domingo, 10 de abril de 2016

BRIGADA "T "TANGO - CUANDO LA MILONGA QUISO HACER SERIES YANQUIS - Por el Turco Desvarietti

Estamos iniciando los noventa. La juventud se vuelca en masa  hacia movidas musicales melancólicas y oscuras como el dark y el grunge. El  tango sufre y se resiente en la traición de la pibada, que no comprende que en las viejas y queridas letras, en esas desgarradoras églogas a la perdida hay más oscuridad que en el desaliño del pelo largo, el descuido vital y el maquillaje vampirico. La consigna de los lideres tangueros, los patriarcas de la desilusión es sencilla. Hay que recuperar a la juventud sea como sea. Desde los canales televisivos se llama a las mentes pensantes para que creen un producto fresco, identificable y netamente tanguero. a semejanza de las grandes series Estadounidense que nuclean al común de la población en embobadas sesiones pos cena.  El resultado:  un híbrido que verá la luz en el 91 y su final cuatro semanas mas tarde: Brigada "T" Tango. creado por dos obtusos plagiadores: Toñito Mugueri y Maxi Closa.
Desde el nombre se nos insinúa una aliteración equivoca  que mas tarde y groseramente aprovechara otro programa llamado Brigada Cola.  No creo que haya sido buscada, sino mas bien un fallo, de los numerosos desatinos  la serie. Pero vamos al contenido.
Los protagonistas son calcados a la serie original, cuatro militares tangueros prófugos de la ley  por un crimen que no cometieron: desviar un tanque que iba a reprimir la insurrección carapintada de semana santa  para asaltar una financiera con la que obtener fondos que paguen  clases y milongas entre los pobres.  Los cuatro   sobreviven en el anonimato como mercenarios capaces de "Arreglar" cualquier situación de injusticia en las que estuvieran involucrados malvados un poco bobos y pertenecientes al consorcio global de Milongas estandar. O simplemente "los enemigos"
 El cerebro de la banda es el coronel Jorge "Escipión" Esmile, que trabaja como doble de riesgo y es experto en planes y disfraces. Los guionistas pensaron equivocadamente que como "Anibal" Smith era así llamado por el gran general cartagines, nombrando al héroe como el antagonista y vencedor romano le daría mayor crédito a la serie. No tuvieron en cuenta dos hechos ciertos: Escipión cae antipático a los amantes de la historia por haber desbaratado el intento de un rebelde que se opuso al todo poderoso imperio. Y a las gentes normales el nombre les suena a remedio, a farmacia, talco  y  vejez.  Estaba interpretado por el actor Carlos Bragazi secundario en películas de acción clase B. 
El tipo guapo y carilindo del Grupo era el teniente Tomas Tempera "Fachita", un  sex simbol de la milonga, con trajes cruzados, peinado como Gardel y con impecables corbatas a tono con sus pañuelos de seda. Era el encargado de suministrar los materiales para los locos planes de "Escipion". Siempre se lo veía con milongueras de buen ver. No hablaba mucho y no lo dejaban. Tenia una voz nasal que impugnaba su apostura. Interpretado por un actor descartado del partido de los "Galancitos" Aldo Papur, que hizo mas dinero en la publicidad gráfica y en fotonovelas.
El siguiente miembro la brigada  es el capitán Gogui Munro o el Loco "Munro", un experto en vehículos y aviones. Casi siempre pilotaba el avión fumigador que los llevaba a las misiones, aprovechando para escribir mensajes incoherentes en el cielo como "Metele que son Caireles" "dale Darienzo al matienzo" o "me hago el sanguchito y me da tiempo de hacerme un adorno a mi mismo"..   Este personaje era un enfermo mental al que siempre había que hacer huir  del siquiatrico donde vivía.  Estaba interpretado por un humorista llamado Bruno Belguer y se contaba que como no se metía en el personaje se alquilo una habitación en un conocido loquero. Desapareció luego de los dos capítulos y no se sabe si estaba en la serie por favor familiar  o por ser uno más de esos inestables  mentales que pululan en el ambiente artístico. Su frase preferida era "hablando con un zapato de charol de ojitos pintados uno comprende la realidad de la técnica".
Y el ultimo personaje de la serie, como no podía ser de otra manera era el musculoso del grupo, el sargento Alberto "Mister Tortas" Barracas. Uruguayo  de Canelones,   parrillero con mal genio, miedo a los fumigadores y el conductor del vehículo terrestre de la Brigada: Una estanciera Jeep desvencijada a la que siempre tuneaban con soldadores en los momentos de la acción. Estaba interpretado por un luchador que quería entrar a los "Titanes en el ring" pero nunca pudo por lo ridículo de su personaje: "Hércules el plomero". Su nombre real era Esteban Grasi. Siempre aparecía con un traje a rayas con las mangas cortadas, un collar con la cara de Lomuto y una polera de cuello alto de color bordó.
La mecánica del programa era siempre la misma: Dueños honrados de milongas que comenzaban a funcionar bien  recibían la visita de personajes mafiosos del Consorcio que les montaban una milonga al lado y que eran cohercionados y casi obligados para que vendieran su negocio. Los malos eran consecuentes con sus métodos:  les llenaban la pista de giradores y malos bailarines capaces de luxar tobillos y talones, intervenían en la barra aguando los vinos, fernets o licores y se cobraban con prepotencia la protección con empanadas y sanguches, molestando  a los milongueros honestos y asustando a la muchachas que se iban en masa a la otra milonga, prefabricada y muy impersonal, casi como una franquicia.  Sin opciones,   los dueños "localizaban" o contactaban al General "Escipion" casi siempre en cabarets de la zona o en casting tangueros de productos para el pelo.
La primera intervencion de la Brigada "T" Tango, siempre era desastrosa. Arreglaban los destrozos de la milonga honesta y cuando volvian los mafiosos bailando Racciattis en tandas de Pugliese aparecian queriendo pelear para ser  sopapeados y amedrentados por los malos. Hasta "mister Tortas" parecia perder su fuerza y le daban con saña choripanazos y lonjazos con el cromo. Este primer intento fallido  respondia a una estrategia que funcionaba en la serie original para crear empatia y cubrir la cuota de tiempo. Viendo que la Brigada "T" Tango salia huyendo ante la desesperacion de los dueños de la milonga, los mafiosos se confiaban permitiendo a los "héroes" trabajar con soldador, autógena y taladros  en la creación de artilugios bélicos novedosos. Le ponían a la estanciera azul maravillosos gadgets como parachoques con Guantes de boxeo, cañones tiradores de empanadas quemadas  o hélices boleadoras hechas con bolsas de zapatos y cuando los mafiosos estaban festejando y a punto de romper la medianera para anexar la "Milonga honesta"  riéndose de las lágrimas de los organizadores y dijeys aparecian para darle la biaba a los malos y bailarse unas tandas potentes en armonía y perfecto orden.
Llovían golpes, tortas fritas, peluquines y  los malos huían con cara de ultima tanda sin pareja.
"Escipion" se encendía un cigarro 43/70 o un jockey corto - patrocinadores del programa -  y decía mirando a cámara "Me encanta cuando una milonga se realiza".
Y mientras todos se ponían a milonguear los héroes  tenían que salir huyendo porque el general Blackie  "Cachafaz" Deke esta a punto de atraparlos. Se subían a la estanciera, manejada por la periodista Barbara Cupli y volvian al anonimato y a la clandestinidad de su milonga "La vinosa", oculta a los inspectores y a los censores.
Este curioso invento no cuajo. Los actores eran malos y no sabian bailar. La asesoría coreográfica estaba a cargo de un milonguero viejo que abusaba de los ochos cortados y no tenia paciencia para explicar. Los decorados estaban mal pintados y los maravillosos gadgets belicos abusaban de alambre porque no habia  presupuesto para artilugios. Además la serie espoleada por ejecutivos ignorantes quiso  competir en franja horaria con "Miami Vice" y "Atreverse".
LLegaron a emitirse tres capítulos: "Aquí no baila ni Copes", "Taconazos y asco en la milonga Menesunda" y "el despiporre Sangucheril". Se cuenta que hay un piloto de animación hecho con muñecos: "operación silicona en la milonga Monona", un manotazo descentrado de eje que los guionistas quisieron imponer  razonando que los muñecos iban a tener más expresión que los actores.
Pero no llegó a emitirse. Se perdió en el olvido, una mas de  aquellas cosas que se plagiaron a la sombra de otras que alguna vez tuvieron éxito o simplemente mayor publicidad sin ser demasiado buenas ni verdaderas.
Como aquellas figuras que  de tanto repetir se vuelven solo un trazo sin razón, sin coherencia y sin una poderosa actitud emocional que las sustente.

sábado, 2 de abril de 2016

YA SALIO EL CATALOGO DE BOLUDECES MILONGUERAS DE PRIMAVERA DE LUSIARDO TANGO CLUB!!

Lo estaba esperando. Igual que nosotros.  Nuestros incansables técnicos se pasaron trabajando a contra reloj durante todo el invierno para satisfacer las exigencias casi imposibles de aquellos milongueros lideres de opinión, que moldean los mejores bailongos. El resultado de esta lucha titánica entre la inteligencia, el capricho y la imposibilidad esta aquí, en este  catalogo que hoy presentamos para todos ustedes, con el orgullo de un padre al ver a su hijo abanderado. O fuera del correccional de menores.
 Todo es cuestión de prioridades y gusto.


TARJETA ASÍS CARD MILONGUERING: Para los que viven la milonga con riesgos y andan invitando copetines sin medir los gastos o saltando de tobillo en tobillo por saltarse todas las clases y los códigos. Porque uno puede ser un inconciente pero con un seguro acorde a sus necesidades. La tarjeta ASÍS CARD  es la única que le brinda crédito para copichuelas, empanadas, sambuches y champán llegando hasta la generosa cifra diaria  de hasta 89 euros con 50 en caso de insolvencia repentina a devolver en mínimas cuotas o canje de servicios. Y eso no es nada. También le provee de  asistencia medica, farmacologica, siquiatrica o espiritual  según la tesitura y el lugar en el que se encuentre. Contusiones, pellizcos, codazos, luxaciones producidas por ochos para adelante tipo tecladito, ahogos, asfixias, puntinazos, voleas tipo Kung Fu, desengaños, traiciones y dudas teologicas.  ASÍS CARD MILONGUERIN le cubre las espaldas suministrando  en caso de necesidad  un técnico que visualiza la situación proporcionando un plan de fuga. Y con un pequeño plus de 3.50 proporcionamos dentaduras postizas con la cara de milongueros celebres en caso de golpiza y una bicicleta si quedó varado en un barrio extraño  por acompañar a una muchacha  o el técnico no llegó a tiempo. Porque todo puede fallar mejor Una ASÍS CARD.

TITO Y MELISA  - LOS AUTÓMATAS DE PRACTICA: Se acabo eso de practicar con escobas al estilo Pocho Pizarro para pulir la técnica en la soledad del hogar mientras escucha unos tangazos por la radio. Ahora puede probar todos los inventos y variaciones que se le ocurran con nuestros exclusivos autómatas funcionales TITO Y MELISA. Si cualquier pelagatos que se cree Bruce Lee tiene a su disposicion el poste con palos movibles para practicar velocidad, como no vamos a tener la solución Para Humberto Paredes o Humilia Wasingard, pobres estudiantes, pero aplicados en su hogar?. MELISA Y TITO tienen la torneadura justa de una pierna masculina y femenina, según el modelo elegido y cuatro piernas supletorias mas, por si hay que esquivar un taconazo de "Artista".  Tenemos cinco o seis modelos, pintados por  el afamado artista plástico Mirito Picason. Le han salido un poco abstractos,  pero reconocibles en las ultimas hora de la milonga.
Saquele brillo a sus ochos, inventé todo lo que quiera. TITO Y MELISA lo hacen posible.
Al menos en su casa.

