domingo, 22 de mayo de 2016

EL MESIAS DE LA IGLESIA MILONGUERA DE LOS PRIMEROS PASOS Y LA MILONGA DEL " ORIENTAL"

La noche venia rara en la "Milonga del Oriental".  Habían contratado al Dijey "Corridito",  erudito   suscripto a la escuela de los "Sintanda". Respetaba la progresión 4 tangos, tres valses y tres milongas sin intermedio. Y  la concurrencia del "Oriental", acostumbrada a la tradicional pausa para dialogar no sabia a que atenerse y se desorientaba produciendo en la ronda confusión y arrebatos de quietud buscando en los silencios un punto y aparte que los estabilizara.
 Las contiendas de los "Titanes de la milonga" del ring aledaño habían terminado en barahúnda cuando "Ramón el  sanguchero impasible" le había partido en el lomo una fuente raviolera al "Profesor Firulete". Y para completar el cuadro se veía en la pista y en algunas  mesas a los "Debutos" de la "Iglesia Milonguera de los Primeros Pasos", con sus características vestimentas rojas junto con su profeta el Mismísimo Pebete Burundi, que  sostenía la creencia del tango Nacido y crecido en África, hablando y filosofando con un ejemplar de los "Evangelios milongueros" editado por "Editorial El Croto" y contra el que parecía despotricar por la pésima encuadernación.  En la mesa compartida con Romulo Papaguachi, el Indio, Piton Pipeta y el profesor Maradona ya habían caído dos tablitas de embutidos y unos choripanes que parecían dorados y hasta tostados en su exterior, pero en su corazón se veían apenas cocidos. Sospechamos que Pococho el Parrillero los había puesto a descongelar  en la parrilla junto con las milanesas de la picada que tenían una dureza y resistencia a la mandíbula superior a la habitual.  El dueño Riquelme estaba de vacaciones en algún lugar del Uritorco  y su sobrino Luquitas se había hecho cargo con mano férrea y cerebro oxidado.
Entonces, por encima del terraplén ferroviario por donde a veces pasan trenes de dudoso destino vimos recortadas, mas bien como silueteadas, las figuras de siete u ocho personas, entre hombres y mujeres, que observaban desde las alturas el desquicio de la pista. Y luego como un ligero resplandor en la noche sin luna. Para ser más impreciso  fue como si de pronto una nube de mariposas plateadas abriera de pronto sus alas al unisono y nos mostrara en todo su esplendor la sonrisa Gardeliana.
Lo más curioso vino luego, cuando entre los que contemplaban el llano milonguero percibimos a alguien que parecía haber aparecido de la nada con un elegante pero sencillo traje negro y los cabellos al viento. Lo vimos bajar por el terraplén, hecho de por si curioso, si se tiene en cuenta que por allí no puede colarse nadie en la milonga debido a la frondosidad de  de cardos y ortigas. Pero aquel ser bajaba y con el los demás transportando una música que fusionandose con la tanda lomutiana produjo una pasmosa sensacion de armonía en música y bailantes. El Pebete Burundi y los de la iglesia se les quedaron mirando sin saber que hacer. Pareció que el Pebete escuchara alguna voz en su interior y luego como si se reconectara soltó el libro y  grito con voz tonante "Maestro" y fue a su encuentro queriendo con todos sus achaques  besarle los pies enfundados en sandalias de charol, acto que el aludido rehuso cortésmente. Los de la iglesia no sabían que hacer y fueron en corrillo a escuchar lo que se decía, mientras apreciábamos toda la escena degustando por primera vez el chorizo, que pareció potenciarse como si nos hubieran dado el gusto delicioso con retroactividad.
 El profeta decía: "Maestro, usted milonguea con pies derechos sobre tandas torcidas". "Yo no soy digno de que se siente en mi mesa, pero una palabra suya bastara para sanarme". El maestro lo miro abarcando también a los numerosos debutos que se habían acercado y que ya comenzaba a suplicar y a pedir con voz cargante "Hechos de fe".  Luego con voz serena dijo "Muchachos, perdonenme. Solamente he venido a milonguear con mis discípulos". Y dándoles humildemente la espalda vino junto con los suyos a sentarse en la mesa lindera a la nuestra ignorando el desencanto y las protestas de los debutos que comenzaron a retirarse de a poco de la milonga, decepcionados. Quizá porque por un momento se dejaron llevar por los delirios de su profeta y pensaron que todas sus creencias tomaban cuerpo en aquel hombre, para descubrir que era solo un tipo normal.  En Tanto el Pebete se había ido a la pista y procuraba a toda costa  y con grandes aspavientos y pasos enrevesados que el maestro lo viera, contraviniendo sus enseñanzas y sus predicas.  El hombre se sentó con gracia correspondiendo cortésmente a nuestro saludo:  "Buenas noches, caballeros y buenas tandas". Tenia la sonrisa limpida y los ojos alegres. Como siempre hago quise apuntar en mi tablet algunas ideas para desarrollar después. Pero uno de los discípulos, un tipo bajo y regordete, similar en todo a una nevera enana, malinterpretando mis intenciones dijo con grosería: "Eh, fotos al maestro no. Voy a hablar con el dueño de la milonga. No le saquen fotos al maestro". El Maestro lo miró con dulzura y paciencia. "No es foto Garrafa, es uno de esos libros electronicos o un ingenio para anotar, impresiones, poesías o acaso sueños.  Anda a ver si nos venden unos vinitos para que la tanda Canariana sea mas gustosa".
 Garrafa se fue, refunfuñando. Y luego refiriendose a los otros:"Vayan muchachos a milonguear, no se priven"
Salieron a bailar y era lindo verlos porque iban austeros y al piso.
 El Maestro prosiguió.  "Esos son mis discípulos: Laud, Pichico, La Gringa, Carmencita, Zulmo, Erminda. Faltan Jose Tiburcio y Malenita . La juventud, se sabe... Les enseño y vamos predicando la buena nueva por los bailongos. Antes tenia doce pero  se me fueron con otros maestros.  Cosas que pasan. 
Volvió Garrafa protestando y con los vinos. "Anda a milonguear vos también, hermano, que yo custodio el vino."
 Me caia bien aquel hombre.
En la pista Garrafa bailaba con desplazamientos rectilíneos, como un robot averiado sin que el Maestro lo viera. Siguió hablando mientras se zampaba algunas olivas y unos sorbos de vino. 
 " Esos de la iglesia milonguera se creen que yo soy su mesías. Andan con un libro que se inventaron, Los EVANGELIOS MILONGUEROS  difundiendo cosas que nunca dije.  . Me vienen madres con pibes rebeldes para que les saque el demonio del cuerpo y les devuelva la milongueridad.   En una milonga me trajeron a uno que le había dado un infarto por atorarse de lechon. "Haga como con Lazaro Maestro, resucitelo".  Lazaro.  Se creen que soy Jesus. El unico Lazaro que conoci era un patadura. Se comió más horas que nadie. Pero ahora baila decente. Que resucitar, ni que resucitar.
Se creen que hago milagros. El otro dia me vino uno preocupado "Expulseme el mal del cuerpo Maestro" decía "hace veinte años que bailo y siempre asi".
 Lo mande a tomar clases.
Milagros.  Mezclan todo.   En una milonga me trajeron una lata de atun y un viena y querian que se los multiplicara.
 Se creen que hago milagros porque me baile todas las tandas habidas y por haber. Y se alguna cosita. Nada mas.  y eso es lo que hago. Tratar que mis discípulos se vuelvan mejores porque asi crezco. Y ellos también.
Se me escapo entonces:  Y ese tipo... Garrafa?
Se le nublo el semblante.  Supo sin mirar a la pista que el otro estaba ahi, haciendo barbaridades.
Temblo.
"Garrafa...
Garrafa  es el discipulo más odiado. Es vil, aspero, cursi, malentrazado, sucio, malvestido, sin modales, tornadizo, ligero de palabra, chocon, basto, avaricioso, pedante, egotista, retorcido, engreido y cuando baila cree que esta solo en la pista. No se porque se hizo discipulo.  Pero al verlo me dije que alguna bondad, algún gesto, un faceta, no se, algo noble debe tener en su interior.
Pero dudo.  Muchas veces dudo. Dudo de mi. Y al verlo a el con su invulnerable decortesia me siento de nuevo renovado en mi esencia. "
Se quedo callado un momento.  Cabeceo a una muchacha de vestido negro con apliques dorados y diciendo "con su permiso" se fue a bailar.
 Bailaba, si me permiten la frase hecha - como lo dioses. Y de pronto comence a comprender la diferencia, la sutil linea entre algo que es verdadero y algo  que se vuelve mito y luego cascara vacia, por repeticion ritualizada. Aquel hombre estaba vivo y desmentia con su sencillez todas las crencias y fabulaciones de la "Iglesia Milonguera de los primeros pasos". Quizá como había sido aquel otro muchacho simple, que iba predicando por allí, por Galilea. Solo que ahora convivian y coexistian al mismo tiempo el "Mesias" y su Iglesia.
El Mito. Y  el rito.
 Sali  a bailar. Me pareció también experimentar el milagro simple de sentir que la música me llevaba y que sin hacer demasiado estaba disfrutando como nunca. Vuelto a la mesa vi que los comestibles se habían renovado y parecían, por la cara de los muchachos, mucho mas sabrosas.   El maestro volvio a la mesa. Se tomo dos sorbos de vino y luego llamó a sus discípulos.  Se fueron por donde habían venido, atravesando las zarzas sin inquietarse demasiado. La muchacha del vestido negro con apliques plateados iba con ellos.  Garrafa subio el ultimo, con un paquete de empanadas, trotando como un rinoceronte bebe y arañandose con los cardos. "Hombre de Poca fe" se reia el maestro.
El viento nos trajo los gritos del Pebete Burundi.
 "Bauticeme maestro, bauticeme " chillaba. Y sin esperar respuesta se tiro a la sanja en donde flotaban los desechos industriales y bolsas de zapato olvidadas.
 El maestro lo miro.  "No soy el que buscas" dijo sin gritar.
 Saludo con la mano extendida y luego desaparecio en lontananza, con el mismo curioso efecto de lepidopteras sonrientes.
 El Pebete Burundi chapoteaba entre la mugre sin saber que hacer.
Un gracioso le recordo que hace algunos años alguien había soltado un caiman bebe en la sanja y que se alimentaba de borrachos.
Salio tan rápido de la sanja que de competir con Usain Bolt le hubiera ganado.
Hombre de poca fe...

domingo, 15 de mayo de 2016

EL TANGUERITO de FRANZUAN DESAIRE-COPETIN - COMENTARIOS DE LIBROS - Por el Coya Gurrietes Borges

