Ir al contenido principal

Entradas

LAS PASAJERAS MILONGAS DEL PASADO

Volvi luego de un tiempo a los pagos que me vieron nacer, los Pergaminos. En Pergamino nunca hubo mucho movimiento milongueril: algunas milongas aisladas en el espacio y en el tiempo en clubes o en reductos sin grandes pretensiones que nunca se mantuvieron muchas temporadas. Recibi los rudimentos y los sacramentos milongueros en Rosario, cuna de grandes amigos que me acompañan en el pensamiento. Algunos siguen allí, otros han volado en otras direcciones. Por eso me sorprendió gratamente cuando hace año y medio pude constatar la existencia de un movimiento juvenil Pergaminense que amenazaba con transformarse en algo serio. Quien me anoticiaba de los movimientos y los lugares era el carnicero de la esquina de la casa paterna, la casa de mi infancia, conocedor de donde y cuando habia milongas. Debi comprender que algo habia cambiado en cuanto vi desde la puerta de mi casa que la carniceria "Casi" ya no estaba. El hombre estaba desarmando sus ultimos enseres para dedicarse a otr

LA MILONGA DE LOS FANTASMAS por Catulo Bernal

Era jueves. En una de las mesas del bar "ROÑOSO" soportábamos una partida de truco eterna. De un lado El Turco Desvarietti y el profesor Maradona , del otro: El Toba Vieytes y el Uruguayo Pococho . Romulo y yo esperábamos y desesperábamos por el sesgo manierista con el que los contendientes ilustraban sus jugadas. Asi Cada Envido era una egloga y cada quiero retruco una epopeya. Romulo había repasado con vino toda la mesa, yo seguía las evoluciones de las partículas de polvo en el contraluz de la ventana crepuscular. Nos salvó del tedio la oportuna aparición de Piton Pipeta, nuestro hombre de inteligencia. Y era una aparición a juzgar por su rostro blanquecino y sus ademanes, que casi nos impiden ver al indio, su amigo fiel, símbolo de la pampa indómita que se niega a desaparecer. - He visto a Otilio ! He visto a Otilio ! gritaba Piton y entonces nos contó que al doblar una esquina se topó de lleno con Otilio Rivarola , que llevaba finado un lustro más o

LOS HERMANOS COSO

Habían nacido en Salto de familia campestre con una diferencia de una hora. Se llamaban Titino y Benjamin y de muy chicos los ingresaron internos en un colegio religioso. Su verdadero apellido era Pelichochi pero la severa moral de los monjes preceptores, que veían en su apellido ocasion de ludibrio y concupiscencia hicieron que los anotaran como Coso. De chicos tenían una empatia poco común . Si a uno le dolía la barriga el otro vomitaba. Si uno tenia ganas de bailar el otro movía los pies. Si a uno le daban Biaba con caldo el otro iba a quejarse a los monjes. A la edad de quince años Benjamin agobiado por la severa disciplina quiso escaparse, pero fue Titino el que franqueó los muros de la institución y ganó la calle. Fuera de los muros Titino tuvo un momento de indecisión, quiso volver a entrar permitiendo que por este proceder escapara Benjamin . Con lo que quedó demostrado que a veces lo que sentía uno era radicalmente opuesto a lo que experimentaba el otro. Un f

ROBO EN EL MUSEO DE LAS GLORIAS MILONGUERAS!!!

Lamentablemente hemos de empezar el año con una relación desagradable. En la noche de año nuevo, las manos mágicas forzaron la entrada del recientemente inaugurado "Museo de las glorias Milongueras y se llevaron partes de la "Carlos Gardel 54", la nave gaucha que surcando los procelosos abismos estelares llevó y trajo con bien a nuestros amigos: Catulo Bernal , Romulo Papaguachi , Piton Pipeta, el indio, el Uruguayo Pococho y el Toba Nuclear Vieytes (ganadores además del "Torneo Intergaláctico de truco" y salvadores de la patria humana al propiciar la desaparición de la civilizacion Hercolobusiana , tragada por un agujero negro). Si bien el artista plástico Evelio Rigazzoni había aprovechado partes de la nave - semi convertida en chatarra - para realizar" un monumento a la gesta milongolactica " al costado de la parrilla de la MILONGA DEL ORIENTAL (al que los Herulos le han pintado un bigote Aroliano ) , lo que se exhibía en el museo a

UN CUENTO DE NAVIDAD DE LA "MILONGA DEL ORIENTAL"

Entró al bar "ROÑOSO" con los pelos revueltos, la figura girada hacia la huida, las ropas de la nochebuena acometidas de sudor, pero no de bailar ni destilado de comida y alcohol, llevaba tintas en la camisa y la corbata sentir acumulado, como si del 24 al 25 no hubieran pasado muchas horas sino meses. - No saben!, no se imaginan, no podrán entenderlo - dijo alternando el peso de un pie a otro en una imaginarica milonga acobardada por orín. La mesa de notables integrada por Catulo, Papaguachi, el profe Maradona, Piton Pipeta, el indio y Pococho el uruguayo se volvió a una a escucharlo y ya establecida la atención comenzo el Chambon Patituchi, zonzo para el amor y torpe para el baile su extraordinaria relacion de los sucesos. -Estaba como siempre adosado a mi vino, en la barra, al lao de la parrilla. Un cacho de lechón resecalino humeaba aun al lado de un chorizo deshidratado; y a mi me hacia llorar(el humo, el vino y todas esas pibas tan lindas y bailando). Y yo tan yo y tan

CIUDAD MILONGA O EL DELIRIO DE UN MILONGUERO QUE NI SIQUIERA ES ARQUITECTO

El mismo que suscribe nos trajo esta mañana este video que quiere dar a conocer al mundo. Notese que comienza con una entonacion de voz no exenta de tranquilizantes y se va aromulizando a medida que avanza en su perorata. No sabemos si este sujeto es uno más en la larga lista de dementes o alcoholizados o representa a una faccion de los milongueros. Desde todo punto de vista es un poco inquietante

"CHARRITO JORGE" DEL CLUB DEL CLAN A LA NADA

En los años sesenta el furor por la música del tango y su baile han dado paso a un desencanto hijo de la falta de ambiciones de una juventud abúlica y aulladora que tiene el mal gusto de escuchar al Club del Clan y ponerse camisas holgueras y floreadas. La vieja guardia milonguera, apabullada por los elementos foráneos y solo representada en el "Club" por Raul Cobian , alias Tanguito - no confundir con Tanguito , el creador de la balsa y reverenciadisima figura del rock argentino de los primeros años - se recluye en la seguridad de un statu Quo que ya comienza a despedir un intenso aroma a naftalina. El tango revolucionario se ha vuelto viejo ante esa oleada juvenil e incontenible que babea con Chico y largo Novarro , Palito Ortega, Lalo Fransen , Fernando Borges y Jose Obdulio Ostolasa . Si, lo han leido bien: Largo Novarro , Fernando Borges y Jose obdulio Ostolasa . A los dos primeros los recordaran los memoriosos y sino pueden buscarlos en Internet . P