LA APLICACION DEL MILONGUERO TOMASITO: EL JUEGUITO QUE TODOS QUERRÁN PARA DIVERTIRSE-
No es un poketeer, no es un jueguito electrónico. Es mucho más.
 Si!!!. Una nueva diversión para aquellos papanatas que no consiguen sacar a bailar ni por casualidad y tienen que divertirse hablando con otros marmotas como ellos o consumiendo un copetin atrás de otro hasta que caen bajo la barra. Con esta nueva aplicacion para móvil, podrás tomar el control de las piernas de cualquiera de esos tipos insoportablemente expertos que andan floreandose, burlándose de ti, pequeña bestia torpe!. Juega con el Milonguero Tomasito haciéndole hacer figuras lamentables en tu pantalla y al instante verás la replica en la pista, solamente apuntado la antena Telefunken 34 a los pies de la indeseable víctima que no sabrá que hacer con sus figuras y comenzara a chocarse con otros de su calaña!!!!
 Risas, diversión y caras de asombro aseguradas.
 No inviertes en clases?. Invierte en la aplicacion del Milonguero Tomasito con caras personalizables!. El Vudú del siglo 21!

EL TRAJE REVERSIBLE ROÑA TORANZA: Se acabó eso de andar llevándose a las tangomaratones y a los festivales una maleta donde se arrugan cuatro trajes o vestidos, uno para cada noche. Con el Traje reversible ROÑA TORANZA  tienes hasta cuatro posibilidades en un mismo traje.  Completamente reversible en estampados coloridos. Aseguramos que las solapas y los bolsillos están a diferente altura, para que nadie descubra que uno esta usando el mismo traje mugriento. Y si lo somete al vapor de la ducha durante el tiempo que le lleve enjuagarse las guedejas, el traje cambia de color!!!.
Si. Hemos adaptado la tecnología puntera con el nuevo tejido Filus 67. Un traje ideal para pasarla bien sin mucho despliegue e incluso para pasar desapercibido si se arma. Cada Traje reversible tiene un compartimiento con capucha, por si llueve o quiere enmascarar su rostro. Y para las muchachas Además tenemos el modelo FLAPERSHIP subible arriba de las rodillas. Cuantas posibilidades con una misma tela. Cuantas alegrías con el mismo olor!.
Éxito garantizado si se lo usa con el desodorante MATUFIAS para axilas descontentas.

DRON SILENCIOSO MOSQUITO VELOZ: Si es usted uno de esos que no pueden estar sin documentar su paso por las milongas y siempre se anda quejando de que no sale en las fotos esta es la solución: Dron silencioso Mosquito veloz.  El minicamarografo que captara todas las alternativas de su aburrido tango desde las alturas y sin que se entere nadie. El secretario ideal. Además podrá tomar la justicia por su propia mano, si no le respondieron al cabeceo o un mamotreto le estrujo la espalda. El Dron tiene un compartimento que libera una pequeña descarga de materia orgánica - léase babas,  mucosidades, o excremento palomero - sobre el incauto.
Quien necesita ahora a un justiciero como SUPERMILONGA, con este eficaz amiguito?.

EL PASADO DE GLORIA: Ya no hace falta aprender a bailar, pintar, escribir, cantar, hacerse con un nombre o llegar a la cumbre de la milongueridad por medio del ascetismo. Ya no es necesario ser amigo de Chicho o tomarse unos vermuses con Naveira. Con nuestra agencia de fotos falsificadas usted podrá hacerse con un pasado de gloria y presumir, justo cuando están a punto de echarlo a las patadas de la milonga por Bocón. Que no le creen que Desafió al Truco a Sebastian Arce y lo obligó a comer los porotos?. Saque la foto trucada GARABETA y abra bocas y mandíbulas. Que le dicen mentiroso cuando cuenta que corrió una carrera en moto contra  Robert Duval, Pablo Veron y el Cachafas y les ganó por veinte cuerpos?. Extienda ante esos escépticos el recorte trucado GARABETA donde aparece en primera plana. Que no pueden creer que usted le enseño a hacer adornos a Lucas Fernandez  y que hace 35 años que baila, a pesar de ir con las puntas hacia adelante?. Acerque a la rueda de criticones el daguerrotipo  GARABETA en donde esta al lado del Papa Pío, criticando la cadencia del Vasco Ain.  Y si necesita apoyo filmico, o soporte en vídeo Tenemos la mejor selección de publico exitoso o metraje desechado por Woody Allen para editar de forma que parezca que aplauden su coreografía paparula.
Porque con plata cualquiera puede comprar reputación y prestigio.
Mire sino a...

EL SEÑOR QUE SABE: un servicio exclusivo para todos aquellos que pueden acceder a la Tarjeta ASÍS CAR MILONGUERIN TRIPLE DE MIGA.  El SEÑOR QUE SABE.  Tu amigo ideal en esas noches en que no ganas ni una discusion.  EL SEÑOR QUE SABE.  Alguien que te hara sentir bien a pesar de los desengaños amorosos. Que justificara tus pequeñas miserias con altura y estilo. Que te permitira soñar con la victoria allí donde han caido los mas grandes seductores. Un pequeño auricular con la Cara de DI SARLI te pondrá en contacto con el cuartel general del SEÑOR QUE SABE y te permitirá ganar en discusiones, relaciones o sesiones.  Filosofo, filólogo, teólogo, coreógrafo, cocinero, retorico y Sofista. Maneja el retruécano, la perífrasis, el hipérbaton, la sinecdoque, la ironía  el laconismo y el nicarqueo. Se agarró a los guantazos con Bukowski, Saussure cruzaba la calle cuando lo veía venir. Le robó la mujer a Jacques Brel e Hizo llorar a Rholand Barthes.  Un procer de la oralidad que pasa por un mal momento y ofrece sus servicios para pagar su desmedida afición a los juegos de azar.
Disponible solo los miércoles en horario laboral.

Y como siempre el mejor surtido para el milonguero obsesivo o el novicio ensimismado. Tenemos hasta frases de autoayuda masticables sabor Tutti Frutti y Limón con las exclusivas "VOY A BAILAR BIEN" y "NO IMPORTA NADIE ME VIO".
Pedidos al 56437373737337.  O a vuelta de correo dirección Malandares 32. referencia Peluquería Maradona, preguntar `por Pocha.
Y si se le ocurre algún artilugio para hacer más cómodo su baile no dude en consultarnos. Nuestros científicos de plantilla siguen trabajando en nuevas Boludeces.
Con la Garantía de LUSIARDO TANGO.CLUB

sábado, 26 de marzo de 2016

CARTA AL CONEJO DE PASCUA DEL HIJO DE UNA PAREJA MILONGUERA

* La siguiente carta llegó a nuestra redaccion esta mañana. Consideramos que quien la escribe no tiene claras las fronteras entre realidad y ficcion. Y está muy mal.

Señor:
           Me llamo  Adolfo Pecorini Gra. Mi nombre no le sonara de nada, como tampoco el de Marcela Ramirez Suker, Borja Buglieni, Pepita Valeron o Mimito Predi Clausen. Pertenecemos  una asociación llamada H.D.M.D.F (Hijos de milongueros de festivales) y que nuclea a ex hijos de milongueros. Durante toda nuestra infancia fuimos abandonados en un infame hogar transitorio para niños cada vez que daban fiestas a nombre suyo y  de su mujer Easter o pascua  - como la llamaban en el barrio - Al igual que a fin de año hacían con su colega,  ese otro gordo farsante y malintencionado que se hace llamar Papa Noel aunque también responde a otros alias como Santa Claus, San Nicolás, o el niñito Jesús,  extraño apodo que sin duda le deben haber puesto cuando estuvo en la cárcel.  En fechas como estas, luego de largas e infructuosas sesiones de sicoanálisis y terapia  volvemos al nefasto sitio donde nuestros progenitores nos dejaban y tratamos infructuosamente de rehacer nuestras destrozadas vidas. El lugar se llamaba "Hospederia para milongueritos infantiles Cuquis".  Un sitio lleno de fantasmas y malas experiencias.
 Allí soportabamos como podíamos con nuestros pequeños corazones infantiles el jolgorio festivo en el que tantos intentaban encontrar algun sentido a su vida trasvistiendose con capuchas y bonetes o - como lei hace poco en una publicacion cientifica seria - clavandose semi desnudos a cruces filipinas. Y esperabamos, esperabamos en un tedio lleno de historias mal contadas por dos rufianes borrachos que todo volviera a la normalidad y pudiéramos reintegrarnos a la afectuosa rutina de un hogar simple y común de gentes adineradas  y ligeramente normales. Distantes pero enloquecidas por la milonga, a tal punto de aprovechar cualquier escapada o fin de semana largo para meterse en festivales o tangomaratones. mientras se dedicaban a hacerles festejos a ustedes. Pero nunca volvíamos a la normalidad. Y siempre a la casona de la Calle Lagartos 32, que ahora tiene precinto policial luego de que la señora y sus secuaces fueran detenidos por malversacion, abuso y agiotismo. Y, como siempre los principales instigadores están sueltos. Gozan del beneplácito y la aquiescencia general.   Lo digo sin pelos en la lengua. A usted señor Conejo de Pascual, al señor Gordo maligno Claus, a su señora la santa Pascua y a todos los rufianes como los reyesuelos esos de oriente que nos arruinaron la vida entonces y ahora cuando aun despertamos desconsolados - tal como hacíamos en la hospedería en mitad de la quietud ominosa de la noche  -  les debemos esta inseguridad, esta vida vacía de sentido y llena de recuerdos horrendos. Desde los cinco y hasta los dieciséis  años, en que huí de casa y me refugie en la seguridad del hogar de un quinielero fanático de Donato estuve odiando la fiesta en su honor. Y ni siquiera podía saber cuando caía, porque todos los años era en diferente fecha, a diferencia de la montada por su compadre delictivo el señor gordo demente de la Navidad.
Nuestros padres milongueros enfebrecidos por la ceguera y la locura de bailar  suplían con dinero lo que no podían comprar con cariño, creyendo en su inocencia y en su liviandad que nos dejaban en buenas manos y nos abrían las puertas a un mundo de complicidad y comprensión que compartiriamos con ellos, ya mayores. Haciendo como hacen esos hijos dilectos que se  vuelven compinches de sus padres y comparten experiencias y vinos con ellos.
Pero no señor Usurero Conejo de Pascua caga huevos de colores que se transforman en chocolate con sorpresas por culpa de los empresarios del ramo. No señora Hedionda Pascua perversa empanadera de atún grasoso y espinaca sosa Easter. No señor Gordo flatulento mata nutrias peletero Santa Claus, o como figure en el expediente que de usted tiene la policía y las fuerzas de seguridad, sea de la nación que sea.  La realidad,  nuestra realidad de hijos consentidos y ricos de padres con el cerebro carcomido por el tango era otra muy diferente.  En aquella casa inmensa con cortinados en los que se reproducían escenas de milonga y valses y donde a la hora de comer solo recibíamos alfajores con el dulce de leche vencido y sanguches de miga con el queso arqueado como una bailarina de ballet en extraña pose;  Donde nos llenaban con  zumos mal hechos y refrescos que en vez de proporcionarnos una piadosa inconsciencia por las noches nos mantenían en vela escuchando la maligna e invasora presencia de una versión lenta y aberrante de "haceme cucú" aprendimos la lección que nuestros inconclusos estudios no nos enseñaban: A odiar lo que representan sus fiestas, fiestas que otros dedican a procesionar para obtener alguna dispensa celestial por sus conductas reprobables de todo el año, fiestas que tampoco tuvieron nunca aquellos otros huerfanos desvalidos del tal Dickens que solo reciben para comer hueso de caracu sin tuétano,  patata arenosa y cruda regada por un chimichurri que no viene a cuento  y olor a ajo.  Y si unos se ponian trascendentes y los otros  recibian palizas y eran obligados a robar, nosotros no fuimos menos. Nos apalizaban con   boleazos a pierna abierta en medio del culo. Y teniamos que robarles zapatos de diseño a nuestros padres. ¿Cuantas noches gritamos abrazados a peluches mugrientos con la cara del Cachafáz o de Libertad Lamarque mientras  nuestros padres se abrazaban en infinitas tandas, sin siquiera efectuar una sola llamada al hogar de esa Mujer terrible, desfigurada por los celos y la soltería, a fuerza de planchar en los bailongos por su orgullo que le impedía hacer clases?.  Esa mujer a la que esquivaron los cabeceadores mas afamados de su época forjando su carácter inflexible y ruin, agriando su belleza natural e incoando un  vengativo plan que la llevó a montar un hogar para niños ricos, un sitio que muchas veces en mis pesadillas he identificado con el infierno?  Usted No sabe lo que es levantarse en mitad de la noche con los ojos arrasados por el llanto, los pies fríos y los oídos llenos del "haceme cucú",  siendo descubierto en mitad del pasillo por los esbirros de la Señora: Jacinto y Ubaldo, dos profesores frustrados de canyengue que nos obligaban a hacer ochos mal hechos contra la pared hasta que caíamos rendidos de cansancio.  Usted no conoce lo que es escuchar esas espantosas historias de la milonga y los cuentos de navidad y de pascua con la que esos tipos que se creían narradores nos atosigaban, endilgandonos sus hazañas cual si fueran héroes. No conoce las miserias de los huerfanos por el tango, con padres disolutos e irresponsables que daban menos  crédito a nuestras suplicas, miedos, desatencion infantil que a las palabras de Malena Cuquis y los efectivos cancerberos que arruinaron nuestra vidas  y  cumplen condena por contrabando de cromos.
Ahora ya es tarde para exigir responsabilidades. Hemos aprendido con terapia  a perdonar a nuestros antepasados, pero quedan algunas cosas que no podemos pasar por alto . Y  no estamos solos. Hay muchos que padecen con angustia sus fiestas y no todos son  milongueros o hijos de milongueros o milongueos.  Estamos contactados con otros afectados como el colectivo T.T.L.F (Trabajadores de todos los festivos),  A.F.N. (Angustiados de familia numerosa) y la O.P.A.F (Odiadores patológicos de alegría forzada). Sin contar todos aquellos desdichados seres a los que no les queda nadie con los que festejar, personas tristes y a los que injustamente se les endilga el rotulo de "Gentes sin espíritu". De pascua, de Navidad o de la fiesta que sea.
No crean que saldrán impunes. Juntos los iremos a buscar, y les haremos pagar, se escondan donde se escondan. Ya sea en un mundo de fantasía, en una creencia religiosa o donde sea que ejerzan su poder fantasmal.
Y les bajaremos todos los dientes para que aprendan.
Quedan advertidos.