Pocas veces en la vida he tenido que abandonar un libro sin terminar. Menos aun cometer el
sacrilegio de tirarlo. Pero con el nuevo lanzamiento de editorial "El Croto" que desde hace años viene justificando actos vandálicos contra sus títulos he tenido la tentación de comprar una caja con unos 100 ejemplares  de "El Tanguerito" adquirir un pasaje hacia algún paraje helado como Laponia y allí, luego de una excursión infructuosa a la casa de Santa Claus, repatingarme en el sofá y degustar un buen armañac mientras alimento el fuego a tierra con el contenido de la caja.  Si toda esa caterva de payasos que siguen confiando en los desvaríos del Editor Dalmacio Ganci y los caprichos de su mujer la artista conceptual Indira Gramscy  se da por satisfecha esta vez,  con la retorcida poética que apunta al alma de  los niños que fueron, aunándolos con la de los milongueros que siempre quisieron ser, es porque pertenecen a una categoría de lectores zombis que babean sobre cualquier porquería  siempre que sea nueva,  bien presentada y contenga presentación con canapés y episodios de delirios frikis sin arte.
El autor de este engendro,  es un tal Fransuan Desaires-Copetin seudónimo bajo el que se esconde seguramente alguno de los dos y  que ni siquiera ha tenido la vo luntad de leer el objeto de su dudoso "guiño complice" a la hora de perpetrar este  acto de piratería  con cañon y sable en los dientes.
El autor comienza narrando como  luego de tener un desperfecto grave  en una salina a la vuelta de una milonga con un viejo camión Bedfor y ya delirando por la falta de agua se le aparece un curioso hombrecito de grandes ojeras, melena rubia alborotada y panza cervecera, con una bolsa de zapatos estrellada y  le pide insistentemente: "dibujame un ocho" en un vano esfuerzo por mezclar la poética Exuperiana con el mundo del tango.  El salame DESAIRE hace una curiosa finta en el suelo y ante la desaprobación del "Tanguerito" le dice:  "mejor te hago un sanguchito que lo aprendí esta semana" y traza con sus botas la figura, para luego esbozar un triple de miga de jamón,  queso,  tomate y lechuga, que intenta comer llenandose la boca de sal.
Nada de simplicidad, nada de poética ni verdades profundas para enamorar o repetir en las fiestas. Los diálogos son elementales y mas bien rusticos, al igual que los dibujos que ilustran la obra y de los que hasta la misma editorial parece burlarse poniendo en la tapa del engendro: "con dibujitos del autor".
Y es que todo el libro parece una burla o un apresurado intento por conformar a un sobrino llorón con la primer verdura que se les ocurrió.
Tal es el despropósito que a ratos parece que uno esta leyendo "Marciano vete a casa" de Fredric Brown por la naturaleza del "Tanguerito", un ser frágil y detestable caído u echado de un pequeño planetoide en el que solo hay un farol que ilumina un cuadro de Corsini, una flor seca debajo de una campana de sanguches y una milonga que siempre le queda lejos  porque con sus zapatos cromados la distancia ejecutando la rotación planetaria.  Otras veces uno cree estar viendo "Hombre mirando al Sudeste" con ese noble y mal actuado personaje de Rantes que se cree el mesías y otras simplemente se pregunta que carajo quiso hacer, quien fuera que sea el que firma esta basura.
En una gira de confusos capítulos el  "tanguerito" pasa sufriendo y rezongando por mínimos planetas en búsqueda de una verdad milonguera o algún maestro que le enseñe el tango en los que encuentra: Una primera bailarina que baila sola, un borracho panzón y melancólico  con el que compite, un tipo de la puerta que cuenta obsesivamente entradas,  una coreógrafa esquizoide que siempre equivoca los cierres, un tímido que vive viendo piernas debajo de una mesa y un anacoreta que es novicio y aconsejador perpetuo.
 Y luego el tanguerito encuentra a la serpiente Yarara. Que le habla al oído y lo convence de tomar clases con ella.
Pero el culmen de todo este desaguisado es el encuentro con el Zorro, un zorro que se parece más al de Disney y que nada tiene que ver con el entrañable animal de orejas puntiagudas que en
 en el original dice la frase tan querida por aquellos que a veces miran con vergüenza su perdida infancia y se la repiten a sus hijos antes del consabido "en que fallamos, vieja?".
Si . Esa frase que justifica cumpleaños olvidados, dilaciones, esperas, desatención y regalos comprados en el chino de la esquina a ultimo momento:  "lo esencial es invisible a los ojos".
Cito textualmente:
" - Si quieres un amigo, domesticame - dijo el zorro.
- que hay que hacer?.
- mirame los defectos. Corrígeme. Dime que tu técnica es mejor.  Pero solo un poco. Y cada día ven mas tarde. Como hacen los malos maestros. Así yo esperare, cada vez más ansioso e iré perdiendo mi cadencia, y ganando la tuya. Y cuando hayas dicho que venias a las tres y no apareciste hasta las cuatro, yo me pondré cada vez más contento, porque me calzaré mas tarde los zapatos y cuando me pidas el dinero de la clase al final te pateare.
- Comprendo"
 Lamentable
La sima de la bajeza no obstante esta en este otro fragmento:
 

 "Volverás para decirme adiós y te regalare un secreto, dijo el zorro.
- pero me tengo que ir a la clase de la serpiente, mejor te digo adiós ahora.
-Adiós entonces. Igual te digo el secreto. Para que no jodas después cuando te pique la Yararira.  Es muy simple. No se ve bien, sino con el corazón, o con esas luces ultravioletas de la entrada de algunas milongas.
Ahí va: No siempre se oculta un bandido detrás de un antifaz. "

Si amables lectores. La frase del Llanero Solitario, que este papanatas atribuye al zorro de Disney, el amigo del sargento Garcia.

El narrador arregla por fin su camión Bedfor y nos alivia de  la desaparición del "Tanguerito", justo cuando su planeta esta alineado encima. Y  uno ruega con los ojos puestos en el desolado paisaje vacío dibujado por Saint-Exupery en la página final del  "Principito" que le pase como a los protagonistas de "El Salario del miedo" y termine desbarrancandose con el camión  junto con  la serpiente, el zorro con antifás y toda la  camandula  de vanguardistas descocados que creen que los niños leen cualquier cosa, siempre que tenga dibujos para mal coloreados.
O espacios vacíos con letras para que escriban tonterías los que aun se creen niños.
Remedos de humanidad, que hace tiempo perdieron la inocencia, la vergüenza y la poesía.

domingo, 8 de mayo de 2016

SOBREDOSIS DE " MALANDRA"


Quienes nos siguen saben de quien hablamos.  Osvaldo Malandra, un personaje que pasó primero por "la milonga del oriental" una noche que había fallado el numero principal, y se propuso para cantar tangos bailables, pisando directamente sobre temas instrumentales de las grandes orquestas. En aquella ocasión tuvo la desfachatez de intentar cobrar, llevándose como botín una ristra de chorizos que manoteo de la parrilla y que terminaron en el barro. Luego lo volvimos a encontrar en un antro denominado "Milonga el cuartucho" donde hacia las veces de barman y para nuestro asombro se puso a cantar acompañado por una orquesta espectral conformada por los músicos de la Tipica Victor" recortados en cartón a Tamaño natural. Creíamos que todo el arsenal de vergüenzas del hombre estaba agotado. Pero nos levantamos ayer con dos nuevas perlas de la invención de este hombre, que se cree artista. En la primera tuvo a bien presentarse caraduramente y  abusando de la credulidad del gran amigo Gabriel Sodini, en un espacio de radio online. El maestro, que justamente musicalizaba "Milonga del Oriental" en aquel primer contacto con el arte Malandriano  había borrado de su memoria el amargo trago o directamente reaccionó como pudo, con su elegancia y saber estar, hasta que pudo solventar el momento, como atestigua este vídeo en el que podemos apreciar la "actuación"





    Esa misma tarde el tal "Malandra" que nunca tiene demasiado e impulsado por su desmesurado ego sigue adelante sin fisuras ni requiebros nos dio una muestra más de su megalomanía, sacando sin dejarnos descansar lo que el considera "videoclip". Con un primer plano volvió sobre el mismo tema que había destripado anteriormente, la versión del pegadizo valsesito de Canaro-Fama "Noche de estrellas" haciéndole un cambio sustancial en la letra de la ultima estrofa,  un supuesto guiño complice hacia los memoriosos.





  Por supuesto, los vanos intentos del hombre por alcanzar la inmortalidad mediatica apenas fueron advertidos por el común de la masa tanguera, abocados a la consecución de sus sueños - en el mejor de los casos - a la finalizacion de una jornada estresante con una velada milonguera - en su mayoría - o a la narcotizacion televisiva con "supuestos contenidos de calidad" en casos  graves de abulia y consunción cultural que llevan por lo general al vaciamiento integral del mundo real y su reemplazo por un correlato mediatico. La torre de marfil de los tiempos modernos *
*nota de la redacción: Hasta aquí el autor de esta entrada ha sido Miguel Fucol,  semiologo y soberbio. Pedimos disculpas si su engreimiento ha podido molestar o herir alguna sensibilidad, retoma los mandos el apreciado Catulo Bernal.

La noche milonguera  me había dejado como siempre el regusto amargo de una ilusión que me supo a miel en una emotiva tanda de la Orquesta Unitango con Chique y Zum.  Cuando debí callar me solté a parlotear manteniendo el abrazo,  con descontrolado afán de elegantes palabras. Tantas veces me había alcanzado el  famoso "espíritu de la escalera" en donde la palabra o la acción  justa te sucede, pero diez minutos después, que me pudo la ansiedad.  Ella me dedico una de esas sonrisas tristes y se excuso diciendo "me tengo que ir".
 El ahora fue, y en la vacilación por no parecer descortés me quede ahí, en la ronda que comenzaba a vaciarse.
Así que con el Pibe Pergamino  fuimos a esa panadería que nunca cierra y alimenta con pizzas y otros consuelos a los que como yo tienen su hogar en el desengaño o en la gula, como es el caso de Pergamino . "Cacho y Pocho", los milongueritos del amor, la confirmación suprema de la derrota estaban allí en su lugar habitual  suspirando gravemente.  Hay una barra de cara a los cristales de la calle con banquetas altas a propósito para ver como la noche va dejando su lugar a un nuevo día. Un parroquiano vegetaba ahí con dos bolsas compra de los chinos, esas bolsas blancas de cuadriculado escoces que sirven para llevar muchas cosas. El hombre se quejaba durmiendo bajo su sombrero. "quieranme, quieranme" decía en su delirio. Se le cayó el sombrero y entrevimos al  mismo Osvaldo Malandra, con sus características patillas y sus gafas dobles encimadas sobre la nariz.  Manoteando contra un enemigo invisible se despertó sobresaltado comprobando  las bolsas. Revolviendo en lo que parecían sus únicas pertenencias.
Miro sin vernos hacia el reloj de la pared y dijo: "tiempo, no tengo tiempo. Debo seguir, seguir".
Salió a la calle. Durante un segundo me pareció que se iba a caer arrastrando las bolsas tras de si.  Intuí una explicacion en el fenómeno Malandra, viendo su tenaz lucha por dejar una marca, una impronta, algo que fuera imperecedero y trascendiera su patetismo. Intuí en su afán de figurar - si me es permitido el parafraseo - la tozudez del terco que planta cara a su destino y no lo resigna. Me dije, quiza este hombre solo esta aqui con sus delirios por el oscuro designio de un compensador, un encargado cósmico de equilibrar de alguna manera las penas de este mundo que ha utilizado como instrumento y ejecutor la pobre herramienta que tuvo a mano: un delirante destripador de tangos instrumentales.
Y en ese momento y mientras nos traían la pizza fría acompañada con café - manjar simple y habitual que siempre reservan para nosotros - me sentí ilógicamente y a su costa, bien.
Mientras se iba Osvaldo Malandra se puso a cantar, con su característica impostacion Merelliana la versión cantada de "Re-Tin-Tin", su forma de comenzar la jornada.
Era Horrible.
     

domingo, 1 de mayo de 2016

MILONGUEROS QUE SE VOLVIERON LITERALMENTE LOCOS POR EL TANGO - Por Yamate A. Zilencio

Son casos extremos. Gente que ha trascendido el delirio de bailar toda la semana y no reconocen ya los límites entre la realidad y la fantasía. Cartuchos de dinamita orgánicos a los que la milonga les prendió la mecha y comenzaron un viaje sin retorno. Conozcamos juntos los mas retorcidos.

