es simple, incluso un poco farsesco, en comparación con el estilo sobrio de baile del Morocho, que solo mueve los hombros en singular balanceo, tal como aparece en las películas, donde su papel no eclipsa nunca(Y no podría) a Gardel. Pero el hombre fue pareja de baile de Olinda Bozán, Tita Merello, Virginia Luque y algunas grandes estrellas del tango canción. Y frecuentó las milongas alegrándolas con su baile brillo y personalidad.. 

Hay un fragmento de una milonga bailada con Beba Bidart, en la que le hacen acompañamiento musical Troilo y Grela: La trampera. En ese escaso minuto y medio, Tito y Beba bailan sin las manos, marcando con la intención del cuerpo y apoyándose en las cabezas. 

Si todavía no lo han visto, búsquenlo por la red, recréense en ese estilo divertido, informal, que repite en El día que me quieras del 69. Un estilo completamente alejado de la perfección técnica que vemos hoy en las pistas. Singular, sin duda. Como él mismo.

Lusiardo tango club es, ante todo, un blog milonguero, hecho de todas esas noches que he visto, he bailado y he vivido. Como escribo en mis Cuentos de milonga y madrugadas (disponible en dos formatos por Amazon o en algunas milongas de Barcelona, donde tengo la dicha de residir en la actualidad), el gran Tito está siempre presente, con su bata de estar por casa, sentado en un sillón a pie de pista. Apreciando y comentando las alternativas, muchas veces insólitas, de esas noches milongueras que tanto nos gusta disfrutar.
  

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL FIASCO DEL APOCALIPSIS - Por Cátulo Bernal

EL viernes me levanté temprano, más o menos como a las once. No era cuestión estar durmiendo si se producía el tan ansiado fin de los tiempos. Desayuné con tres medialunas, naranja y café cargado con la ansiedad del que se sabe en el corredor de la muerte, a punto de apurar sus ultima pitanza.  Llamé a Rómulo, a Pitón, Pococho y Al indio, para que se estuvieran avisados y luego de escribir una oda al ultimo minuto del milonguero Palleja —en el que prolijamente describía sus elongaciones en la ronda hasta que lo trago una grieta en el subsuelo—, busqué al ultimo lustrín superviviente de la crisis, me fui a la barbería para afeitarme y a que me arreglaran el pelo y luego de una modesta merienda con sanguchitos de miga  —mi manjar criollo favorito—  me fui a la Milonga del oriental a esperar la debacle en primera fila. Confieso que así ataviado, solo en la mesa, sola mi botella, mientras sonaban los primeros tangos y los principiantes tenían tomada la pista con sus pasos prefabricados,

HISTORIAS DEL TANGO (Por el Profesor YAMATE A. ZILENCIO

UN OSCURO PRECURSOR Quienes velan por la pureza del tango pretenden ignorar que nació en los prostíbulos y creció entre rufianes. Rufianes como El Cordobés Sabanera, primer letrista del tango canción y obsesionado por los temas sexuales. Sé que mis innumerables detractores me dirán que la historia no depara ningún sitial a Sabanera. Y tienen razón. No lo merecía en absoluto. Conoció una gloria efímera cuando los tangos tenían nombres como: El fierrazo , el Queco , dame la lata, Eche veinte centavos en la ranura y otros de similar estofa, que hacían alusión lisa y llana a la copula, al acto sexual o a la chanchada . Luego cuando el tango se hizo refinado y aludía a la realidad dura y cruel del hombre de la calle, Sabanera fue justamente olvidado. Y ese olvido se debe a dos cuestiones fundamentales, 1 ª - Sabanera no evolucionó con el tango. Sus letras mas conocidas, la Talquerita , el Quepo, la granujienta, el barbudo y el tal

TARBES EN TANGO 2015 - Milongueando al pie de los Pirineos. (parte Uno). Por Catulo Bernal.

Hasta ultimo momento no sabíamos si embarcarnos con el Pibe Pergamino en esta aventura francesa, porque no conseguíamos transporte y el fatigoso viaje en tren —aunque se presta a la contemplación, el recogimiento y la poesía—, además de largo, era oneroso. Pero nos confirmaron que una delegación conformada por Antonio, Jordi y Alí, milongueros enseña de Barna,  salía el miércoles para Tarbes y volvía el sábado.  Nada nos costó conseguir ubicación en el mismo hotelucho donde se alojaban los muchachos. Sí acomodar en el coche nuestras osamentas, pues venia con nosotros mi amiga japonesa Masayo, con la misión de  traducir mis incontinencias verbales bajo la forma de Haikus.   Iba a distenderme y a comprobar si eran ciertas las historias que se contaban sobre el festival:  un pueblo que durante una semana se va llenando de peregrinos milongueros y en el que uno se topa con el tango en cualquier calle.   No fatigaré a los lectores con el viaje. Se habló de tango, se escuchó tango, se paró