jueves, 17 de marzo de 2016

LOS EVANGELIOS MILONGUEROS DE LA IGLESIA DE LOS PRIMEROS PASOS - Por El Coya A Gurrietes

Si hace poco contábamos el devenir de esta nueva facción religioso-tanguera sin abundar demasiado en los detalles, teniendo en cuenta que su profeta  es el Pebete Burundi, que afirma que el tango es africano con una solvencia tan dudosa como sus historias y su memoria ahora hemos visto el libro con el que han edificado su culto estos ostentosos milongueros, reconocibles por los colores del culto, el rojo y amarillo y por el signo que trazan en la pista: Un nueve trazado con lápiz  en sentido inverso y la pierna cambiada. Se trata de los Evangelios milongueros, unos rollos encontrados a la orilla del lago Tanganika, en una primitiva bolsa para zapatos hecha de madera trenzada,  escritos sobre chalecos de piel de cabra junto a un par del 36 de mujer y uno del 45 de hombre en charol. Según estos manuscritos de antigüedad cuestionable ya que El Pebete Burundi solo dice que son "Viejisimos" Hay dos corpus. El primero es el ANTIGUO TESTAMENTO que contiene 7 libros:  el GENISES  - "En el principio estaba la pista vacía y los muchachos y las muchachas no se animaban a hacer los pasos del maestro" - EL ÉXODO DE LOS MILONGUEROS PIOLAS,  JUECES, 
NÚMEROS,  LA CAUTIVIDAD DEL PASO,  LAS TRIBULACIONES DE ALBERTO Y  EL DILUVIO DE PAVOTES. El segundo es el  NUEVO TESTAMENTO que tiene seis partes: MATIAS, MARCELITO, LUQUITAS,  JOTA,  LOS HECHOS DE LOS FAMOSOS DE FESTIVAL Y EL APOCALIPSIS MILONGUERO,  haciendo foco los cuatro primeros en  el denominado "Cristo de la Crotada"un muchacho llamado Rolando que hasta los 30 años estuvo ayudando a su padre en la zapateria familiar, hasta que sintió el llamado del cromo y se puso a predicar "La vieja nueva" en un humilde club de barrio al lado de la cancha de pelota-paleta con sus doce discípulos: Panchito, RuBén, Graciela, Mirti, Jota, Varinia, Andrea Ponce, Tadeo "El Estilista", Simón "Pepe", Maria Malena,  La Petisa Carmen y Judas Palorti,  el discípulo que lo traicionaría entregándolo a las autoridades del giro y la sacada para poner  luego una escuelita de Técnica.
Y si bien esta el libro todo viciado de ridiculez, no se le puede achacar que sea sexista, quizá para que las parejas estén igualadas. Algo que cuesta siempre en las clases.
El libro todo no es muy grande. Apenas lo que entran en tres chalecos de talla 48, lo justo para ir leyendo entre tanda y tanda y no abandonar las obligaciones de los "debutos" como se auto denominan los implicados en esta aberrada secta porque siempre entran a la ronda como si no la conocieran y con la espectativa del primer tango que bailaron. Editorial EL CROTO, a la vanguardia del absurdo - como siempre - ya está en tratativas para publicar esta bazofia. Y es posible que se venda en serie, como los absurdos chalecos rojos saldos de algún sastre que vio el negocio y anda actualizando porquerías con animo de lucro.
Para que ustedes juzguen el valor literario de los "Evangelios" reproducimos aquí un fragmento del GENISES - no sabemos si el cambio de letra es intencionado o un descuido - que habla de la destrucción de "SONAMOS" y"  GOMATRISTE" .
1 En aquel tiempo Había dos milongas que habia caido en la locura y en el furor lascivos: "SONAMOS" y "GOMATRISTE.  Allí los impíos se regocijaban girando sin control y adelantando por la derecha, queriendo todos bailar por afuera y castigando a los que estaban por el centro.
  2 Apretujaban a las mujeres con sus pechos sudorosos y sus vestimentas negras mal lavadas y con furia casi lasciva no las dejaban pisar  porque ya no recordaban la enseñanza de los primeros pasos y se habían enardecido con sacadas y puntazos repartiendo sin control voleos altos y castigadas.
3 Y se elevo el clamor contra las dos milongas y EL SEÑOR así hablo: por cuanto el clamor y el pecado de estas milongas aumenta  descenderé sobre ellas y las destruiré. Pero su siervo Abraham Nulisky intercedió por ellas.
4 Y se acerco Abraham al señor  y le dijo: No hagas macanas. Pensalo Bien.  Destruirás al justo que baila en el compás junto al impío? Quizá haya 20 justos que bailan bien. Y además consumen.  Porque el les vendía y temía que ya no pudiera hacerlo, pues su corazón había abrazado el lechón de oro.  Entonces el señor  dijo: " Si hubiera o hubiese, no veinte, sino diez los salvare". Y castigando a Nulisnki a hacer ochos perpetuos obró mandando  a sus dos ángeles SATURNO Y MOIRO para que fueran a inspeccionar.
5 Y encontraron atribulado a Lot Gonzalez, el profesor, en la puerta de "SONAMOS". "Me han echado. Vinieron dos forasteros grandes maestros y  se pusieron a hacer acrobacias restando una porción de la pista y  arruinando a los pobres principiantes que ya no saben como pasar. No tengo mesa, pero los acomodare como pueda y compartiremos pan, sal y vino. Pero el de la puerta había caído también y no quería dejarlos entrar.
6 Y Lot intercedió regalándole sus zapatos para que entraran. Y juntos se sentaron cerca de una mesa reservada donde se regocijaban y hablaban con grandes gritos los inmorales. Y todo esto lo miraban los ángeles y Con cada tanda se nublaba más su rostro y mas criticaban a los innobles, queriendo enseñarles el paso verdadero.
7 Y cuando fueron al baño, rodearon a Lot los hombres y con grandes burlas le decían: Donde están los varones que vinieron contigo?. Sacalos para que los conozcamos. Y lot casi llorando les decía: "les ruego hermanos que no hagáis tal maldad, he aquí que yo tengo dos muchachas principiantes. Bailad con ellas y haced como os pareciere, pero a los varones no hagáis nada"
8 y ellos no entraban en razones: "vino este extraño a enseñarnos el ocho milonguero y habrá de erigirse en juez?". Y hacían gran violencia con el y le tiraban los tirantes y le manchaban la camisa roja,  acercándose para tomar y romper todo lo de  la mesa.
9 Entonces alargaron la mano desde el baño los ángeles y metiendolo también en el baño así dijeron a Lot " Si tienes algún discípulo más  aparte de las novatas  esas que querías entregar sacalas por la puerta de atrás, que vamos  destruir este lugar, como quería el señor, que es destrozón.
10  Y huyendo por atrás salio Lot con Ponce, Menedez, Zabulon, Imer, Saquer,  Amelía, Lucia y Marcol. Y no eran diez.  Y se oyó un estruendo Troiliano y llovió azufre y fuego.
11 Y todo parquet fue arrasado y yerma quedo la ronda y todos perecieron. Y a "GOMATRISTE" también le tocó porque no juntaban ocho justos. Que pena.