EL ORGANIZADOR QUE NO SABIA:  Un  clásico ejemplo de energía mal canalizada con terribles resultados. Prudencio V. Gonzani destacó en su momento bailando a los saltos. Se torció el tobillo y por no alejarse del ambiente se puso de organizador de la milonga "Chanta Patafufete" en el bar de un amigo. No sabia poner música y tampoco administrar el dinero para contratar pincha discos, por lo que robaba tandas enteras de la labor de Dijeys de reconocida trayectoria, que luego reproducía sin alterar. Como no era muy bueno con las cuentas retenía en la entrada a un ex-alumno al que compraba con empanadas robadas de la barra, cuando el amigo no miraba. Tampoco tenia don de gentes,  así que en vez de recibir a los milongueros saludaba desde la distancia acercándose luego a ver como iba el aforo. Como era naturalmente tímido y odiaba hacer los anuncios, los grababa y reproducía desde un muñeco con su cara, pensando que le daba a "Su milonga" un toque gracioso.  Acaparaba las pocas chicas que acudían engañadas a su cubil, incitando las iras de los muchachos que habían pagado la onerosa entrada. No obstante el bar del amigo se llenaba de gente que consumía y venia a ver todos los despropósitos del "Tipo que no sabía" lo que alentó en su deteriorado raciocinio la loca idea de montar el "FAMOSO FESTIVAL PATAPUFETE" en el mismo bar. Como no sabia hacer el evento en la red y equivoco la forma de enviar invitaciones, solamente se enteraron los herederos de Pepe Biondi, que le iniciaron juicio por empleo de la palabra registrada  PATAPUFETE y los inspectores que no registraron habilitacion ninguna.  En la noche del Estreno del festival  un dijey enterado de la apropiacion de tandas le programó la maquina con musica infantil. El de la puerta con hambre tomo empanada por su propia mano,  tal y como había visto a Prudencio y el amigo de la barra lo cazo robando. Mientras sonaban "Los Parchis", llegaba la carta documento con el aviso judicial, se acercaba el amigo con el "empleado" a pedir explicaciones, se caía una copa de vino, no había papel en el baño, tres parejas chocaban en la pista  y dos  mas reclamaban en la puerta por cambio mal dado empujando a un par de inspectores que venían a clausurar la milonga,  el  "organizador  que no sabia" colapso y gritando en crisis de nervios Tanturiiiiiiiiiii salio galopando por las calles hacia el olvido.

LA LOCA TETRIS :  Maria Cingoni era una perfeccionista. Por abusar de las milongas y las clases de técnica se obsesiono con la posición de los pies, la postura, la disociación y el espacio. Si un voleo le salia, por culpa de una mala marca diez centímetros por debajo de lo que requería, Maria se disgustaba y consideraba  arruinada toda la noche.  Si quien la había sacado con un perfecto cabeceo no hacia un paso de sesenta centímetros le daban los berrinches y se ponía a gritar en el baño. Dejó de ir a las milongas conocidas, porque nadie la sacaba. En el paroxismo de su manía comenzó a ver a todas las parejas de la pista como cuadraditos del tetris y dictaba a su enardecido compañero como debía evolucionar para encajar sin pegarle a los otros.
Con la entrada prohibida en todos lados baila sola en su casa,  pasando con lentitud y reflexión de una baldosa a otra.

EL INDIO DE LA VISION:  Raimundo Pichefuz tuvo la desgracia de criarse en el engaño de una falsa ascendencia comechingona.  "Soy aborigen" decía "uno más en el camino del hombre rojo. Sin saber que su padre había venido de Sicilia, escapando de la mafia y su madre de Córdoba, escapando de una familia tradicional e intolerante con el tango, al que seguían considerando una música de burdel.  Fabuladora y gran bailarina, doña Lorenza alimentó ambas pasiones en su hijo, hasta que a los veinte años las dos coincidieron. Pero Raimundo no bailaba. No le salia. Parecía no entender ninguno de los consejos de su madre y destacaba como mal bailarín en las numerosas milongas a las que iba.   En el colmo de su obsesión Raimundo decidió  ir a la cima de una montaña desértica para ayunar cuatro días, tener una visión y volver con un gran poder o "Medicina" que le permitiera convertirse en el mejor de todos los bailarines del mundo. Volvió luego de tres días, con la boca negra de comer fruta no comestible, el cuerpo ardido,  casi deshidratado y con dos piedras del tamaño de un corcho de champán que " mi aliado el hermano zarigüeya me dio cuando se me apareció bajo el sol" . Engaño a un zapatero para que le pusiera las piedras  en los tacos  de unos zapatos de dudoso cuero que encontró en una subasta pagándole con la vértebra de una res "gran medicina". El zapatero lo corrió sin alcanzarlo. Con los zapatos del poder, Raimundo salio  a bailar  en tanda darienziana. Piso mal.  Las piedras y Raimundo volaron. Unas a la basura,  otro a la perdida de conocimiento. Desde entonces  Pichefuz las busca incansablemente  en los contenedores de todas las milongas a las que va  desarrollando además un "síndrome de Diogenes" que lo aleja de sus apócrifos antepasados.

LA  ESCULTORA DE LOS MILONGUEROS DEL CHIM ICHUR:  Una noche de tandas inolvidables bastaron para enloquecer a Susan Liao.  Tenia en el cuerpo la excitación que da haber bailado con un bailarín mejor que otro, rozando la perfección. Sentada y mientras devolvía los zapatos a la bolsa comprendió que el tango es un arte de fugacidad cuya impronta se reproduce en la masificacion de algunos pasos y adorno verdaderos, que se trasmiten de clase en clase y se van diluyendo, bastardeandose en la interpretación personal que cada bailarín da a lo que aprende. "Nunca me será dado repetir una experiencia como la de hoy. Toda mi alegría se perderá y la experiencia no tendrá ningún recordatorio cuando me haya ido" dijo, mirando con tristeza las fotos que alguien había sacado con su móvil de mala calidad y donde descubrió algunas instantáneas de la exposición de los guerreros de terracota del Xian.
 Había bebido.  Su mente y su angustia existencial le dieron la idea que la llevaría directamente al autobús de la demencia, que no suele tener paradas:  inmortalizar en adobe y arcilla todas las tandas, reproduciendolas en una colosal ronda que mostrara a todos los milongueros de la noche, en la cumparsita de la despedida.  Con tesón y horas libres   Susan fue trabajando con manos inexpertas  caras, posturas y parejas montándolas en un viejo galpón del jardín de su casa,  sobre una plataforma giratoria de madera parecida a un antiguo toca discos. Iba a trabajar a la farmacia sin dormir, con los brazos y los vestidos llenos de pegotes, feliz en la inconsciencia del desvarío. Luego de seis años, un despido, el abandono a las milongas, el rechazo de sus amistades, y consunción por una dieta consistente en acelgas  de su huerto, Susan tenia por fin 30 parejas  de milongueros copiadas de las fotos que decidió mostrar  en un  pre estreno a quince amigos a los que cobro "la voluntad" y que sirvieron para pagar a  un par de críticos. Para su desgracia Susan no era Rodin. Las caras eran apenas garabatos mal  hechos, que en su mente simulaban las evolución de todas las expresiones. La gente miraba sin entender algo que parecían parejas, pero con cuatro o cinco pies, sin ninguna proporción de extremidades,  en un desquiciado intento por capturar el movimiento con la marca de los dedos. .  Desde el Fondo de su sótano y de su mente Susan miraba todo con ojos brillantes. El abismo le devolvía la mirada  una y otra vez, como si abajo hubiera una cama elástica que le rebotara el sin sentido.  Casi en un alarido exclamó: "Y ahora verán esta obra de arte en todo su esplendor". Con la fuerza de la manía hizo girar la plataforma y las simulaciones en arcilla de los milongueros, mal cimentadas,  se vinieron abajo rompiéndose mientras el público abandonaba la instalación y la ineficaz demiurga abrazaba el polvo y la desesperanza.

EL BUSCADOR DE LA TIERRA MILONGUERA DEL MAS ALLÁ: Fabian Lapace era uno más de esos muchachos tímidos que en el tango encuentra paz, abrazo y comprensión.  Fanático de las novelas de ciencia ficción y fantasía, descargó en la milonga sus inquietudes y sus soledades. Abusó de tandas y de Tolkiens, hasta que en alguna sinapsis una neurona que le hacia mal contacto le hizo comprender un hecho irrefutable. Supo que su lugar no estaba aquí, sino en una tierra milonguera del mas allá  a la que tendría que ir, desde los puertos grises y donde por fin seria feliz.  Consiguió materiales para hacer una nave dragón vikinga  con bidones de plástico llenos de estopa, maderas medio podridas y cuerdas con hilachas, porque la naturaleza de la locura es casar elementos disimiles, conformando una cosmogonía que se adapte a la conveniencia lógica del enfermo. Lapace eligió para emprender su viaje el martes 31 de Octubre, coincidiendo con el Samhain, el año nuevo celta desde una  mugrienta playa  llena de adinerados bañistas holgazanes que se tendían a gozar de un sol no ganado, para ver si así llegaba eso de "sudor de su frente".  Llegó a las cinco de la tarde.  Comenzó a trabajar sin pausas. Los bañistas miraban como iba uniendo los bidones, las tablas y ocho lanchitas infantiles a pilas que unió a popa en un curioso anhelo por dotar a la embarcación de una fuerza propulsora que se apoyara en la tecnología y la búsqueda del milagro.  Desde la playa hubo mucha curiosidad y algunas risas. Pero eso no desconcentro a Fabian, que erigió en el centro de la barca  una especie de trípode con una sabana en la que había pintado un zapato milonguero de color verde y una estrella. Eran las siete y media cuando La embarcación estuvo terminada. Fabian puso con soga un cartelito en el que se leía "Michifuz Cirdan" y una silla con el tapizado desgarrado, que puso en el centro. Prendió las lanchitas, impulso el barco hacia el interior peleando con las olas y se sentó con gran majestuosidad, encallandose gravemente dos metros mar allá.
Mientras las carcajadas alegraban el atardecer de los ignorantes, Fabian seguía sentado en el medio del agua, con la cara azotada por el mar y las lágrimas de impotencia.
Cuando se fue, tres horas mas tarde abandonado el pecio y la silla no había nadie en la playa y tampoco en su cerebro.
Murió de gripe un semana más tarde.