Como se ve estos evangelios milongueros son una patochada, con un estilo hórrido y frecuentes anacronismos. Hará las delicias del publico decadente de "Editorial El Croto" que ya tiene una portada montada y robada, fiel a su estilo.
Mientras los debutos de la iglesia milonguera lo difunden en versiones de lujo hechas con retazos de chalecos rojos felices en su credo y como una mancha más entre las tantas tribus de la milonga.
Esperemos no llegar a los extremos de SONAMOS y GOMATRISTE, aunque de vez en cuando nos sintamos tentados a actuar como los ángeles SATURNO y MOIRO y arrasar con todo.
Respeto. Amo y comprension. Ante todo.

viernes, 26 de febrero de 2016

LA IGLESIA MILONGUERA DE LOS PRIMEROS PASOS


En estos días, y viendo la proliferacion de milongueros y milongueras vestidos de rojo y amarillo, supusimos que estábamos ante una nueva moda entre bailarines. Se sabe, basta que un diseñador
saque algún nuevo artilugio o diseño, para que lógicamente todas las milongas se contagien, lo mismo que con los pasos.  Pero lo extraño, era que los milongueros que estaban de rojo, bailaban de una manera diferente a la que suele verse hoy en las milongas, mas pausado, con una caminata peculiar y recreándose en pasos que habíamos creído perdidos, como la sentada o la empujadita con gancho. Luego investigando, vimos también que en alguna milonga habían puesto en la barra una alcancía roja donde rezaba en grandes letras amarillas "IGLESIA MILONGUERA DE LOS PRIMEROS PASOS - DONACIONES". Esto nos llevo a abordar directamente a uno de aquellos milongueros, que abusaba del triple gancho. El mismo nos confirmo que pertenecía a la iglesia y nos invitó a visitar el templo. Al otro día de tarde nos encontramos que la sede de la iglesia estaba en un viejo club de barrio, al costado de la cancha de bochas en una sala de parquet kerosenado donde había un signo con el que se identifican los debutos, como se hacen llamar los seguidores y allí mismo el Saquedan - dudosa figura retorica para identificar a quien oficia la misa milonguera - nos habló de la iglesia. " Creemos en los primeros pasos, aquellos primitivos y auténticos pasos a compás que nuestro profeta trajo de su África natal, en el giro del hombre alrededor de la mujer, en el "símbolo del Ictis invertido" que es lo que todo debuto debe hacer en las pistas y en la fugacidad y la improvisación. Sabemos que nuestro padre milonguero que ha de venir a juzgarnos desde una mesa con el cáliz de vino en la mano izquierda, ve agradables nuestros sacrificios y sabe que el ocho cortado en una forma de atrapar el infinito. Los debutos se llaman asi, porque el hombre de fé debe pisar la ronda como si fuera la primera vez que va, con inocencia y ansiedad. Por eso el signo de nuestra creencia es parecido al pez, el ICTIS, con el que se identificaba a  primeros seguidores de Cristo, pero si se fijan bien, verán que nuestro trazo va hacia adelante, para no interrumpir la ronda. Es lo que nuestro profeta africano nos enseño. " Apenas nos hubo dicho esto un sujeto de peluca rubia y rizada con una túnica roja y una sobrepellíz amarilla subió al estrado y enseguida todo comenzó a cuadrar. Aquel tipo era el "Pebete Burundi", el mismísimo sujeto que se daba el lujo de criticar a los campeonatos mundiales de tango afirmando tajantemente que el tango era Africano en sus orígenes, concepción y factura,  que los uruguayos y los argentinos se habían aprovechado del compás africano perjudicando al equipo Burundés que fue a competir en el primer mundial de tango, llegó a la final y fue engañado por los Uruguayos, que los retuvieron en una habitación. El mismo Pebete Burundi que publico en nuestro Blog una publicidad con sus vídeos  "Curso para principiantes del Pebete Burundi y Milonguero esperto", que nos quedó debiendo.


El saquedan emocionado dijo "Es nuestro Profeta, y ustedes tendrán el privilegio de escucharlo"
Y sin que pudiéramos replicar aquel extravagante  y reconvertido ser comenzó a hablar:

"Queridos debutos y debutas en la fe de nuestros pasos, a ustedes me dirijo, que desfallecen contra las sacadas y contra los giros, que ven como su cadencia se ve amenazada por el mal uso de la disociación y que tienen dudas. Difunden la vieja nueva  y las palabras en las milongas, y se exponen al escarnio a la burla y  la incomprensión. Pero yo os digo que el reino de nuestro señor milonguero es como el  sanguche medio mojado de jamón y queso que queda en la bandeja y que el rico desprecia porque no lo ve agradable a sus ojos. Ese rico que va a la clase todas las semanas y con su infinita arrogancia pretende que el señor lo ilumine, solo porque pagó mas que los otros y se da el lujo de hacer clases privadas. Pero sus pies no lo acompañan. Y su corazón rico tampoco. Y solo va una vez a la milonga y en la ronda gira y gira y topa con todos  los molesta, porque cree que su espacio es mas importante que el de los otros milongueros. Y no practica y no tiene cadencia. Y apunta con el codo a los demás y a su perdición. Porque yo les digo que antes entrará en el reino milonguero un pobre con sus zapatos agujereados sin cromo y sus callos endurecidos,  que come agradecido el sanguche medio mordisqueado, a este rico con sus camisas y pantalones de diseño, con su cortecito y su melena cincelada para seducir y sus zapatos a medida. Porque ese no sabe que el sanguche es la sabiduría y está lejos del tango, y nunca lo entenderá.
 Seamos hermanos debutos, humildes en nuestra sabiduría, en nuestra cadencia para recibir la inspiración de nuestro señor todo el tiempo que podamos, porque sin miedo debemos perpetuar el milagro de la inspiración en cada milonga, hasta que podamos acceder al reino milonguero con sus empanadas y picadas infinitas, con su lechón que nunca se acaba y sus alcoholes que nunca dan resaca, con sus manteles que no se manchan y su perpetua "ultima tanda". Con su temperatura adecuada y sin sudor y esa fragancia etérea que nos envolverá para siempre y preservará hasta el más insignificante de los pasos. Allí en la pista inmensa veremos fraternales competiciones jocosas y nunca perderemos  el compás. Crean mis hermanos, crean en ustedes mismos, porque el más pequeño de los pasos, el mas ridículo tiene a los ojos del señor su belleza. Y ahora hermanos debutos recemos juntos la oración que nuestro señor milonguero nos enseñó:

                    "PADRE PASO, QUE ESTAS EN EL SUELO
                    SANTIFICADA SEA TU CADENCIA
                    VENGA A NOSOTROS TU EJE
                     HAGASE TU VOLUNTAD,
                     ASÍ EN LAS PIERNAS COMO EN EL PECHO
                    LA MILONGA NUESTRA  DE CADA DÍA DANOSLA HOY
                   Y PERDONA NUESTRAS SACADAS
                  ASÍ COMO NOSOTROS PERDONAMOS A QUIENES NOS VOLEAN
                Y NO NOS DEJES CAER EN LA TENTACION
               MAS LIBRANOS DEL MAL COMPÁS.
                                                 ARMANDO. "

Enseguida todos se postraron, hicieron el signo del infinito en la frente contestaron a los gritos "ARMANDO" y luego, mientras el Pebete Burundi elevaba los ojos al cielo y comenzaba a cadenciar con enloquecidos pasos, todos comenzaron a bailar en la ronda una milonga Firpiana. Por lo que aprovechamos para salir huyendo, antes que nos convirtieran, en esta mescolanza absurda y degradada iglesia que sincretizaba y cretinizaba el credo cristiano con la doctrina de los vikingos, la iglesia maradoniana y vaya a saber que más.
No nos extrañe que como la IGLESIA DEL ESPAGUETTI VOLADOR  o la  IGLESIA DEL SUBGENIO, que te garantiza la salvacion eterna o te devuelven tu dinero  las milongas se llenen de debutos, con sus vestimentas rojas y sus pasos estrafalarios. Por lo menos su cielo, es simpático. Aunque es mejor no esperar demasiado y darlo todo aquí. No vaya a ser que después no haya nada...

sábado, 13 de febrero de 2016

SAN VALENTIN MILONGUERO CON EL DELIVERY MELON DEL AMOR LUSIARDO

Si!! llega San Valentin y las parejas milongueras  corren a comprar sus obsequios y regalos intentando que el zozobrante barco en el que los dos se han metido no naufrague en el medio del océano por culpa de la indiferencia o la avaricia. En Lusiardo Tango Club somos conscientes de esos extravíos domingueros en que por atender a obligaciones religiosas, ateas, futbolisticas o culinarias hemos llegado a las 23.59 de la noche y percibiendo cierta tensión preguntamos con cara de inocencia y estupidez: "te pasa algo?".
Por eso hemos creado nuestro servicio especial Delivery melón con regalos tiernos  que vienen envueltos en celofan y aluminio de colores para ablandar el corazón más difícil y llegaran a su casa o a la milonga antes de la tragedia.  Pero si las cosas han ido mas allá, casi al borde de lo imposible y las flores mustias rociadas con colonia, el perfume imitacion con un lacito rojo,  los bombones de chocolate medio derretidos  o el libro usado de Bucay envuelto en papel madera  no funcionan tenemos la serie Vértigo ideal para desavenencias en la milonga.  No garantizamos efectividad 100 x 100. Pero por lo menos no lo pasara peor.
EL LABIO BESUCÓN DEL CACHAFAZ: Cuando todo esta perdido pongase nuestro labio artificial del cachafáz  delineado con chocolate y persiga a su pareja por toda la pista. El Labio tiene un resorte que le hace dar besos espasmodicamente y provoca la hilaridad y la concordia. Total, si lo van a echar, que sea con humor.
CATALOGO DE CARAS LASTIMERAS Y FRASES PARA DAR PENA DEL PROFESOR ENCHASTRE: para tipos hoscos, de pocas palabras y que tienen una desconexion evidente entre corazón y cabeza hemos ideado este catalogo de caras y frases, porque sabemos que no puede expresar lo que siente y con su cara de membrillo pisado no le creen. El profesor Enchastre ha compilado y diagramado todos los gestos posibles de patetismo, para que usted pueda inspirar lastima y acariciar el perdón. Además ha compilado las mejores frases para dar pena seleccionadas en películas  de Oriente - , para que no se sepa que la frase no pertenece a usted y sea mas difícil de rastrear - diseccionando luego de mucho trabajo los mejores monólogos para pedir perdón. Viene con una guia rápida y fácil de aprender en dos tandas, y una careta estándar que se amolda a su cara natural  con la expresión numero 62 del profesor: congoja y circunstancia luego de dejar los platos sucios en piso suburbano. Notable.

SOMBRERO MALEVO GATITOS: Acaba de romperle el corazón . Ella estará llorando en una mesa, con una copa de champán ya caliente y el consuelo de un Pugliesero que comedidamente se acercó cuando usted se fue a gritar  y a fumar afuera.   Pero aun puede inclinar la balanza a su favor. Si nos llama, uno de nuestros muchachos le acercara en la moto cereza de la felicidad un sombrero malevo gatitos. Y cuando ella lo vea llegar desde las profundidades del salón con los cuatro tiernos gatitos de peluche maulladores  sobre su cabeza, se le aflojara el alma. Y si con eso y las burlas de sus compadres de la milonga no recupera su amor, bastara que ponga la cara convincente numero 33 del profesor Enchastre - sé que soy un desastre y tengo los pies embarrados pero te quiero y te traje una pizzeta de anchoa -  y diga casi en un susurro: "En el goteante rocio de la montaña que fatiga los pies deje mi pena y mi dolor esperándote, luego de que me atacara Shien Tsi. Me perdonas negrita?" del parlamento de la película KARATE A MUERTE  EN WUTAI. Ella no tendrá ni idea de lo que le esta hablando pero su patetismo payaseril la enternecerá. Aunque tenga que cambiar de milonga.

LA TARTA DE CELEBRACIÓN INSTANTÁNEA CATALDI:  Le dijo de ir al cine. Y usted no quiso. Le dijo de ir al teatro. Tampoco quiso. Le preguntó si  podía reservar mesa en un restaurante con 3 estrellas Michelin. Y usted se la llevo a la milonga y pidió un familiar de milanesa que cortó con la mano - el trozo grande para usted - y una cerveza negra que a ella no le gusta. Cuando fue al baño un amigo le dijo: "Que tal  con Marisita, como pasaron San Valentin?" usted dijo Uhhhh.  Por suerte aun puede llamarnos y pedir la tarta de celebración Cataldi. Un sobrecito que cabe en el bolsillo. Si ella no se ha ido usted pedirá al camarero un plato y dos copas de champán barato y acercandose al estilo James Bond  dirá: "pensaste que me había olvidado eh? y sumergiendo  el mini gotero Cataldi  suministrado en el pac en su copa de champán derramara una gota de liquido sobre el contenido del sobre  creando de la nada un simpático pastel de San Valentin con un anillo de brillantes en su interior que la devolvera a sus brazos. Eso si, Si es tan rata como para no jugarsela con el cava barato, procure utilizar una lágrima - detalle autré - o una gota de agua.  Ni se le ocurra probar con saliva. El pastel se desinfla y se nota que el anillo es de plástico y vidrio.

Y si todavía anda buscando el amor, tenemos un surtido especial de:
  • tarjetas pintadas por nuestros artistas sin alma con poemas cursis
  •   simulacros, situaciones y oportunidades para propiciar el romance
  •   desesperados, descatalogados y desahuciados para simular amor.
  •  falsos mensajes románticos para móvil enviados por wasapps desde nuestra central cereza de corazones solitarios, atendida por Cacho y Pocho, los milongueritos del amor, para despertar el interés de las chicas cercanas o al menos no pasar por uno de esos milongueros que dicen: "solo vengo a bailar" porque están buscando el amor de su vida en las rebajas y ni así lo encuentran.
Productos exclusivos de Lusiardo tango Club. Llame ya al 565679946588590 o pregunte por Vieytes y Luconi. 

viernes, 29 de enero de 2016

ESPECIES MILONGUERAS EN PELIGRO DE EXTINCION

Puedes verlos en cualquier milonga errando casi al borde de la melancolía. En sus épocas de esplendor su cantidad llegó a ser tan grande que las gentes de bien se divertían cazándolos, al igual que búfalos, a fuerza de bromas y chanzas, hasta que lógicamente se fueron alejando y disminuyendo  con su hábitat natural amenazado por el cambio climático o la caza furtiva a taconazos. Hoy se encuentran en peligro critico de extinción. Lo que ha motivado que el conservacionista Pírrico Beban haya creada una asociación para protegerlos: " Nos encontramos con numerosas especies milongueras que con las nuevas costumbres no tienen cabida en la pista. Nuestra misión es protegerlas y brindarles un entorno agradable para que enriquezcan la fauna local. Eso contribuye a la biodiversidad y nos aleja de ese molesto milonguero tránsgenico que se esta poniendo de moda globalmente  y además de girar solamente es muy desabrido. Ese es uno de los peligros mayores, junto con especies invasoras como el AGRANDADUS FORENSIS o el TRAJECITUS DISEÑUS que están colonizando y devorando  las especies autóctonas. ".
Pero veamos con detenimiento las especies milongueras mas amenazadas.

URSUS TECLADITUS: Su característica principal son sus manos grandes con las que intenta marcar ochos, no uno o dos, sino hasta cuatro o cinco, hacia atrás o adelante presionando espaldas con un primitivo sistema de presión. A simple vista puede confundirselo con el URSUS MARCUS, una subespecie cuya impronta se ve en muchas milongueras incautas a las que someten a excesiva presión. De naturaleza mansa, al oír una variación se transforman en seres al borde de la ferocidad que no cejan hasta obtener su cometido. Se los puede encontrar de a dos o a veces en manadas hablando de las viejas épocas.

ARAÑUS RESBALIENSIS O MILONGUERO ATRAPA ALIENTO: Esta formidable especie suele tener una considerable fuerza que utiliza en el abrazo de tal forma que una vez que atrapa a la milonguera no la suelta. En ataques severos se ve a la mujer intentando en vano pisar, teniendo la curiosa sensacion de no encontrar nunca el suelo. A su vez la presión del arañus - que siempre parece creer que la mujer se le resbala, de ahí su nombre -  se va incrementando y puede ser letal en un Pugliese, donde hasta puede verse profusión salivar. El arañus vive en sociedades altamente gerarquizadas donde el líder de la manada es quien tiene el abrazo mas férreo. Se alimenta principalmente de carne, vino y pizza. Aunque también se ha visto a arañus que se animan a comer Tofu y sopa miso creyendo erróneamente que les dará nueva vitalidad.

RATUS MERODIENSIS PISTIS: O rata merodeadora de rondas. Este ser es carroñero por naturaleza. Espera timidamente al borde de la pista y cuando va a sacar a bailar suele efectuar cabezasos a varias muchachas hasta que al fin alguna sale. Entonces el ratus se sume en un baile delirante cuya finalidad aun no está muy esclarecida. Suele aprovechar las sobras alimenticias de otras mesas e incluso beber restos de vino o champán, cuando los ocupantes de la mesa se han ido. Se ha dado el caso de ratus que ni siquiera han esperado la ausencia de milongueros, y cuando los ven entusiasmados en una milonga le encajan un mordisco al bocadillo o la vianda, tal es su voracidad.

HIENUS  BONACHUS CARCAJERIS:  He aquí una especie en peligro de extinción.  Antes era muy frecuente encontrarla en cualquier milonga, con su sonrisa expansiva y sus chistes mediocres y repetidos. Hoy apenas quedan unos pocos ejemplares que sobreviven como pueden, contando los mismos chistes malos en los intermedios de  todas las milongas con su característicos trajes cuadriculados y en tono marronaceo. El Hienus es una especie que necesita llenar todos los silencios con su cacofonía  para marcar su territorio. Las crías de hienus son aun más desagradables que los adultos, pues además de no tener gracia son insistentes.  Son seres solitarios que al topar con otro de su especie tratan de amedrentarlo con chistes cada vez peores. Su frase favorita entonces es "Llamate a silencio".

SEDUCTIS BABOSIS: Esta especie es una de las mas reconocidas. Se caracteriza por efectuar un curioso ritual de seducción en pos del apareamiento. No se sabe aun cual es la gracia del ritual, pues el baile , visto desde afuera, por un observador desinteresado es francamente catastrófico.  El seductis está en peligro de extinción básicamente porque el ritual no funciona. Puede ser que en épocas remotas su baile le brindara posibilidades para la conservacion de la especie, pero hoy por hoy solo le asegura carcajadas. Es una especie con una cantidad desproporcionada de espécimenes envejecidos. El macho suele apelar a peluquines, tinturas y soluciones farmacológicas y la hembra a implantes de siliconas y botox.  El seductis no tiene conciencia de si y por eso cae frecuentemente en el ridículo.
"Como milongueros de hoy es nuestro deber proteger la biodiversidad en la milonga - nos dice casi con lágrimas en los ojos Bebán - Muchas especies como el HOMO SANGUCHITUS o el PRIMATUS SENTADITUS  han desaparecido devoradas por especies mas rápidas y que ni siquiera esperan un compás como el PASUS PASUS,  tan común en las milongas de hoy.  Por el bien de nuestros hijos estaremos allí, incentivándolos y cuidándolos para que ellos los vean en acción."

Habrá que ver si la evolución milonguera respeta a estas especies o por el contrario, las absorbe en nuevas y temibles especies que ahora no imaginamos. A saber.