domingo, 24 de abril de 2016

LA FERIA DE LAS TRISTEZAS TANGUERAS - POR CATULO BERNAL

Era uno de esos  viernes en "la Milonga del Oriental" donde la mayoría de las  mujeres están maravillosamente distantes y los bailarines intentan en vano abrazarlas en tandas que se convierten en lucha de ejes contrapuestos. Los que de verdad trascendían el rito y la tanda, aquellos entregados de verdad al tango eran pocos, pero se hacían notar.  Miraba en vano a la mesa del fondo en donde había visto y hablado a la novia  de Pastura, iluso de encontrarla. Y para que. En la obligatoria rueda de anuncios que el presentador oficial, Tito Candomble, murguero y voceador efectúa invariablemente un poco antes de la medianoche, oímos una sonata melancólica, que subía por la calle y que resulto ser una mini orquesta conformada por violín, guitarra y flauta secundadas por un organito que hacia las veces de contrabajo.  Venían en fila y precediendo lo que Tito anunció como "Una feria Milonguera que estará con nosotros hasta el domingo a las siete y que pueden ver solo al atardecer, aquí al costado del ring de los TITANES DE LA MILONGA"   Vimos como la extraña comitiva de a pie fue ensanchándose para dar paso a seis carromatos fileteados que enfilaron al fondo del descampado, por el costado del terraplén atronando sin tapar a la orquesta y espabilando  un coro de perros aulladores.   Romulo Papaguachi dejó en suspenso un bocado de milanesa y Piton Pipeta comentó que debíamos visitar la Feria "lo antes posible".  Callaron los instrumentos  y mientras se re-establecian  las parejas  ajustandose a tiempo y espacio vi como los carromatos se asentaban en formacion circular y me pareció vislumbrar entre la comitiva un par de ojos casi violetas que me observaban.
Volvimos al otro día con los muchachos desarmada la milonga y la parrilla.  Tocaba la orquesta tangos primitivos y los carromatos  se habían convertido en puestos llenos de luces de colores que recibían a algunos curiosos deseosos por probar las "Atracciones". Había un "Tirele al patito" en versión milonguera donde una pareja bailaba con  giros extremos y pasos mal ejecutados sobre una plataforma circular levantada en un mar de esponjas recibiendo proyectiles símil empanada de goma que buscaban desestabilizarlos. Curiosamente quienes practicaban puntería eran reconocidos topadores y gentes no mucho mejores que los artistas , cuando estaban en la milonga.
Había un "Pruebe su sacada " . Una versión del martillo de fuerza orientada a la pericia y que por el ángulo de aproximacion impedía invariablemente el premio en forma de complementos milongueros provocando una pequeña descarga eléctrica en quien erraba. Un poco mas allá estaban "Las parejitas chocadoras" donde los graciosos protegidos con tobilleras y zapatos inflables de goma jugaban a volearse con grandes carcajadas.  A un costado, en algo parecido a un conventillo se veía la "MILONGA DEL TERROR".  Veníamos con los bolsillos llenos de monedas así que entramos.  Era como un camino circular  franqueado por horrendos espectros en forma de milongueros jadeadores, monstruos en la forma de organizadores  decadentes que buscaban abrazarte o borrachos que te tiraban encima bebidas o devoluciones digestivas, pero falsas. En todo momento parecía que llegábamos a una ronda en la que sonaban un tango de acordes siniestros y veíamos por un curioso efecto óptico una pista en la que bailaban milongueros  con la cara de los grandes de antaño.  Incluso en una mesa me pareció ver a Gardel cantando mientras  nuestro norte, el gran Tito Lusiardo bailaba una milonga con la cabeza y los asistentes gritaban "Solo!, Solo!".  Llegamos a una puerta que decía ENTRADA  con un par de forzudos que nos cobraron la entrada y  nos catapultaron con ímpetu, echándonos hacia unas colchonetas.
 Decepcionados - creo que esa era la finalidad de la atracción -  nos fuimos a  una  barra en donde  había choripanes,  garrapiñadas y algodón de azúcar al "estilo Troilo".  Luego de tomarnos unos bocados con los muchachos, regados con cerveza caliente en vaso plástico llegamos a una fila de gentes, esperando para entrar a ver a ORSELIO, EL MILONGUERO QUE SE TRANSFORMA EN GORILA".    Había visto algo similar en mi juventud con una esplendente belleza que por un truco óptico mutaba en simio por un truco de espejos. Además esa evolucion se puede ver algunas veces en la milonga con algunos elementos que se desbocan por la consumición etílica y el ansia sexo-sensual enardecida,  así que pasamos de largo viendo  la cara de crédulos de los que esperaban.  Romulo, Piton y el Indio me abandonaron un poco más adelante,  entusiasmados por jugarle un mano a mano a Lidon, el campeón mundial de truco.  Yo  había tenido suficiente con lo del torneo intergalactico y además estaba seguro que aquellas cartas, con los dibujos de Molina Campos estaban arregladas para que los que pagaban perdieran siempre.  Asi que seguí caminando, y en una caseta poco visitada vi un cartel donde se anunciaba: "CONOZCA SU DESTINO CON ALCIRA, LA PITONISA". Como poeta soy crédulo y descreído a la vez. Pero me sentí irresistiblemente atraído al comprobar que en una silla  y como esperando estaba Alcira, la propietaria de la caseta y los ojos violetas.  Llevaba un vestido ceñido y la postura de una milonguera que sabe sentarse con naturalidad e impacto. Un hombre gordo, con un sombrero mal colocado y la mirada turbia se acerco para decirle "Leeme el futuro".  Ella lo miro brevemente barajando las cartas y le dijo:  "Tu ya no tienes futuro".  Mientras el hombre se alejaba confundido me senté a su mesa sin poder dejar de mirar esos ojos. Saque  todas las monedas, un poema y la voz de donde pude y le pedí que me leyera la suerte.  Me hizo cortar y sacar  tres cartas.   Su voz era como la brisa cálida de un invierno demorado. "Este es el pasado - me dijo mostrándome un tarot tanguero donde se veía un encapuchado melancólico fuera de una milonga - "Búsqueda. Todo lo que has escrito sobre el amor es no sentido y de alguna manera falso.  Tu alma no esta allí, aunque si muchos de tus versos del futuro, que aparecen  aquí, en esta carta"  - me dijo señalando la otra que mostraba arboles hechos de palabras y un ermitaño arrastrando un laúd mientras pequeños cupidos se le escondían en el camino - "el camino es claro y el amor siempre oculto. Ahora vamos a ver lo que dice el presente".
Dio vuelta la tercera carta. Mostraba un sol y una luna en un mismo astro. "El equinoccio.  La igualdad. El presente es claro y el dictamen ahora".
Me miro. La mire.  Suspiró.
Tuve  un impulso irrefrenable.  Sin dejar de mirar sus ojos  la tome de la mano.
 Apago el cartel y me llevo al interior de la caseta. Sentí su perfume, su pecho y luego nos dejamos llevar y  la noche se ilumino con caricias y  embriaguez de corazón, carne  y  espíritu.
Me  despidió con el sol asomando a la llanura,  un beso encadenante y su `piel temblando de frío y emoción.
Volví a los saltos cantando horribles tangos por las calle,   con hambre de amor y croissants,  el alma llena y el bolsillo vacío.
Me dormí con un sueño profundo y de paz, en mucho, mucho tiempo.
Cuando desperté  eran las siete y media de la tarde.  No sabia si había soñado, pero conservaba en mi cuerpo su calor y su perfume.
 Desesperado me vestí como pude y salí a buscarla.
El campito donde se hace la milonga estaba casi vacío. Un par de muchachones fintaba ganchos en el ring de los titanes.  Un pibe acariciaba una pelota.  El tipo que hacia de "El pinchadiscos loco" en la feria se había quedado rezagado y  juntaba en una bolsa los restos de la noche anterior.  Lo agarre frenético "ALCIRA,  ALCIRA donde esta?". Me miró sin comprender. Alcancé a murmurar "La Feria".
 Señalo una dirección moviendo la cabeza. "Se fueron hace rato".
Corrí. Corrí, Corrí con el pecho desbocado.  Buscando sin encontrar la orquesta de violín, guitarra, flauta y organito.  A lo lejos siempre me parecía ver los  carromatos y escuchar la sonata triste.
  Al limite de la desesperacion y las fuerzas supe que se había ido y  comprendi cuando me decía: "Todo lo que has escrito sobre el amor es no sentido. Y de alguna manera falso".

Mi angustia acrecía la natural congoja de las ultimas horas domingueras.
Volví arrastrando el alma al bar "Roñoso".  Los muchachos se empeñaban en una partida de truco, queriendo saber porque habían perdido con Lidon.
"La Pitonisa, Alcira, la vieron?".
 "Que Pitonisa?" dijeron a una.
Se quedaron mirándome  hasta que Romulo Pidió una botella de Borgoña reserva.  "Para festejar, o para evocar"  - dijo comprendiendome.
Demande un familiar de milanesa, sabiendo que no iba a poder comerlo y con el cuerpo sumido en una indescriptible sensacion de alegría triste - si esa melancólica sensacion es de alguna manera cierta - me puse a escribir esta crónica.
Y  a desgarrar palabras para escribir sentidos y  terribles versos.

domingo, 10 de abril de 2016

BRIGADA "T "TANGO - CUANDO LA MILONGA QUISO HACER SERIES YANQUIS - Por el Turco Desvarietti

Estamos iniciando los noventa. La juventud se vuelca en masa  hacia movidas musicales melancólicas y oscuras como el dark y el grunge. El  tango sufre y se resiente en la traición de la pibada, que no comprende que en las viejas y queridas letras, en esas desgarradoras églogas a la perdida hay más oscuridad que en el desaliño del pelo largo, el descuido vital y el maquillaje vampirico. La consigna de los lideres tangueros, los patriarcas de la desilusión es sencilla. Hay que recuperar a la juventud sea como sea. Desde los canales televisivos se llama a las mentes pensantes para que creen un producto fresco, identificable y netamente tanguero. a semejanza de las grandes series Estadounidense que nuclean al común de la población en embobadas sesiones pos cena.  El resultado:  un híbrido que verá la luz en el 91 y su final cuatro semanas mas tarde: Brigada "T" Tango. creado por dos obtusos plagiadores: Toñito Mugueri y Maxi Closa.
Desde el nombre se nos insinúa una aliteración equivoca  que mas tarde y groseramente aprovechara otro programa llamado Brigada Cola.  No creo que haya sido buscada, sino mas bien un fallo, de los numerosos desatinos  la serie. Pero vamos al contenido.
Los protagonistas son calcados a la serie original, cuatro militares tangueros prófugos de la ley  por un crimen que no cometieron: desviar un tanque que iba a reprimir la insurrección carapintada de semana santa  para asaltar una financiera con la que obtener fondos que paguen  clases y milongas entre los pobres.  Los cuatro   sobreviven en el anonimato como mercenarios capaces de "Arreglar" cualquier situación de injusticia en las que estuvieran involucrados malvados un poco bobos y pertenecientes al consorcio global de Milongas estandar. O simplemente "los enemigos"
 El cerebro de la banda es el coronel Jorge "Escipión" Esmile, que trabaja como doble de riesgo y es experto en planes y disfraces. Los guionistas pensaron equivocadamente que como "Anibal" Smith era así llamado por el gran general cartagines, nombrando al héroe como el antagonista y vencedor romano le daría mayor crédito a la serie. No tuvieron en cuenta dos hechos ciertos: Escipión cae antipático a los amantes de la historia por haber desbaratado el intento de un rebelde que se opuso al todo poderoso imperio. Y a las gentes normales el nombre les suena a remedio, a farmacia, talco  y  vejez.  Estaba interpretado por el actor Carlos Bragazi secundario en películas de acción clase B. 
El tipo guapo y carilindo del Grupo era el teniente Tomas Tempera "Fachita", un  sex simbol de la milonga, con trajes cruzados, peinado como Gardel y con impecables corbatas a tono con sus pañuelos de seda. Era el encargado de suministrar los materiales para los locos planes de "Escipion". Siempre se lo veía con milongueras de buen ver. No hablaba mucho y no lo dejaban. Tenia una voz nasal que impugnaba su apostura. Interpretado por un actor descartado del partido de los "Galancitos" Aldo Papur, que hizo mas dinero en la publicidad gráfica y en fotonovelas.
El siguiente miembro la brigada  es el capitán Gogui Munro o el Loco "Munro", un experto en vehículos y aviones. Casi siempre pilotaba el avión fumigador que los llevaba a las misiones, aprovechando para escribir mensajes incoherentes en el cielo como "Metele que son Caireles" "dale Darienzo al matienzo" o "me hago el sanguchito y me da tiempo de hacerme un adorno a mi mismo"..   Este personaje era un enfermo mental al que siempre había que hacer huir  del siquiatrico donde vivía.  Estaba interpretado por un humorista llamado Bruno Belguer y se contaba que como no se metía en el personaje se alquilo una habitación en un conocido loquero. Desapareció luego de los dos capítulos y no se sabe si estaba en la serie por favor familiar  o por ser uno más de esos inestables  mentales que pululan en el ambiente artístico. Su frase preferida era "hablando con un zapato de charol de ojitos pintados uno comprende la realidad de la técnica".
Y el ultimo personaje de la serie, como no podía ser de otra manera era el musculoso del grupo, el sargento Alberto "Mister Tortas" Barracas. Uruguayo  de Canelones,   parrillero con mal genio, miedo a los fumigadores y el conductor del vehículo terrestre de la Brigada: Una estanciera Jeep desvencijada a la que siempre tuneaban con soldadores en los momentos de la acción. Estaba interpretado por un luchador que quería entrar a los "Titanes en el ring" pero nunca pudo por lo ridículo de su personaje: "Hércules el plomero". Su nombre real era Esteban Grasi. Siempre aparecía con un traje a rayas con las mangas cortadas, un collar con la cara de Lomuto y una polera de cuello alto de color bordó.
La mecánica del programa era siempre la misma: Dueños honrados de milongas que comenzaban a funcionar bien  recibían la visita de personajes mafiosos del Consorcio que les montaban una milonga al lado y que eran cohercionados y casi obligados para que vendieran su negocio. Los malos eran consecuentes con sus métodos:  les llenaban la pista de giradores y malos bailarines capaces de luxar tobillos y talones, intervenían en la barra aguando los vinos, fernets o licores y se cobraban con prepotencia la protección con empanadas y sanguches, molestando  a los milongueros honestos y asustando a la muchachas que se iban en masa a la otra milonga, prefabricada y muy impersonal, casi como una franquicia.  Sin opciones,   los dueños "localizaban" o contactaban al General "Escipion" casi siempre en cabarets de la zona o en casting tangueros de productos para el pelo.
La primera intervencion de la Brigada "T" Tango, siempre era desastrosa. Arreglaban los destrozos de la milonga honesta y cuando volvian los mafiosos bailando Racciattis en tandas de Pugliese aparecian queriendo pelear para ser  sopapeados y amedrentados por los malos. Hasta "mister Tortas" parecia perder su fuerza y le daban con saña choripanazos y lonjazos con el cromo. Este primer intento fallido  respondia a una estrategia que funcionaba en la serie original para crear empatia y cubrir la cuota de tiempo. Viendo que la Brigada "T" Tango salia huyendo ante la desesperacion de los dueños de la milonga, los mafiosos se confiaban permitiendo a los "héroes" trabajar con soldador, autógena y taladros  en la creación de artilugios bélicos novedosos. Le ponían a la estanciera azul maravillosos gadgets como parachoques con Guantes de boxeo, cañones tiradores de empanadas quemadas  o hélices boleadoras hechas con bolsas de zapatos y cuando los mafiosos estaban festejando y a punto de romper la medianera para anexar la "Milonga honesta"  riéndose de las lágrimas de los organizadores y dijeys aparecian para darle la biaba a los malos y bailarse unas tandas potentes en armonía y perfecto orden.
Llovían golpes, tortas fritas, peluquines y  los malos huían con cara de ultima tanda sin pareja.
"Escipion" se encendía un cigarro 43/70 o un jockey corto - patrocinadores del programa -  y decía mirando a cámara "Me encanta cuando una milonga se realiza".
Y mientras todos se ponían a milonguear los héroes  tenían que salir huyendo porque el general Blackie  "Cachafaz" Deke esta a punto de atraparlos. Se subían a la estanciera, manejada por la periodista Barbara Cupli y volvian al anonimato y a la clandestinidad de su milonga "La vinosa", oculta a los inspectores y a los censores.
Este curioso invento no cuajo. Los actores eran malos y no sabian bailar. La asesoría coreográfica estaba a cargo de un milonguero viejo que abusaba de los ochos cortados y no tenia paciencia para explicar. Los decorados estaban mal pintados y los maravillosos gadgets belicos abusaban de alambre porque no habia  presupuesto para artilugios. Además la serie espoleada por ejecutivos ignorantes quiso  competir en franja horaria con "Miami Vice" y "Atreverse".
LLegaron a emitirse tres capítulos: "Aquí no baila ni Copes", "Taconazos y asco en la milonga Menesunda" y "el despiporre Sangucheril". Se cuenta que hay un piloto de animación hecho con muñecos: "operación silicona en la milonga Monona", un manotazo descentrado de eje que los guionistas quisieron imponer  razonando que los muñecos iban a tener más expresión que los actores.
Pero no llegó a emitirse. Se perdió en el olvido, una mas de  aquellas cosas que se plagiaron a la sombra de otras que alguna vez tuvieron éxito o simplemente mayor publicidad sin ser demasiado buenas ni verdaderas.
Como aquellas figuras que  de tanto repetir se vuelven solo un trazo sin razón, sin coherencia y sin una poderosa actitud emocional que las sustente.

sábado, 2 de abril de 2016

YA SALIO EL CATALOGO DE BOLUDECES MILONGUERAS DE PRIMAVERA DE LUSIARDO TANGO CLUB!!

Lo estaba esperando. Igual que nosotros.  Nuestros incansables técnicos se pasaron trabajando a contra reloj durante todo el invierno para satisfacer las exigencias casi imposibles de aquellos milongueros lideres de opinión, que moldean los mejores bailongos. El resultado de esta lucha titánica entre la inteligencia, el capricho y la imposibilidad esta aquí, en este  catalogo que hoy presentamos para todos ustedes, con el orgullo de un padre al ver a su hijo abanderado. O fuera del correccional de menores.
 Todo es cuestión de prioridades y gusto.


TARJETA ASÍS CARD MILONGUERING: Para los que viven la milonga con riesgos y andan invitando copetines sin medir los gastos o saltando de tobillo en tobillo por saltarse todas las clases y los códigos. Porque uno puede ser un inconciente pero con un seguro acorde a sus necesidades. La tarjeta ASÍS CARD  es la única que le brinda crédito para copichuelas, empanadas, sambuches y champán llegando hasta la generosa cifra diaria  de hasta 89 euros con 50 en caso de insolvencia repentina a devolver en mínimas cuotas o canje de servicios. Y eso no es nada. También le provee de  asistencia medica, farmacologica, siquiatrica o espiritual  según la tesitura y el lugar en el que se encuentre. Contusiones, pellizcos, codazos, luxaciones producidas por ochos para adelante tipo tecladito, ahogos, asfixias, puntinazos, voleas tipo Kung Fu, desengaños, traiciones y dudas teologicas.  ASÍS CARD MILONGUERIN le cubre las espaldas suministrando  en caso de necesidad  un técnico que visualiza la situación proporcionando un plan de fuga. Y con un pequeño plus de 3.50 proporcionamos dentaduras postizas con la cara de milongueros celebres en caso de golpiza y una bicicleta si quedó varado en un barrio extraño  por acompañar a una muchacha  o el técnico no llegó a tiempo. Porque todo puede fallar mejor Una ASÍS CARD.

TITO Y MELISA  - LOS AUTÓMATAS DE PRACTICA: Se acabo eso de practicar con escobas al estilo Pocho Pizarro para pulir la técnica en la soledad del hogar mientras escucha unos tangazos por la radio. Ahora puede probar todos los inventos y variaciones que se le ocurran con nuestros exclusivos autómatas funcionales TITO Y MELISA. Si cualquier pelagatos que se cree Bruce Lee tiene a su disposicion el poste con palos movibles para practicar velocidad, como no vamos a tener la solución Para Humberto Paredes o Humilia Wasingard, pobres estudiantes, pero aplicados en su hogar?. MELISA Y TITO tienen la torneadura justa de una pierna masculina y femenina, según el modelo elegido y cuatro piernas supletorias mas, por si hay que esquivar un taconazo de "Artista".  Tenemos cinco o seis modelos, pintados por  el afamado artista plástico Mirito Picason. Le han salido un poco abstractos,  pero reconocibles en las ultimas hora de la milonga.
Saquele brillo a sus ochos, inventé todo lo que quiera. TITO Y MELISA lo hacen posible.
Al menos en su casa.

LA APLICACION DEL MILONGUERO TOMASITO: EL JUEGUITO QUE TODOS QUERRÁN PARA DIVERTIRSE-
No es un poketeer, no es un jueguito electrónico. Es mucho más.
 Si!!!. Una nueva diversión para aquellos papanatas que no consiguen sacar a bailar ni por casualidad y tienen que divertirse hablando con otros marmotas como ellos o consumiendo un copetin atrás de otro hasta que caen bajo la barra. Con esta nueva aplicacion para móvil, podrás tomar el control de las piernas de cualquiera de esos tipos insoportablemente expertos que andan floreandose, burlándose de ti, pequeña bestia torpe!. Juega con el Milonguero Tomasito haciéndole hacer figuras lamentables en tu pantalla y al instante verás la replica en la pista, solamente apuntado la antena Telefunken 34 a los pies de la indeseable víctima que no sabrá que hacer con sus figuras y comenzara a chocarse con otros de su calaña!!!!
 Risas, diversión y caras de asombro aseguradas.
 No inviertes en clases?. Invierte en la aplicacion del Milonguero Tomasito con caras personalizables!. El Vudú del siglo 21!

EL TRAJE REVERSIBLE ROÑA TORANZA: Se acabó eso de andar llevándose a las tangomaratones y a los festivales una maleta donde se arrugan cuatro trajes o vestidos, uno para cada noche. Con el Traje reversible ROÑA TORANZA  tienes hasta cuatro posibilidades en un mismo traje.  Completamente reversible en estampados coloridos. Aseguramos que las solapas y los bolsillos están a diferente altura, para que nadie descubra que uno esta usando el mismo traje mugriento. Y si lo somete al vapor de la ducha durante el tiempo que le lleve enjuagarse las guedejas, el traje cambia de color!!!.
Si. Hemos adaptado la tecnología puntera con el nuevo tejido Filus 67. Un traje ideal para pasarla bien sin mucho despliegue e incluso para pasar desapercibido si se arma. Cada Traje reversible tiene un compartimiento con capucha, por si llueve o quiere enmascarar su rostro. Y para las muchachas Además tenemos el modelo FLAPERSHIP subible arriba de las rodillas. Cuantas posibilidades con una misma tela. Cuantas alegrías con el mismo olor!.
Éxito garantizado si se lo usa con el desodorante MATUFIAS para axilas descontentas.

DRON SILENCIOSO MOSQUITO VELOZ: Si es usted uno de esos que no pueden estar sin documentar su paso por las milongas y siempre se anda quejando de que no sale en las fotos esta es la solución: Dron silencioso Mosquito veloz.  El minicamarografo que captara todas las alternativas de su aburrido tango desde las alturas y sin que se entere nadie. El secretario ideal. Además podrá tomar la justicia por su propia mano, si no le respondieron al cabeceo o un mamotreto le estrujo la espalda. El Dron tiene un compartimento que libera una pequeña descarga de materia orgánica - léase babas,  mucosidades, o excremento palomero - sobre el incauto.
Quien necesita ahora a un justiciero como SUPERMILONGA, con este eficaz amiguito?.

EL PASADO DE GLORIA: Ya no hace falta aprender a bailar, pintar, escribir, cantar, hacerse con un nombre o llegar a la cumbre de la milongueridad por medio del ascetismo. Ya no es necesario ser amigo de Chicho o tomarse unos vermuses con Naveira. Con nuestra agencia de fotos falsificadas usted podrá hacerse con un pasado de gloria y presumir, justo cuando están a punto de echarlo a las patadas de la milonga por Bocón. Que no le creen que Desafió al Truco a Sebastian Arce y lo obligó a comer los porotos?. Saque la foto trucada GARABETA y abra bocas y mandíbulas. Que le dicen mentiroso cuando cuenta que corrió una carrera en moto contra  Robert Duval, Pablo Veron y el Cachafas y les ganó por veinte cuerpos?. Extienda ante esos escépticos el recorte trucado GARABETA donde aparece en primera plana. Que no pueden creer que usted le enseño a hacer adornos a Lucas Fernandez  y que hace 35 años que baila, a pesar de ir con las puntas hacia adelante?. Acerque a la rueda de criticones el daguerrotipo  GARABETA en donde esta al lado del Papa Pío, criticando la cadencia del Vasco Ain.  Y si necesita apoyo filmico, o soporte en vídeo Tenemos la mejor selección de publico exitoso o metraje desechado por Woody Allen para editar de forma que parezca que aplauden su coreografía paparula.
Porque con plata cualquiera puede comprar reputación y prestigio.
Mire sino a...

EL SEÑOR QUE SABE: un servicio exclusivo para todos aquellos que pueden acceder a la Tarjeta ASÍS CAR MILONGUERIN TRIPLE DE MIGA.  El SEÑOR QUE SABE.  Tu amigo ideal en esas noches en que no ganas ni una discusion.  EL SEÑOR QUE SABE.  Alguien que te hara sentir bien a pesar de los desengaños amorosos. Que justificara tus pequeñas miserias con altura y estilo. Que te permitira soñar con la victoria allí donde han caido los mas grandes seductores. Un pequeño auricular con la Cara de DI SARLI te pondrá en contacto con el cuartel general del SEÑOR QUE SABE y te permitirá ganar en discusiones, relaciones o sesiones.  Filosofo, filólogo, teólogo, coreógrafo, cocinero, retorico y Sofista. Maneja el retruécano, la perífrasis, el hipérbaton, la sinecdoque, la ironía  el laconismo y el nicarqueo. Se agarró a los guantazos con Bukowski, Saussure cruzaba la calle cuando lo veía venir. Le robó la mujer a Jacques Brel e Hizo llorar a Rholand Barthes.  Un procer de la oralidad que pasa por un mal momento y ofrece sus servicios para pagar su desmedida afición a los juegos de azar.
Disponible solo los miércoles en horario laboral.