viernes, 15 de enero de 2016

AVENTURAS MILONGUERAS EN TOKIO ( II) - Por Yamate A. Zilencio

Resumiré lo que queda del viaje, quizá las impresiones mas salientes,  pues describir en dos entradas el corazón de  una ciudad tan heterogenea como Tokio donde cada barrio es un pequeño mundo es tan improbable como encontrar chorizos criollos - para reponer los que nos había dado el Loquito Piazzolla como obsequio al emperador y victoria de River en el Mundial de clubes y que dejamos como ofrenda en el pequeño altar de los zorros  -    en un supermercado, en el mercado o en tiendas de 24 horas .   Fatigamos las calles de Ueno.  Incluso nos metimos en un  edificio con un subterráneo lleno de tiendas de pescado, mariscos, setas y  carne, la típica carne japonesa llamada wagyu, muy veteada y fina, que Masayo San nos hizo probar  cocida en salsa de soja, sake y azúcar, con verduras y que se llama Sukiyaki.  En días sucesivos y ya sin su ayuda -    había volado a Hokkaido  para ver a sus padres  - vimos Akihabara ( el barrio eléctrico) con su desparpajo y la humanidad enloquecida por el neón, los juegos y los mangas;  la torre de comunicaciones Skytree ( la estructura artificial mas alta de Japón),   el puente kachidoki que antes era levadizo pero ahora esta soldado y tiembla,  kapabashi con sus estatuas del mítico Kappa y su calle de la cocina.  Encontramos  restaurantes especializados en cangrejo, anguila, pickles, rábanos, huevas y  todo lo que nunca se nos hubiera ocurrido que se pudiera comer,  fresco y delicioso.   El Pibe Pergamino se había hecho un experto con los palitos. Yo en cambio tuve que pedir dos cucharas para practicar, y aun así se me escapaban los trozos de setas, el tofu, la col.  No digo ya intentar llevar a la boca el arroz del domburi que, aunque pegajoso, se obstinaba en caer y caer, hasta que lo pinchaba como suelen hacer los niños.  Pero los japoneses son muy corteses y no dados a la risa ni a la burla.   Intente que nos metieran en tatamis,  pero por lo general estaban ocupados, y teníamos que conformarnos con taburetes en la barra, donde veíamos como con pericia  los locales atrapaban los fideos de soba y los sorbían con gusto y ruido, sin inmutarse. 
En ese peregrinar no encontramos nada ni remotamente parecido a chorizos criollos.
Una mañana se nos ocurrió que quizá podríamos encontrarlos  en el mercado pescadero de Tsukiji, el mas grande del mundo. Y allí nos fuimos con el Pibe Pergamino, luego de pasar por un templo budista cercano donde había una tambores ceremoniales gigantescos.   El ciclopeo  recinto donde se hace la subasta de pescado estaba cerrado. Eran las once de la mañana y las callejuelas del mercado externo bullían de tiendas, gentes y aromas, aromas...aromas.  Había una nutrida delegación de hinchas de River, desperdigados y desesperados por comer pescado rebozado, brochetas de cerdo y cebolla, pinchos de Vieiras y tortillas finas,  reclamando atención al grito de:  "Eh, amigo, poneme ese chupetín de pescado",  como si su cualidad de turistas les valiera para saltarse la cola.  La cacofonía del mercado era grande, pero la de los hinchas peor.  No se si habían venido en un tour, pero en media hora desaparecieron todos y pudimos seguir apaciblemente el compás japones y apreciar la increíble variedad de productos para comer y cocinar.  Con el hambre a flor de estomago nos metimos en una casa de sashimi,  detrás de un puesto que vendía calamar seco, donde nos pusieron un cuenco de arroz con atún, anguila, erizo, caballa, pulpo, salmón y huevas, que procedí a devorar con mis palillos personales hechos con una percha de madera que encontré en el hotel, lo que me valió un par de miradas y luego amable indiferencia.
No encontramos los chorizos.
Si lo que valía era la intención el emperador de Nihon tendría que conformarse con un par de bombones que encontramos en una tienda Lawson.  Así que nos fuimos por el metro hasta Hibiya - esta vez sin perdernos - y nos bajamos justo enfrente de los jardines imperiales,  un parque lleno de arboles, verde y explanadas gigantescas con piedritas, que se llena de gente para celebrar el cumpleaños del  Emperador el 23 de Diciembre.  Todo muy verde. Todo muy cuidado.  Hasta un indigente hacia su casa plegando cartones con gran ceremonia en discordancia  con un par de simpatizantes de River se habían metido de lleno en el césped  prohibido para hacer fotos. 
Al final llegamos a una de las puertas del palacio  cercado por un foso, grandes murallas y dos guardias, detrás de una barrera en un puente de piedra. Se veía solo el techo del palacio, y ninguna ventana. Los hinchas de River venían saltando con una botella de sake en la mano y gritando  "Hola, che, Hijo del Sol!"  para reclamar su atención o la de cualquiera.
Mire al Pibe, mire al foso, miré a los guardias y a los de River.
Si el vaticinio del Loquito Piazzola se tenia que cumplir, que se cumpliera.
Hicimos ofrenda al aire y luego nos comimos los bombones del emperador.
En el recorrido peripatetico del después nos entró remordimiento al ver la estatua de un Samurai a caballo que parecía fulminarnos con su mirada en bronce y su ética sin tacha. A fin de cuentas era poco lo que nos había pedido Piazzola. Pero no podíamos volver. Y al pibe le tiraba mas el Barza.  Así que decidimos expiar nuestra traición pidiendo el favor de los dioses y las fuerzas de la naturaleza.  En Asakusa hay un inmenso templo budista y allí nos fuimos en metro, al que ya nos estábamos acostumbrando con sus carteles coloridos, sus anuncios y su abigarrado muestrario de oficinistas, bohemios,  trajeados y dormidos.
Lo primero que me sorprendió al llegar al templo donde unos muchachos con calzados ninjas de dos dedos ofrecían paseos en bici,  fue una caseta apagodada roja con dos estatuas a los lados y un fanal inmenso, que en nuestra ignorancia confundimos con el senso-ji, el templo y que solo era el portal exterior.  Franqueando la puerta y en una explanada había callejones de tiendas con  artículos de fe, souvenires y complementos, parecidos a los que narraba el amigo Bernal en Lourdes, pero mas simpáticos, pues estaban flanqueados por tiendas de oráculos, comida y postres.  Al fondo estaba el templo y hacia allí fuimos. Tras una rejas los monjes cantaban y  su salmodia monocorde retumbaba en todo el templo. En un costado había un puestito  donde otros  monjes con esvásticas budistas vendían imagenes y un poco mas allá cajoneras numeradas con destinos, que correspondían a palitos  que la gente sacaba al azar de una alcancía luego de ofrendar 100 yenes.  Saque dos y también saque un destino de un oráculo mecánico con forma de dragón.  Muchos leían el papelito  y lo dejaban colgado de unas cuerdas lo que significaba que su suerte no les había gustado.  Mas tarde Masayo San nos explico que había seis escalafones de suerte - con negocios, hijos, viajes, amor  y salud - y que nos había tocado una suerte tres. O  sea medio, medio.  Entre tiendas de kimonos, peines de madera, chaquetas tipo ganster de colores  y antiguos grabados  había un puesto en el que la gente hacia cola y como olia bien nos quedamos.   Resulto que eran hamburguesas  de cerdo fritas con cebolla. Feliz de no tener que usar palitos compre seis para llevar al hotel.
Al otro día nos fuimos de milonga, otra vez a Minato ku, en un salón llamado Buenos Aires.  El salón era bonito y apenas llegamos el anfitrión Cristian Lopez nos acomodo en una mesa reservada. Allí estaban otra vez Guillermo y Roxana y algunos milongueros de Visita de Italia.  La música era potente y la hospitalidad de Cristian y Naoko, su pareja,  también.  En la barra había copas y vasos, algún comestible en forma de sanguchitos de miga,  zumos y   dos grifos: uno de cerveza y otro de Vino que no es una bebida frecuente en Japón pero se consume, para servirse a discreción.  En la pista  las parejas se movían en perfecto orden y girando mucho.  Me pareció ver al queridisimo  Omar Quiroga del Barcelona Tango Glam y estuve a punto de saludarlo. Pero aunque tenían la misma altura, porte y cabellera el hombre era japonés.  El pibe se fue a bailar con las muchachas. Yo me serví vino.  Cristian enseguida nos pregunto si queríamos Cava. El Cava tampoco es frecuente.  Así que era una muestra de cortesía grande. Y debo decir que la cumplimenté, brindando con los muchachos, al menos en tres oportunidades.
Hasta un  par de sanguchitos cumplimenté.
Agradecidisimos por la amabilidad de todos, nos fuimos a descansar al hotel con el sabor de la cortesía y el cava dulce en la boca.
Llegaron las fiestas.
  La nochebuena y la navidad no se festejan en Japón. Se estila comprar tartas de nata  el 24 y comer en costumbre reciente  pollo Frito.  El año nuevo es un festejo medido, porque los japoneses saben que un año no trae cambios inmediatos solo por suceder,  lo mismo que los gobiernos. Confían más en el trabajo colectivo  y no esperan mucho ni del año ni del gobierno.  Masayo San Había vuelto de Hokkaido y luego  de zamparnos un banquete consistente en toshi-koshi-soba - el soba de año nuevo -  sopa miso,   encurtidos, gyozas y pollo con setas  nos fuimos pasada la medianoche a un templo Shinto de las inmediaciones para no dormirnos tan pronto.  Nos sorprendió el clima de fiesta y el ambiente.  Había una cola de gente esperando en el templo para formular sus deseos para el año entrante  y hogueras en donde se quemaban en papel los deseos del año anterior.  Los benefactores del templo habían hecho llegar interminables  botellas de tres litros de sake del bueno y   la concurrencia se servía con prolusión y alegría.
Cosa practica la religión en Japón.  Si no hay comida y bebida que la sustente no funciona. Nada de estatuas dolientes. Nada de olor  a incienso: Estatuas de budas,  zorros, sake,  olor a Fritura y felicidad.
 Aun así  y quizá por nuestra condición de extranjeros, los Kami -  los espíritus de la naturaleza -  ni se enteraron de la ofrenda del Loquito Piazzolla  y River cayó derrotado contra el Barza por tres goles a cero, casi sin ver la pelota.
Al otro día, luego de pasar por Monzen Nacacho, donde Budismo y Shintoismo conviven en armonía, con todas las tiendas llenas de comida y gente feliz nos fuimos despidiendo de Tokio. Comimos un ultimo Domburi en el aeropuerto de Haneda, con su luz y esos increíbles inodoros japoneses con calor en tabla para la nalga, el bidé incorporado y el ruido de agua para que no se escuche el sonido humano de la deposición.  
En contraposicion, el Charles de Gaulle, orgullo de París con sus alfombras viejas, sus baños normales y sus embarques incómodos nos esperaba para el trasbordo.
Volvíamos  sin ganas de volver,  a Occidente.





miércoles, 6 de enero de 2016

AVENTURAS MILONGUERAS EN TOKIO (1) - Por Yamate A. Zilencio





 Al borde de la navidad y sin perspectivas de fiesta en la Milonga del Oriental, ni noticias del grueso lusiardiano, en busca del  Tucumano Pastura, que vendía a nombre de nuestro blog artículos de baja calidad, en el impenetrable paraguayo, estabamos  con el pibe Pergamino en el bar "Roñoso" entre parroquianos que intentaban en vano encontrar algún sentido al grasiento familiar de milanesa y  el Loquito Piazzola, dijey-oraculo de la milonga, que lloraba amargamente sus penas sobre un vaso de vino.  "Tengo dos pasajes con estadía incluida para ver el mundial de clubes de Japón. Había convencido a mi mujer para que cambiara el lechón por pescado y marisco.  Pero la suerte me juega en contra muchachos. Mi suegra se vino a pasar las fiestas con nosotros, sin avisar y he tenido un sueño espantoso en el que por ir a Tokio, mi querido River caía derrotado con deshonra. No puedo ir. No puedo hacerme responsable de esto. Si me hacen una nota elogiosa en el blog,  me dan un vale para cortes de Pelo en la peluquería de Maradona  y cumplen por mi una promesa les doy los viajes y la estadía."

Así que allí estábamos, recién llegados al aeropuerto de Narita, luego de viajar toda la noche, queriendo en vano procurarnos un café con media lunas, entre puestos de ramen y algo llamado Onigiri,  una especie de triángulo de arroz, alga y algún relleno, sin creer aun este afortunado Macguffin del destino, que además había tenido a bien encontrarnos en el vuelo  con nuestra buena amiga Masayo San, que volvía a su casa para ver a los suyos.  Tomamos un tren y luego, de atravesar  la campiña y un par de ríos, llegamos a Tokio, donde hicimos transbordo con una tarjeta de transporte recargable a una de las 18 lineas de metro de Tokio, un plano que  primer vista nos parecía demencial. Masayo San se fue para Tozai Line y nosotros seguimos por la linea Ginza, hasta un hotel que nos esperaba en el distrito Ueno.
Cuando bajamos de la estación, luego de llenarnos los sentidos visual y sensorialmente con los innumerables mensajes, caímos de lleno en una de las callecitas del distrito,  llena de tiendas de comida, ropa y los famosos Pachinko, las salas de juego tipo casino electrónico. A ambos lados de las calles, los vendedores voceaban sus productos y nos llegaba el olor de los restaurantes, que Masayo San nos había  enseñado a identificar por las cortinitas cortas arriba de la puerta. Encontrar el hotel nos llevó lo suyo, pues  además del nombre o numero de la calle hay que situar  el de la manzana, o cuadra, que figura en un indicador azul y que no suele ser correlativo, sino por orden de construccion. Como una hora después, entre pregones, salazones, encurtidos extraños y una muchedumbre de gente que compraba o desayunaba soba y brochetas asadas encontramos el hotel y  tuvimos dos sorpresas gratas: La habitación  pequeña pero acogedora, con un tatami,  dos pequeños colchoncitos al estilo japones y una mesita con un mini termo de te. Y luego, un cuarto de baño con lo mejor:un futurista inodoro bidetero incorporado y calor en la tapa -  si calor - para las frías sesiones de invierno.  Luego de pasar por la ducha toda forrada en material plástico para evitar las perdidas de agua y de calor no dispusimos a comprar algo para comer en una tienda donde no pudimos identificar nada mas que cervezas y papas fritas de gamba.  Así que optamos por meternos en el primer restaurante que encontramos, que resultó ser de domburi, una bola de arroz con carne que comimos con ansia. Teníamos que cumplir la promesa hecha al loquito Piazolla. Para que River saliera campeón en Tokio, siguiendo la visión de su sueño era necesario hacer llegar al emperador 3 -tres -  chorizos criollos con chimichurri del uruguayo Pococho. Masayo San, con quien habíamos quedado para cenar e ir a la milonga a las seis enfrente del teatro kabuki, en Ginza, lugar de fácil nombre y localizacion,  nos había dicho que el palacio del hombre quedaba en Hibiya, cerca del metro. Así que esperanzados, con la bolsita de zapatos en una mano,  los chorizos envasados en otra,  y la guia " viajero piola en Tokio"  nos fuimos a cumplir con Piazzolla.Como no podía ser de otra manera nos perdimos.  Las indicaciones orales, en japones y también en ingles, la música de los altavoces, la cacofonía de las gentes, los inescrutables ceños descubiertos u ocultos por barbijos de los alérgicos al polen, los jefes de estación con sus intercomunicadores, el repetido gozaimas y kudasai, las explicaciones incoherentes de la guia,  las urgencias urinarias del te verde gratuito y abundante del restaurante - por  civilizacion los baños publicos en Tokio son frecuentes, y cada estación de metro tiene uno - la sobredosis de carteles inasibles, todo conspiró para que en vez de llegar a Hibiya, luego de hacer tres combinaciones erróneas, nos confundiéramos y bajáramos mucho mas tarde en Shibuya, un lugar pleno de edificios altos, cristal y pantallas  que iluminaban la noche prematura de las cuatro y media de la tarde donde en vano buscamos el palacio volviendo siempre con nuestros choricitos al amparo de la estatua de un perrito, Hachi, que se había pasado esperando a su difunto dueño durante diez años, cerca de la estación y de un inverosímil cruce de cuatro o cinco inmensas avenidas, donde al dar el verde, una multitud cruza desde todos los rincones posibles en pavorosa visión desde la altura.