Y como siempre el mejor surtido para el milonguero obsesivo o el novicio ensimismado. Tenemos hasta frases de autoayuda masticables sabor Tutti Frutti y Limón con las exclusivas "VOY A BAILAR BIEN" y "NO IMPORTA NADIE ME VIO".
Pedidos al 56437373737337.  O a vuelta de correo dirección Malandares 32. referencia Peluquería Maradona, preguntar `por Pocha.
Y si se le ocurre algún artilugio para hacer más cómodo su baile no dude en consultarnos. Nuestros científicos de plantilla siguen trabajando en nuevas Boludeces.
Con la Garantía de LUSIARDO TANGO.CLUB

sábado, 26 de marzo de 2016

CARTA AL CONEJO DE PASCUA DEL HIJO DE UNA PAREJA MILONGUERA

* La siguiente carta llegó a nuestra redaccion esta mañana. Consideramos que quien la escribe no tiene claras las fronteras entre realidad y ficcion. Y está muy mal.

Señor:
           Me llamo  Adolfo Pecorini Gra. Mi nombre no le sonara de nada, como tampoco el de Marcela Ramirez Suker, Borja Buglieni, Pepita Valeron o Mimito Predi Clausen. Pertenecemos  una asociación llamada H.D.M.D.F (Hijos de milongueros de festivales) y que nuclea a ex hijos de milongueros. Durante toda nuestra infancia fuimos abandonados en un infame hogar transitorio para niños cada vez que daban fiestas a nombre suyo y  de su mujer Easter o pascua  - como la llamaban en el barrio - Al igual que a fin de año hacían con su colega,  ese otro gordo farsante y malintencionado que se hace llamar Papa Noel aunque también responde a otros alias como Santa Claus, San Nicolás, o el niñito Jesús,  extraño apodo que sin duda le deben haber puesto cuando estuvo en la cárcel.  En fechas como estas, luego de largas e infructuosas sesiones de sicoanálisis y terapia  volvemos al nefasto sitio donde nuestros progenitores nos dejaban y tratamos infructuosamente de rehacer nuestras destrozadas vidas. El lugar se llamaba "Hospederia para milongueritos infantiles Cuquis".  Un sitio lleno de fantasmas y malas experiencias.
 Allí soportabamos como podíamos con nuestros pequeños corazones infantiles el jolgorio festivo en el que tantos intentaban encontrar algun sentido a su vida trasvistiendose con capuchas y bonetes o - como lei hace poco en una publicacion cientifica seria - clavandose semi desnudos a cruces filipinas. Y esperabamos, esperabamos en un tedio lleno de historias mal contadas por dos rufianes borrachos que todo volviera a la normalidad y pudiéramos reintegrarnos a la afectuosa rutina de un hogar simple y común de gentes adineradas  y ligeramente normales. Distantes pero enloquecidas por la milonga, a tal punto de aprovechar cualquier escapada o fin de semana largo para meterse en festivales o tangomaratones. mientras se dedicaban a hacerles festejos a ustedes. Pero nunca volvíamos a la normalidad. Y siempre a la casona de la Calle Lagartos 32, que ahora tiene precinto policial luego de que la señora y sus secuaces fueran detenidos por malversacion, abuso y agiotismo. Y, como siempre los principales instigadores están sueltos. Gozan del beneplácito y la aquiescencia general.   Lo digo sin pelos en la lengua. A usted señor Conejo de Pascual, al señor Gordo maligno Claus, a su señora la santa Pascua y a todos los rufianes como los reyesuelos esos de oriente que nos arruinaron la vida entonces y ahora cuando aun despertamos desconsolados - tal como hacíamos en la hospedería en mitad de la quietud ominosa de la noche  -  les debemos esta inseguridad, esta vida vacía de sentido y llena de recuerdos horrendos. Desde los cinco y hasta los dieciséis  años, en que huí de casa y me refugie en la seguridad del hogar de un quinielero fanático de Donato estuve odiando la fiesta en su honor. Y ni siquiera podía saber cuando caía, porque todos los años era en diferente fecha, a diferencia de la montada por su compadre delictivo el señor gordo demente de la Navidad.
Nuestros padres milongueros enfebrecidos por la ceguera y la locura de bailar  suplían con dinero lo que no podían comprar con cariño, creyendo en su inocencia y en su liviandad que nos dejaban en buenas manos y nos abrían las puertas a un mundo de complicidad y comprensión que compartiriamos con ellos, ya mayores. Haciendo como hacen esos hijos dilectos que se  vuelven compinches de sus padres y comparten experiencias y vinos con ellos.
Pero no señor Usurero Conejo de Pascua caga huevos de colores que se transforman en chocolate con sorpresas por culpa de los empresarios del ramo. No señora Hedionda Pascua perversa empanadera de atún grasoso y espinaca sosa Easter. No señor Gordo flatulento mata nutrias peletero Santa Claus, o como figure en el expediente que de usted tiene la policía y las fuerzas de seguridad, sea de la nación que sea.  La realidad,  nuestra realidad de hijos consentidos y ricos de padres con el cerebro carcomido por el tango era otra muy diferente.  En aquella casa inmensa con cortinados en los que se reproducían escenas de milonga y valses y donde a la hora de comer solo recibíamos alfajores con el dulce de leche vencido y sanguches de miga con el queso arqueado como una bailarina de ballet en extraña pose;  Donde nos llenaban con  zumos mal hechos y refrescos que en vez de proporcionarnos una piadosa inconsciencia por las noches nos mantenían en vela escuchando la maligna e invasora presencia de una versión lenta y aberrante de "haceme cucú" aprendimos la lección que nuestros inconclusos estudios no nos enseñaban: A odiar lo que representan sus fiestas, fiestas que otros dedican a procesionar para obtener alguna dispensa celestial por sus conductas reprobables de todo el año, fiestas que tampoco tuvieron nunca aquellos otros huerfanos desvalidos del tal Dickens que solo reciben para comer hueso de caracu sin tuétano,  patata arenosa y cruda regada por un chimichurri que no viene a cuento  y olor a ajo.  Y si unos se ponian trascendentes y los otros  recibian palizas y eran obligados a robar, nosotros no fuimos menos. Nos apalizaban con   boleazos a pierna abierta en medio del culo. Y teniamos que robarles zapatos de diseño a nuestros padres. ¿Cuantas noches gritamos abrazados a peluches mugrientos con la cara del Cachafáz o de Libertad Lamarque mientras  nuestros padres se abrazaban en infinitas tandas, sin siquiera efectuar una sola llamada al hogar de esa Mujer terrible, desfigurada por los celos y la soltería, a fuerza de planchar en los bailongos por su orgullo que le impedía hacer clases?.  Esa mujer a la que esquivaron los cabeceadores mas afamados de su época forjando su carácter inflexible y ruin, agriando su belleza natural e incoando un  vengativo plan que la llevó a montar un hogar para niños ricos, un sitio que muchas veces en mis pesadillas he identificado con el infierno?  Usted No sabe lo que es levantarse en mitad de la noche con los ojos arrasados por el llanto, los pies fríos y los oídos llenos del "haceme cucú",  siendo descubierto en mitad del pasillo por los esbirros de la Señora: Jacinto y Ubaldo, dos profesores frustrados de canyengue que nos obligaban a hacer ochos mal hechos contra la pared hasta que caíamos rendidos de cansancio.  Usted no conoce lo que es escuchar esas espantosas historias de la milonga y los cuentos de navidad y de pascua con la que esos tipos que se creían narradores nos atosigaban, endilgandonos sus hazañas cual si fueran héroes. No conoce las miserias de los huerfanos por el tango, con padres disolutos e irresponsables que daban menos  crédito a nuestras suplicas, miedos, desatencion infantil que a las palabras de Malena Cuquis y los efectivos cancerberos que arruinaron nuestra vidas  y  cumplen condena por contrabando de cromos.
Ahora ya es tarde para exigir responsabilidades. Hemos aprendido con terapia  a perdonar a nuestros antepasados, pero quedan algunas cosas que no podemos pasar por alto . Y  no estamos solos. Hay muchos que padecen con angustia sus fiestas y no todos son  milongueros o hijos de milongueros o milongueos.  Estamos contactados con otros afectados como el colectivo T.T.L.F (Trabajadores de todos los festivos),  A.F.N. (Angustiados de familia numerosa) y la O.P.A.F (Odiadores patológicos de alegría forzada). Sin contar todos aquellos desdichados seres a los que no les queda nadie con los que festejar, personas tristes y a los que injustamente se les endilga el rotulo de "Gentes sin espíritu". De pascua, de Navidad o de la fiesta que sea.
No crean que saldrán impunes. Juntos los iremos a buscar, y les haremos pagar, se escondan donde se escondan. Ya sea en un mundo de fantasía, en una creencia religiosa o donde sea que ejerzan su poder fantasmal.
Y les bajaremos todos los dientes para que aprendan.
Quedan advertidos.

jueves, 17 de marzo de 2016

LOS EVANGELIOS MILONGUEROS DE LA IGLESIA DE LOS PRIMEROS PASOS - Por El Coya A Gurrietes

Si hace poco contábamos el devenir de esta nueva facción religioso-tanguera sin abundar demasiado en los detalles, teniendo en cuenta que su profeta  es el Pebete Burundi, que afirma que el tango es africano con una solvencia tan dudosa como sus historias y su memoria ahora hemos visto el libro con el que han edificado su culto estos ostentosos milongueros, reconocibles por los colores del culto, el rojo y amarillo y por el signo que trazan en la pista: Un nueve trazado con lápiz  en sentido inverso y la pierna cambiada. Se trata de los Evangelios milongueros, unos rollos encontrados a la orilla del lago Tanganika, en una primitiva bolsa para zapatos hecha de madera trenzada,  escritos sobre chalecos de piel de cabra junto a un par del 36 de mujer y uno del 45 de hombre en charol. Según estos manuscritos de antigüedad cuestionable ya que El Pebete Burundi solo dice que son "Viejisimos" Hay dos corpus. El primero es el ANTIGUO TESTAMENTO que contiene 7 libros:  el GENISES  - "En el principio estaba la pista vacía y los muchachos y las muchachas no se animaban a hacer los pasos del maestro" - EL ÉXODO DE LOS MILONGUEROS PIOLAS,  JUECES, 
NÚMEROS,  LA CAUTIVIDAD DEL PASO,  LAS TRIBULACIONES DE ALBERTO Y  EL DILUVIO DE PAVOTES. El segundo es el  NUEVO TESTAMENTO que tiene seis partes: MATIAS, MARCELITO, LUQUITAS,  JOTA,  LOS HECHOS DE LOS FAMOSOS DE FESTIVAL Y EL APOCALIPSIS MILONGUERO,  haciendo foco los cuatro primeros en  el denominado "Cristo de la Crotada"un muchacho llamado Rolando que hasta los 30 años estuvo ayudando a su padre en la zapateria familiar, hasta que sintió el llamado del cromo y se puso a predicar "La vieja nueva" en un humilde club de barrio al lado de la cancha de pelota-paleta con sus doce discípulos: Panchito, RuBén, Graciela, Mirti, Jota, Varinia, Andrea Ponce, Tadeo "El Estilista", Simón "Pepe", Maria Malena,  La Petisa Carmen y Judas Palorti,  el discípulo que lo traicionaría entregándolo a las autoridades del giro y la sacada para poner  luego una escuelita de Técnica.
Y si bien esta el libro todo viciado de ridiculez, no se le puede achacar que sea sexista, quizá para que las parejas estén igualadas. Algo que cuesta siempre en las clases.
El libro todo no es muy grande. Apenas lo que entran en tres chalecos de talla 48, lo justo para ir leyendo entre tanda y tanda y no abandonar las obligaciones de los "debutos" como se auto denominan los implicados en esta aberrada secta porque siempre entran a la ronda como si no la conocieran y con la espectativa del primer tango que bailaron. Editorial EL CROTO, a la vanguardia del absurdo - como siempre - ya está en tratativas para publicar esta bazofia. Y es posible que se venda en serie, como los absurdos chalecos rojos saldos de algún sastre que vio el negocio y anda actualizando porquerías con animo de lucro.
Para que ustedes juzguen el valor literario de los "Evangelios" reproducimos aquí un fragmento del GENISES - no sabemos si el cambio de letra es intencionado o un descuido - que habla de la destrucción de "SONAMOS" y"  GOMATRISTE" .
1 En aquel tiempo Había dos milongas que habia caido en la locura y en el furor lascivos: "SONAMOS" y "GOMATRISTE.  Allí los impíos se regocijaban girando sin control y adelantando por la derecha, queriendo todos bailar por afuera y castigando a los que estaban por el centro.
  2 Apretujaban a las mujeres con sus pechos sudorosos y sus vestimentas negras mal lavadas y con furia casi lasciva no las dejaban pisar  porque ya no recordaban la enseñanza de los primeros pasos y se habían enardecido con sacadas y puntazos repartiendo sin control voleos altos y castigadas.
3 Y se elevo el clamor contra las dos milongas y EL SEÑOR así hablo: por cuanto el clamor y el pecado de estas milongas aumenta  descenderé sobre ellas y las destruiré. Pero su siervo Abraham Nulisky intercedió por ellas.
4 Y se acerco Abraham al señor  y le dijo: No hagas macanas. Pensalo Bien.  Destruirás al justo que baila en el compás junto al impío? Quizá haya 20 justos que bailan bien. Y además consumen.  Porque el les vendía y temía que ya no pudiera hacerlo, pues su corazón había abrazado el lechón de oro.  Entonces el señor  dijo: " Si hubiera o hubiese, no veinte, sino diez los salvare". Y castigando a Nulisnki a hacer ochos perpetuos obró mandando  a sus dos ángeles SATURNO Y MOIRO para que fueran a inspeccionar.
5 Y encontraron atribulado a Lot Gonzalez, el profesor, en la puerta de "SONAMOS". "Me han echado. Vinieron dos forasteros grandes maestros y  se pusieron a hacer acrobacias restando una porción de la pista y  arruinando a los pobres principiantes que ya no saben como pasar. No tengo mesa, pero los acomodare como pueda y compartiremos pan, sal y vino. Pero el de la puerta había caído también y no quería dejarlos entrar.
6 Y Lot intercedió regalándole sus zapatos para que entraran. Y juntos se sentaron cerca de una mesa reservada donde se regocijaban y hablaban con grandes gritos los inmorales. Y todo esto lo miraban los ángeles y Con cada tanda se nublaba más su rostro y mas criticaban a los innobles, queriendo enseñarles el paso verdadero.
7 Y cuando fueron al baño, rodearon a Lot los hombres y con grandes burlas le decían: Donde están los varones que vinieron contigo?. Sacalos para que los conozcamos. Y lot casi llorando les decía: "les ruego hermanos que no hagáis tal maldad, he aquí que yo tengo dos muchachas principiantes. Bailad con ellas y haced como os pareciere, pero a los varones no hagáis nada"
8 y ellos no entraban en razones: "vino este extraño a enseñarnos el ocho milonguero y habrá de erigirse en juez?". Y hacían gran violencia con el y le tiraban los tirantes y le manchaban la camisa roja,  acercándose para tomar y romper todo lo de  la mesa.
9 Entonces alargaron la mano desde el baño los ángeles y metiendolo también en el baño así dijeron a Lot " Si tienes algún discípulo más  aparte de las novatas  esas que querías entregar sacalas por la puerta de atrás, que vamos  destruir este lugar, como quería el señor, que es destrozón.
10  Y huyendo por atrás salio Lot con Ponce, Menedez, Zabulon, Imer, Saquer,  Amelía, Lucia y Marcol. Y no eran diez.  Y se oyó un estruendo Troiliano y llovió azufre y fuego.
11 Y todo parquet fue arrasado y yerma quedo la ronda y todos perecieron. Y a "GOMATRISTE" también le tocó porque no juntaban ocho justos. Que pena.

Como se ve estos evangelios milongueros son una patochada, con un estilo hórrido y frecuentes anacronismos. Hará las delicias del publico decadente de "Editorial El Croto" que ya tiene una portada montada y robada, fiel a su estilo.
Mientras los debutos de la iglesia milonguera lo difunden en versiones de lujo hechas con retazos de chalecos rojos felices en su credo y como una mancha más entre las tantas tribus de la milonga.
Esperemos no llegar a los extremos de SONAMOS y GOMATRISTE, aunque de vez en cuando nos sintamos tentados a actuar como los ángeles SATURNO y MOIRO y arrasar con todo.
Respeto. Amo y comprension. Ante todo.

viernes, 26 de febrero de 2016

LA IGLESIA MILONGUERA DE LOS PRIMEROS PASOS


En estos días, y viendo la proliferacion de milongueros y milongueras vestidos de rojo y amarillo, supusimos que estábamos ante una nueva moda entre bailarines. Se sabe, basta que un diseñador
saque algún nuevo artilugio o diseño, para que lógicamente todas las milongas se contagien, lo mismo que con los pasos.  Pero lo extraño, era que los milongueros que estaban de rojo, bailaban de una manera diferente a la que suele verse hoy en las milongas, mas pausado, con una caminata peculiar y recreándose en pasos que habíamos creído perdidos, como la sentada o la empujadita con gancho. Luego investigando, vimos también que en alguna milonga habían puesto en la barra una alcancía roja donde rezaba en grandes letras amarillas "IGLESIA MILONGUERA DE LOS PRIMEROS PASOS - DONACIONES". Esto nos llevo a abordar directamente a uno de aquellos milongueros, que abusaba del triple gancho. El mismo nos confirmo que pertenecía a la iglesia y nos invitó a visitar el templo. Al otro día de tarde nos encontramos que la sede de la iglesia estaba en un viejo club de barrio, al costado de la cancha de bochas en una sala de parquet kerosenado donde había un signo con el que se identifican los debutos, como se hacen llamar los seguidores y allí mismo el Saquedan - dudosa figura retorica para identificar a quien oficia la misa milonguera - nos habló de la iglesia. " Creemos en los primeros pasos, aquellos primitivos y auténticos pasos a compás que nuestro profeta trajo de su África natal, en el giro del hombre alrededor de la mujer, en el "símbolo del Ictis invertido" que es lo que todo debuto debe hacer en las pistas y en la fugacidad y la improvisación. Sabemos que nuestro padre milonguero que ha de venir a juzgarnos desde una mesa con el cáliz de vino en la mano izquierda, ve agradables nuestros sacrificios y sabe que el ocho cortado en una forma de atrapar el infinito. Los debutos se llaman asi, porque el hombre de fé debe pisar la ronda como si fuera la primera vez que va, con inocencia y ansiedad. Por eso el signo de nuestra creencia es parecido al pez, el ICTIS, con el que se identificaba a  primeros seguidores de Cristo, pero si se fijan bien, verán que nuestro trazo va hacia adelante, para no interrumpir la ronda. Es lo que nuestro profeta africano nos enseño. " Apenas nos hubo dicho esto un sujeto de peluca rubia y rizada con una túnica roja y una sobrepellíz amarilla subió al estrado y enseguida todo comenzó a cuadrar. Aquel tipo era el "Pebete Burundi", el mismísimo sujeto que se daba el lujo de criticar a los campeonatos mundiales de tango afirmando tajantemente que el tango era Africano en sus orígenes, concepción y factura,  que los uruguayos y los argentinos se habían aprovechado del compás africano perjudicando al equipo Burundés que fue a competir en el primer mundial de tango, llegó a la final y fue engañado por los Uruguayos, que los retuvieron en una habitación. El mismo Pebete Burundi que publico en nuestro Blog una publicidad con sus vídeos  "Curso para principiantes del Pebete Burundi y Milonguero esperto", que nos quedó debiendo.


El saquedan emocionado dijo "Es nuestro Profeta, y ustedes tendrán el privilegio de escucharlo"
Y sin que pudiéramos replicar aquel extravagante  y reconvertido ser comenzó a hablar:

"Queridos debutos y debutas en la fe de nuestros pasos, a ustedes me dirijo, que desfallecen contra las sacadas y contra los giros, que ven como su cadencia se ve amenazada por el mal uso de la disociación y que tienen dudas. Difunden la vieja nueva  y las palabras en las milongas, y se exponen al escarnio a la burla y  la incomprensión. Pero yo os digo que el reino de nuestro señor milonguero es como el  sanguche medio mojado de jamón y queso que queda en la bandeja y que el rico desprecia porque no lo ve agradable a sus ojos. Ese rico que va a la clase todas las semanas y con su infinita arrogancia pretende que el señor lo ilumine, solo porque pagó mas que los otros y se da el lujo de hacer clases privadas. Pero sus pies no lo acompañan. Y su corazón rico tampoco. Y solo va una vez a la milonga y en la ronda gira y gira y topa con todos  los molesta, porque cree que su espacio es mas importante que el de los otros milongueros. Y no practica y no tiene cadencia. Y apunta con el codo a los demás y a su perdición. Porque yo les digo que antes entrará en el reino milonguero un pobre con sus zapatos agujereados sin cromo y sus callos endurecidos,  que come agradecido el sanguche medio mordisqueado, a este rico con sus camisas y pantalones de diseño, con su cortecito y su melena cincelada para seducir y sus zapatos a medida. Porque ese no sabe que el sanguche es la sabiduría y está lejos del tango, y nunca lo entenderá.
 Seamos hermanos debutos, humildes en nuestra sabiduría, en nuestra cadencia para recibir la inspiración de nuestro señor todo el tiempo que podamos, porque sin miedo debemos perpetuar el milagro de la inspiración en cada milonga, hasta que podamos acceder al reino milonguero con sus empanadas y picadas infinitas, con su lechón que nunca se acaba y sus alcoholes que nunca dan resaca, con sus manteles que no se manchan y su perpetua "ultima tanda". Con su temperatura adecuada y sin sudor y esa fragancia etérea que nos envolverá para siempre y preservará hasta el más insignificante de los pasos. Allí en la pista inmensa veremos fraternales competiciones jocosas y nunca perderemos  el compás. Crean mis hermanos, crean en ustedes mismos, porque el más pequeño de los pasos, el mas ridículo tiene a los ojos del señor su belleza. Y ahora hermanos debutos recemos juntos la oración que nuestro señor milonguero nos enseñó:

                    "PADRE PASO, QUE ESTAS EN EL SUELO
                    SANTIFICADA SEA TU CADENCIA
                    VENGA A NOSOTROS TU EJE
                     HAGASE TU VOLUNTAD,
                     ASÍ EN LAS PIERNAS COMO EN EL PECHO
                    LA MILONGA NUESTRA  DE CADA DÍA DANOSLA HOY
                   Y PERDONA NUESTRAS SACADAS
                  ASÍ COMO NOSOTROS PERDONAMOS A QUIENES NOS VOLEAN
                Y NO NOS DEJES CAER EN LA TENTACION
               MAS LIBRANOS DEL MAL COMPÁS.
                                                 ARMANDO. "