Extasiados deambulamos un rato entre el gentío variopinto. Entre dos edificios inmensos encontramos un templito con estatuitas de zorros, una campana, una alcancía y un incensario. No podíamos llevar los chorizos con chimichurri a la milonga asi que decidimos dejarlos allí , junto con un par de monedas de cinco yenes con agujeros - hay  6 monedas hasta llegar a los 500 yenes - y procurarnos alguna vianda similar para llevar al emperador y cumplir con Piazzolla.  Luego trabajosamente nos metimos en la estación y por un milagro de suerte encontramos Ginza. Recuerdo que atravesamos un par de puentes ferroviarios, cantantes estrafalarios,  tiendas de lujo y al fin encontramos el Kabuki, que parece  un templo, un teatro y un cine, todo al mismo tiempo.  Masayo San  nos esperaba, un poco impaciente, pero comprensiva.  Nos llevó a un restaurante de sushi - que viene a ser el menos tradicional de los manjares japonenes - , entre dos tiendas de ultra diseño  y que resulto ser una opción inmejorable por la calidad y el precio de la comida.  Con las ocho horas de diferencia que llevábamos en el cuerpo saciamos nuestro hambre y nos encaminamos al distrito de Minato ku, donde había milonga a partir de las ocho y media -el horario habitual de las milongas en Tokio, aunque hay algunas mas temprano -  con cumpleaños incluido del  organizador, Ricardo Cerqueiro.

Si bien la milonga estaba cerca del metro, hasta  Masayo San se desorientó y estábamos en la incertidumbre cuando vimos salir de una de las tiendas que vienen a ser como nuestras tiendas pakistanies, pero las 24 horas a una pareja con todas las características de milongueridad.  El hombre tenia un cierto deje gardeliano y la mujer la postura y  elegancia adecuadas. Siguiéndolos encontramos la milonga de Tango Rex.  El salón era grande y espejado, y la entrada, que costaba unos 2500 yenes -  algo asi como 25 euros - incluía bebida surtida en una coqueta barra al costado de la puerta y el vestidor.  La concurrencia, en su mayoría japonesa,  se afanaba en la pista, con sobriedad y esmero en  baile y  atuendo, con vestidos de noche y trajes con corbata,  detalle que deleitó al pibe Pergamino, acostumbrado a sobresalir por el traje en nuestras milongas que son  mas informales.

Enseguida trabamos relación con Ricardo, el organizador de la milonga y Arisa,  su pareja, con Guillermo Boyd y Roxana Ríos, maestros y bailarines - la pareja que habíamos seguido - y con Víctor, también de la milonga. El Pibe se fue, como es su costumbre a bailar, Masayo San a conversar con sus compatriotas y yo me quede en la barra apreciando la música, las muchachas y los tragos.

Luego para homenajear a Ricardo hubo   baile  de cumpleaños a cargo de cuatro bellezas sensuales que hicieron las delicias de la concurrencia y que sin duda hubieran interesado al amigo Romulo Papaguachi,  brindis con Cava y foto de conjunto. Y luego la pibada se fue otra vez a milonguear, con algunas tandas que me llenaron de regocijo porque conservaban la simplicidad efectiva de las milongas de antaño. En la cordialidad y el jolgorio de la noche se nos pasaron las horas y a las 23.35, con el salón aun medio lleno y pocas tandas para terminar,   nos fuimos encantados por la amabilidad de los anfitriones y el buen ambiente general, en busca del metro, ante la posibilidad cierta de no llegar al ultimo tren.  En el anden un nutridisimo grupo de gente que volvía de fiestas y despedidas de año, nos preparó para experimentar ese fenómeno que sucede en el metro de Tokio en las horas pico: el vagón lleno y los apretujones. Curiosamente no se produce ningún tipo de disputa. No hace falta ni pedir permiso. Los japoneses casi coreograficamente y en perfecto orden van buscando la salida para bajar y en un imposible tetris todos se van acomodando sin caos, y en silencio. Esta vez nos desplazamos por la linea de Ginza, de la que no tendríamos que haber salido, para volver a Ueno sin la ayuda de Masayo san, que se había ido a su hogar. En las calles, las tiendecitas estaban cerradas, pero los salones y algunos restaurantes abiertos las 24 horas seguían iluminando la noche. Un juerguista estaba desmayado sobre la bota de otro, que miraba desde su sobriedad   una de las sempiternas maquinas de bebidas callejeras, con ganas de apagar su sed.  Cansados por las emociones, las imagenes y el jet lag, nos acostamos en los colchoncitos luego de dejar los zapatos a la entrada del tatami.

Quedaba todavía mucho por descubrir en el increíble y multiforme Tokio.



sábado, 12 de diciembre de 2015

FABRICA DE PASOS DON CAMILO - Por Yamate A. Zilencio

Mientras la muchachada lusiardiana se interna en las profundidades del corazón de las tinieblas milongueras nos llegó a la redacción central de este blog, lindero a la peluquería del Profesor Maradona un sugerente folleto en donde se promocionaba una fabrica de pasos para tango al por mayor y al detalle.
 " Fabrica de Pasos para tango Don Camilo se complace en ofrecer una cuidada seleccion de sus mejores pasos, certificados y garantizados por los mas  prestigiosos profesores, con una larga trayectoria en pistas, milongas y festivales,  testeados por nuestro plantel probador de pasos quienes son encargados de pulir los mas elaborados y desechar aquellos que son lisa y llanamente una estupidez. Así nos aseguramos que el paso llegue fresco a su clase, para enseñarlo directamente a sus desorientados alumnos, en esas clases en las que la secuencia es un refrito complicado imposible de utilizar en la pista.
 Si. Ya puede descansar tranquilo, no necesita despellejarse la planta de los pies y el cerebro para complacer a sus exigentes alumnos. Fabrica de pasos Don Camilo se enorgullece en facilitar todo este material, a usted, querido docente que ya no quiere aprender, siente que se está anquilosando con un sistema demasiado viejo de enseñanza pero que no puede, por motivos de estatus, tomar clases con los mejores. Para que someterse a la burla y al escarnio, a la amonestación severa o a la reprensión irreverente cuando puede estudiar y estar al tanto de las ultimas novedades con nuestro paquete de actualizaciones servidos directamente en su hogar, sin la mirada de curiosos ni la reprobación profesional de gente que sabe más que usted?.  Para que exponerse al vilipendio y a la acusación de falsía, cuando puede estudiar y combinar cómodamente en su hogar mientras plancha la camisa los pasos de los mas grandes?.  Si sirve, Don Camilo en su fábrica de 500 metros cuadrados, ya lo habrá probado para usted.Si existe, Don Camilo se lo acerca.   Tenemos a su disposicion pacs completos de tangos, valses, milongas en sus variantes de Salón y también planchas enteras de coreografías intercambiables  para aquellas presentaciones de ultima hora o esos eventos donde el publico es entendido y los farsantes reciben rechiflas.

Esta es una oferta exclusiva para profesionales del ramo. No la hallará en teletiendas, ni en librerías especializadas. Si quiere recibir mas información puede enviarnos 5 euros mas gastos de envio al apartado de correos 22, calle Pasuto, Sri Lanka o al  67888888888888 Pregunte por Cecilio"
Intrigados por la naturaleza industrial de la propuesta decidimos invertir los cinco euros y los gastos de envío, que resultaron otros cinco y a la vuelta de correo recibimos un sobre de papel madera en el que para nuestra sorpresa había una coreografía en 567 pisadas, donde iban en marrón la pisada del hombre y en rojo la de la mujer dentro de una especie de acordeon plegable de papel y el mismo método impreso del ex amigo y coreógrafo Corchito Echesortu, que desde que lo abducieron los extraterrestres anda enseñando un sistema imposible, metodo que publicamos hace algunos años en este mismo blog y que por tanto es un descarado plagio.

Además había una explicacion de los pacs, que parecen ser rompecabezas interactivos, fáciles de hacer y fáciles de explicar, con la información de precios y modo de combinarlos.
Destacaba el pack:Coreografía para festivales de verano, a combinar con el pack: coreografía para milongas aburridas, por un precio accesible y por unos euros más opcion a   un orientador online, el profesor Balero, que solo sirve para "sacar de dudas". 
Será esto un nuevo producto falso de la tienda de la Bata? o simplemente una desafortunada coincidencia?. Seran los mismos que promocionaban un intensivo para hacerse profesor de tango en 30 horas?. Están recibiendo los profesores de tango del mundo folletos y propuestas similares y contribuyendo en la oscuridad a la globalizacion del tango bailado, empobrecido por fábricas como la de Don Camilo que sacan pasos a docenas? 
Interrogantes que nos hacen estremecer y que de momento no podemos contestar.

jueves, 12 de noviembre de 2015

LAS TIENDAS LUSIARDO TANGO CLUB - UNA ESTAFA DESCUBIERTA

Como muchos sabrán hemos migrado el blog, expandiéndonos en un dominio propio tal es la razón por la que La bata de Lusiardo Tango Club ahora es Lusiardo  Tango club. Y en el traslado virtual también hemos mudado el trasterito donde publicabamos  a una locacion mayor en los altos de un caserón antiguo que compartimos con la peluquería del profesor Maradona. Entiendase, con las tabletas puede publicarse en cualquier lado, pero la inspiración necesita un lugar amable y familiar donde haya influencia de musas y mentores.  Luego de la fiesta de inauguración, con viandas traídas y suministradas por la barra de la "Milonga del Oriental"  y algunos sanguchitos de miga caseros, mas miga que embutidos, nos dimos cuenta que entre los recuerdos sentimentales había  una caja de antiguas existencias de material de "La Bata Marketing", que solíamos vender en nuestras dos tiendas físicas, una en el desierto de Mojave, que llevaba un tal Abdelasis Casale y la problematica tienda del Inpenetrable Paraguayo, llevada por un sujeto impresentable, el Tucumano Pastura, que con malos modos ahuyentaba a los pocos clientes y les aconsejaba gangas  mal terminadas que el mismo  y su mujer manufacturaban a nuestras espaldas. Esas tiendas, cerradas ya, una mala inversión de especuladores y agiotistas se transformaron en un carrito ambulante, una simpática chatita fileteada que se apostaba a la puertas de las milongas y en simpático pregón al grito de "Pilchitas, cositas  milongueritas, teengo" ofertaba nuestros productos. El mismísimo Pitón Pipeta se enfundaba enlatienda de la bata su personaje, el Polainito y así vendía llamativa e improductivamente los productos estrellas: los muñequitos de los titanes de la milonga, Tirantes, Zapatos eléctricos, y la primera generación de gadgets para resolver la vida del milonguero de a pie que se vendían mas como souvenirs que otra cosa. De aquellos primitivos tiempos pasamos a la venta online, donde se suministraban directamente al comprador, en la mano de nuestros amigos Vieytes y Luconi, servicios Milongueros.  Por eso nos llamo la atención el envío de la Fabrica "Toscanitos" tuviera su destinatario en la selva Paraguaya. Y mas nos llamó la atención la fecha de la expedición, solo dos semana atrás.  Disipados los humores de la inauguración decidimos investigar y haciendo varias llamadas nos dimos con la amarga verdad: La tienda del impenetrable no esta cerrada, según don Casulo, un vecino con teléfono fijo, sino que según parece se ha transformado en un lugar de peregrinación para algunos milongueros con estilo que compran cualquier cosa.  Según cuenta don Casulo les venden pantalones, camisas, trajes  confeccionados con materiales pésimos y mano de obra esclava y hasta  ofrecen clases a precio de oro por Bailarines tan malos que justifican los agravios de gentes tan insoportables como nuestros antiguos enemigos de la "Compañia del a Virtud", para quienes el tango todavía no ha sido aprobado por el vaticano. Buscando en la red, por la dirección, dimos con el teléfono de nuestra tienda, que ahora parece llamarse "Lusiardo Desings, Milongueros chis" por lo que la burda malversacion llegaba hasta el nombre. En la cúspide de la ira decidimos hacer un pedido y llamando, con la voz impostada de un Ignacio Corsini comprobamos que el mismísimo Tucumano Pastura, rufián y aprovechador como pocos seguía al mando, arruinando el buen nombre y reputación de este blog que intenta ser fiel a sus principios. Así que luego de colgar decidimos hacernos una visitita a ese nido de farsantes, acompañados por El Indio, Pitón Pipeta y la pesada conformada por los mismísimos Vieytes y Luconi para ajustarle los dientes con una mandolina cocinera al indigno ex-socio que siempre, siempre se aprovechó de nuestra buena fe, llegando a decirnos que un cargamento entero de existencias se perdió cuando la tormenta arrastró el carguero navío a las profundidades del cabo de buena esperanza y abusando de nuestra buena fe esta vendiendo ahora adminículos de la peor calidad...(continuará).


martes, 3 de noviembre de 2015

DOS TIPOS MELANCOLICOS

Como a las dos de la mañana del viernes pasado cayeron a la "milonga del Oriental", disipando una misteriosa niebla aumentada por el abuso indebido de carbón barato y chorizo grasoso que a modo de cúpula alejaba el mundo y acentuaba  los tangos, como si la música no fuera capaz de atravesar el fenómeno climático y se quedara ahí, en un efecto invernadero milongueado. Eran dos, y saliendo cual espectros de la sombra luminosa y se quedaron parados entre la destrozada nave Carlos Gardel 54 - que alguna vez llevó a la delegación terrícola a ganar o a morir en el Torneo Intergalactico de Truco -   y los robots milongueros oxidados, que el "Rata" Debeljuh,  donó para que nadie se quedara sin bailar y  nunca funcionaron.  Los que llegaron antes de la niebla no eran muchos. Se notaban claros en  la mesa y en los bailantes. En el centro de la pista. y  a ambos lados del poste central se vivía un curioso duelo de payasadas. Sacudile, el  coreografiador espontáneo   sostenía en insensato ballet a una pobre rubia con el pelo y el eje descolocado sin inspirar risa, ni burla. Y en las antípodas, Nestor Teaffana, bailarín, playboy, hombre de teatro, vestuarista y multipavote intentaba en vano reproducir la coreografía de su fiasco "El chancho que se transformó en milonguero" arrastrando en su delirio a una inglesa un poco alcoholizada. Era todo tan patético que  jugábamos a cambiar la letras de los tangos  que el dijey, " sonoro Graciani" iba apilando en un collar de versiones espantosas.  Cada tanto por el terraplén se veía la luz de algún tren que iba a retirarse a madrugadas. Ni el fútbol aledaño,  ni las peleas de  "los titanes de la milonga", suspendidos por tornarse imposible cualquier deportividad sin lesión, se oían.  Afectados por el aislamiento y la desolación no encontrábamos  gusto en las viandas.  La picada de milanesa tenia un sabor ingrato al paladar y a la empanada picante le faltaba picardía.
 Aquellos dos se sentaron al fin en una mesa midiendo con la vista el panorama, las mujeres que esforzaban su belleza contra la humedad y una bandeja de ensaladilla rusa de la barra, con un atún mustio y desabrido, despreciado hasta por los coleópteros.
  El más alto tenia uno de esos rostros perfeccionados en su natural belleza por el dialogo interior,  la interrogación filosófica y la crema hidratante. Un soberbio ejemplar de humanidad, rocoso e implacablemente vestido en negro satinado con corbata clara.  El otro, sostenía un pañuelo de seda con un dibujo floral presto a la gota. Traje claro, cuello alto, el pelo caído como al desgaire, sonrisa fácil y magnética.
   Pidieron una botella de vino y unos ñoquis que llegaron fríos y sin desparramarse por la metálica bandejita oval. Y luego de comer se fueron  a la pista en tanda de milonga.
Los dos se pusieron los zapatos de bailar. El alto, cruzo  las piernas y adelantó la punta del pie, como metiéndose en una piscina imaginaria. El otro, se retoco el nudo de la corbata y comenzó una calistenia de cambios de peso y firuletes.
Se estuvieron en los preparativos tres tangos.
Luego se miraron y asintiendo a una parecieron decirse "vamos, demostremos".
El alto miró a la pista. A las pibas, a la barra y a los pocos parroquianos ateridos de humedad. Por un momento pareció que se iba a largar a la ronda.
El simpático paseo su sonrisa por las muchachas. Y algunas le correspondieron.
Un segundo después, Los dos se volvieron a calzar los zapatos de calle. Y saludando, volvieron a la niebla de donde habían venido.
No sé que significo todo aquello. Si guardaba algún mensaje oculto, alguna insospechada clave que debía realizarse para completar algún  rito, si era la demostración tácita de que hay ocasiones desabridas en que nada alcanza a disipar el tedio, o si los tipos
aquellos eran solamente un par de timidos.
Y mientras Sacudile y Teaffana seguian disparadose tonterias sin herirse gravemente, me pareció que quizá la noche misma hubiera mandado a aquellos dos para ejercitar la reflexion, como una forma de compensar su decurso anodino.
O solamente para divertirse con nuestra perplejidad.

jueves, 22 de octubre de 2015

DON PISOTE DE LA TANDA - (comentarios de libros por el Coya Gurrietes Borges)

Otra vez, Editorial El Croto, esa empresa literaria dirigida con mano firme y mente vacilante por el poetastro menor Dalmacio Ganci, nos trae un culmine del sin sentido y la sandez y nos preguntamos sinceramente si este emprendimiento obedece a algún criterio o es una derivación legal del crimen organizado en el que lavar los dineros mal habidos, pues la "novedad" de este mes es literalmente una extrapolación desafortunada de  la madre de la Novelística Moderna, la inmensa obra de Cervantes al mundo de la milonga: DON PISOTE DE LA TANDA, firmado por un tal  Leopoldo Jacinto Pastrami, nombre desde ya sugeridor de seudónimo, escritor - según la información de la contra tapa - de los libros "El chiste eterno" y "6662" que no hemos podido encontrar en ningún catalogo y son otros dudosos homenajes a Foster Wallace y Bolaño. Pero entremos en esta payasada.
"En un  lugar de la Tanda, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un milonguero de los de panza en tirantes, abrazo antiguo, mocasin de cromo flaco y traje brillon. Una olla de algo más papa que puchero, sauvignon las más noches, empanada y choripan los sábados..." Me resisto a seguir.
Basta ver la intención y la tediosa labor de "adaptacion" de este miserable, que nos pinta a don Alfonso Pisano, como uno de esos que frecuentan las milongas y obsesionado con cumplir puntillosamente todos los códigos se vuelve demente y sale a recorrer todos los bailongos para hacer cumplir  y corregir con su desviado sentido del tango, los desatinos de los malandras giradores.
 "En efecto, rematado ya su juicio, vino a dar en el más extraño pensamiento que jamás dio loco en el mundo, y fue que le pareció convenible y necesario, así para el aumento de su honra como para el servicio de su república, hacerse milonguero andante."
Sobra la palabra. Plagio puro y duro, aderezado con la palabra milonguero.
Lo acompaña, como no podía ser de otra manera, su fiel amigo El "Chancho Garza" a modo de escudero, un aprovechador que le va sacando los dineros en vino y entradas y le apaña la locura, con la esperanza de algun amorio fugáz - sin abundar en su compleja relacion - los dos  armados con la bolsa de los zapatos en los que vegetan pedazos de cromos que el loco ha ido juntando a lo largo de sus desvaríos.
Y como no puede ser de otra manera, el  Hidalgo emprende esta descabellada labor por amor a una tal "Sanguchea del Tacaso", objeto de su deseo y motivadora de su cruzada, que lo lleva a alojarse en hostales para milongueros y milongas desvencijadas donde se encuentra con una fauna ridícula de perdedores, figurantes, maestros venidos a menos, alumnos crédulos, estrellas sin ascendente, organizadores inescrupulosos y descompasados abominables que invariablemente terminan apaleando a los dos sangüangos al costado de la ronda. Y entre paliza y paliza Pisano "desface entuertos" destrozando pistas, puestos de comida y vestimentas, ahuyentando a las patadas a los dijey creídos y arremetiendo a bolsazos contra sus enemigos, como cuando destroza el pequeño teatro de marionetas tangueras del maestro Pepe,   creyendo estar siempre a merced de malvados encantadores que trastocan su sentido de la pista,  lo hacen bailar al revés y le sirven como excusa a su desvarío.
Y si no hay copia, hay "interpretaciones" como el caso de la novela del "curioso impertinente", en la que Pastrami se desvía de la historia de amor e infidelidad inducida original para narrar en cinco paginas la vida de un tipo que no hace otra cosa que molestar a los que bailan preguntándoles "Y ahora que hago?".
O la historia del "Festival de Sanguchitos de Chañar ladeado" donde nombran gobernador al Chancho Garza, que a diferencia del Panza original, que en su original es un excelente organizador, resulta en esta copia pomposa y nauseabunda, un desastre.
La pobreza estilística de Pastrami es tal , que solo se queda en la burla de la primera parte,  con Don Pisote metiéndose en la "milonga más grande del mundo" con su "manual del código" y su bolsa de zapatos en ristra a impartir justicia. Y allí termina.
 Ni siquiera está la segunda parte, quizá la mas entrañable y rica de "Don Quijote de la Mancha", donde el personaje comienza a comprender su locura y Sancho a Compartirla.  Donde el hidalgo es derrotado  en duelo por su amigo, el bachiller Sansón Carrasco disfrazado de caballero, que le hace prometer que ya no volverá a salir como caballero andante.
Esa vuelta triste y melancólica a su rutina simple de hombre común y pueblerino. A la muerte, sin pena ni gloria .
 Sirva esta critica para volver a la inmensa obra de Cervantes, en el que un Hombre  enjuto y viejo y su amigo bonachón y entrañable, pasaban hambre y palizas, sin desmayar pensando en contribuir con su propia locura compartida a un mundo mejor.
 Termino, con el párrafo memorable de Cervantes en el que el  ingenioso caballero don Quijote de la Mancha, 
vencido en duelo por el caballero de la blanca luna, comprende que su sueño y su locura ha terminado:

"Fue luego sobre él, y poniéndole la lanza sobre la visera, le dijo:
-Vencido sois, caballero, y aún muerto, si no confesáis las condiciones de nuestro desafío.
Don Quijote, molido y aturdido, sin alzarse la visera, como si hablara dentro de una tumba, con voz debilitada y enferma, dijo:
-Dulcinea del Toboso es la más hermosa mujer del mundo, y yo el más desdichado caballero de la tierra, y no es bien que mi flaqueza defraude esta verdad. Aprieta, caballero, la lanza, y quítame la vida, pues me has quitado la honra (cap 64 de la Segunda Parte)"

 Cuatrocientos  años han pasado desde aquello. Veinte desde la ultima vez que lo lei.
Y todavía  me sigue emocionando.