Enseguida todos se postraron, hicieron el signo del infinito en la frente contestaron a los gritos "ARMANDO" y luego, mientras el Pebete Burundi elevaba los ojos al cielo y comenzaba a cadenciar con enloquecidos pasos, todos comenzaron a bailar en la ronda una milonga Firpiana. Por lo que aprovechamos para salir huyendo, antes que nos convirtieran, en esta mescolanza absurda y degradada iglesia que sincretizaba y cretinizaba el credo cristiano con la doctrina de los vikingos, la iglesia maradoniana y vaya a saber que más.
No nos extrañe que como la IGLESIA DEL ESPAGUETTI VOLADOR  o la  IGLESIA DEL SUBGENIO, que te garantiza la salvacion eterna o te devuelven tu dinero  las milongas se llenen de debutos, con sus vestimentas rojas y sus pasos estrafalarios. Por lo menos su cielo, es simpático. Aunque es mejor no esperar demasiado y darlo todo aquí. No vaya a ser que después no haya nada...

sábado, 13 de febrero de 2016

SAN VALENTIN MILONGUERO CON EL DELIVERY MELON DEL AMOR LUSIARDO

Si!! llega San Valentin y las parejas milongueras  corren a comprar sus obsequios y regalos intentando que el zozobrante barco en el que los dos se han metido no naufrague en el medio del océano por culpa de la indiferencia o la avaricia. En Lusiardo Tango Club somos conscientes de esos extravíos domingueros en que por atender a obligaciones religiosas, ateas, futbolisticas o culinarias hemos llegado a las 23.59 de la noche y percibiendo cierta tensión preguntamos con cara de inocencia y estupidez: "te pasa algo?".
Por eso hemos creado nuestro servicio especial Delivery melón con regalos tiernos  que vienen envueltos en celofan y aluminio de colores para ablandar el corazón más difícil y llegaran a su casa o a la milonga antes de la tragedia.  Pero si las cosas han ido mas allá, casi al borde de lo imposible y las flores mustias rociadas con colonia, el perfume imitacion con un lacito rojo,  los bombones de chocolate medio derretidos  o el libro usado de Bucay envuelto en papel madera  no funcionan tenemos la serie Vértigo ideal para desavenencias en la milonga.  No garantizamos efectividad 100 x 100. Pero por lo menos no lo pasara peor.
EL LABIO BESUCÓN DEL CACHAFAZ: Cuando todo esta perdido pongase nuestro labio artificial del cachafáz  delineado con chocolate y persiga a su pareja por toda la pista. El Labio tiene un resorte que le hace dar besos espasmodicamente y provoca la hilaridad y la concordia. Total, si lo van a echar, que sea con humor.
CATALOGO DE CARAS LASTIMERAS Y FRASES PARA DAR PENA DEL PROFESOR ENCHASTRE: para tipos hoscos, de pocas palabras y que tienen una desconexion evidente entre corazón y cabeza hemos ideado este catalogo de caras y frases, porque sabemos que no puede expresar lo que siente y con su cara de membrillo pisado no le creen. El profesor Enchastre ha compilado y diagramado todos los gestos posibles de patetismo, para que usted pueda inspirar lastima y acariciar el perdón. Además ha compilado las mejores frases para dar pena seleccionadas en películas  de Oriente - , para que no se sepa que la frase no pertenece a usted y sea mas difícil de rastrear - diseccionando luego de mucho trabajo los mejores monólogos para pedir perdón. Viene con una guia rápida y fácil de aprender en dos tandas, y una careta estándar que se amolda a su cara natural  con la expresión numero 62 del profesor: congoja y circunstancia luego de dejar los platos sucios en piso suburbano. Notable.

SOMBRERO MALEVO GATITOS: Acaba de romperle el corazón . Ella estará llorando en una mesa, con una copa de champán ya caliente y el consuelo de un Pugliesero que comedidamente se acercó cuando usted se fue a gritar  y a fumar afuera.   Pero aun puede inclinar la balanza a su favor. Si nos llama, uno de nuestros muchachos le acercara en la moto cereza de la felicidad un sombrero malevo gatitos. Y cuando ella lo vea llegar desde las profundidades del salón con los cuatro tiernos gatitos de peluche maulladores  sobre su cabeza, se le aflojara el alma. Y si con eso y las burlas de sus compadres de la milonga no recupera su amor, bastara que ponga la cara convincente numero 33 del profesor Enchastre - sé que soy un desastre y tengo los pies embarrados pero te quiero y te traje una pizzeta de anchoa -  y diga casi en un susurro: "En el goteante rocio de la montaña que fatiga los pies deje mi pena y mi dolor esperándote, luego de que me atacara Shien Tsi. Me perdonas negrita?" del parlamento de la película KARATE A MUERTE  EN WUTAI. Ella no tendrá ni idea de lo que le esta hablando pero su patetismo payaseril la enternecerá. Aunque tenga que cambiar de milonga.

LA TARTA DE CELEBRACIÓN INSTANTÁNEA CATALDI:  Le dijo de ir al cine. Y usted no quiso. Le dijo de ir al teatro. Tampoco quiso. Le preguntó si  podía reservar mesa en un restaurante con 3 estrellas Michelin. Y usted se la llevo a la milonga y pidió un familiar de milanesa que cortó con la mano - el trozo grande para usted - y una cerveza negra que a ella no le gusta. Cuando fue al baño un amigo le dijo: "Que tal  con Marisita, como pasaron San Valentin?" usted dijo Uhhhh.  Por suerte aun puede llamarnos y pedir la tarta de celebración Cataldi. Un sobrecito que cabe en el bolsillo. Si ella no se ha ido usted pedirá al camarero un plato y dos copas de champán barato y acercandose al estilo James Bond  dirá: "pensaste que me había olvidado eh? y sumergiendo  el mini gotero Cataldi  suministrado en el pac en su copa de champán derramara una gota de liquido sobre el contenido del sobre  creando de la nada un simpático pastel de San Valentin con un anillo de brillantes en su interior que la devolvera a sus brazos. Eso si, Si es tan rata como para no jugarsela con el cava barato, procure utilizar una lágrima - detalle autré - o una gota de agua.  Ni se le ocurra probar con saliva. El pastel se desinfla y se nota que el anillo es de plástico y vidrio.

Y si todavía anda buscando el amor, tenemos un surtido especial de:
  • tarjetas pintadas por nuestros artistas sin alma con poemas cursis
  •   simulacros, situaciones y oportunidades para propiciar el romance
  •   desesperados, descatalogados y desahuciados para simular amor.
  •  falsos mensajes románticos para móvil enviados por wasapps desde nuestra central cereza de corazones solitarios, atendida por Cacho y Pocho, los milongueritos del amor, para despertar el interés de las chicas cercanas o al menos no pasar por uno de esos milongueros que dicen: "solo vengo a bailar" porque están buscando el amor de su vida en las rebajas y ni así lo encuentran.
Productos exclusivos de Lusiardo tango Club. Llame ya al 565679946588590 o pregunte por Vieytes y Luconi. 

viernes, 29 de enero de 2016

ESPECIES MILONGUERAS EN PELIGRO DE EXTINCION

Puedes verlos en cualquier milonga errando casi al borde de la melancolía. En sus épocas de esplendor su cantidad llegó a ser tan grande que las gentes de bien se divertían cazándolos, al igual que búfalos, a fuerza de bromas y chanzas, hasta que lógicamente se fueron alejando y disminuyendo  con su hábitat natural amenazado por el cambio climático o la caza furtiva a taconazos. Hoy se encuentran en peligro critico de extinción. Lo que ha motivado que el conservacionista Pírrico Beban haya creada una asociación para protegerlos: " Nos encontramos con numerosas especies milongueras que con las nuevas costumbres no tienen cabida en la pista. Nuestra misión es protegerlas y brindarles un entorno agradable para que enriquezcan la fauna local. Eso contribuye a la biodiversidad y nos aleja de ese molesto milonguero tránsgenico que se esta poniendo de moda globalmente  y además de girar solamente es muy desabrido. Ese es uno de los peligros mayores, junto con especies invasoras como el AGRANDADUS FORENSIS o el TRAJECITUS DISEÑUS que están colonizando y devorando  las especies autóctonas. ".
Pero veamos con detenimiento las especies milongueras mas amenazadas.

URSUS TECLADITUS: Su característica principal son sus manos grandes con las que intenta marcar ochos, no uno o dos, sino hasta cuatro o cinco, hacia atrás o adelante presionando espaldas con un primitivo sistema de presión. A simple vista puede confundirselo con el URSUS MARCUS, una subespecie cuya impronta se ve en muchas milongueras incautas a las que someten a excesiva presión. De naturaleza mansa, al oír una variación se transforman en seres al borde de la ferocidad que no cejan hasta obtener su cometido. Se los puede encontrar de a dos o a veces en manadas hablando de las viejas épocas.

ARAÑUS RESBALIENSIS O MILONGUERO ATRAPA ALIENTO: Esta formidable especie suele tener una considerable fuerza que utiliza en el abrazo de tal forma que una vez que atrapa a la milonguera no la suelta. En ataques severos se ve a la mujer intentando en vano pisar, teniendo la curiosa sensacion de no encontrar nunca el suelo. A su vez la presión del arañus - que siempre parece creer que la mujer se le resbala, de ahí su nombre -  se va incrementando y puede ser letal en un Pugliese, donde hasta puede verse profusión salivar. El arañus vive en sociedades altamente gerarquizadas donde el líder de la manada es quien tiene el abrazo mas férreo. Se alimenta principalmente de carne, vino y pizza. Aunque también se ha visto a arañus que se animan a comer Tofu y sopa miso creyendo erróneamente que les dará nueva vitalidad.

RATUS MERODIENSIS PISTIS: O rata merodeadora de rondas. Este ser es carroñero por naturaleza. Espera timidamente al borde de la pista y cuando va a sacar a bailar suele efectuar cabezasos a varias muchachas hasta que al fin alguna sale. Entonces el ratus se sume en un baile delirante cuya finalidad aun no está muy esclarecida. Suele aprovechar las sobras alimenticias de otras mesas e incluso beber restos de vino o champán, cuando los ocupantes de la mesa se han ido. Se ha dado el caso de ratus que ni siquiera han esperado la ausencia de milongueros, y cuando los ven entusiasmados en una milonga le encajan un mordisco al bocadillo o la vianda, tal es su voracidad.

HIENUS  BONACHUS CARCAJERIS:  He aquí una especie en peligro de extinción.  Antes era muy frecuente encontrarla en cualquier milonga, con su sonrisa expansiva y sus chistes mediocres y repetidos. Hoy apenas quedan unos pocos ejemplares que sobreviven como pueden, contando los mismos chistes malos en los intermedios de  todas las milongas con su característicos trajes cuadriculados y en tono marronaceo. El Hienus es una especie que necesita llenar todos los silencios con su cacofonía  para marcar su territorio. Las crías de hienus son aun más desagradables que los adultos, pues además de no tener gracia son insistentes.  Son seres solitarios que al topar con otro de su especie tratan de amedrentarlo con chistes cada vez peores. Su frase favorita entonces es "Llamate a silencio".

SEDUCTIS BABOSIS: Esta especie es una de las mas reconocidas. Se caracteriza por efectuar un curioso ritual de seducción en pos del apareamiento. No se sabe aun cual es la gracia del ritual, pues el baile , visto desde afuera, por un observador desinteresado es francamente catastrófico.  El seductis está en peligro de extinción básicamente porque el ritual no funciona. Puede ser que en épocas remotas su baile le brindara posibilidades para la conservacion de la especie, pero hoy por hoy solo le asegura carcajadas. Es una especie con una cantidad desproporcionada de espécimenes envejecidos. El macho suele apelar a peluquines, tinturas y soluciones farmacológicas y la hembra a implantes de siliconas y botox.  El seductis no tiene conciencia de si y por eso cae frecuentemente en el ridículo.
"Como milongueros de hoy es nuestro deber proteger la biodiversidad en la milonga - nos dice casi con lágrimas en los ojos Bebán - Muchas especies como el HOMO SANGUCHITUS o el PRIMATUS SENTADITUS  han desaparecido devoradas por especies mas rápidas y que ni siquiera esperan un compás como el PASUS PASUS,  tan común en las milongas de hoy.  Por el bien de nuestros hijos estaremos allí, incentivándolos y cuidándolos para que ellos los vean en acción."

Habrá que ver si la evolución milonguera respeta a estas especies o por el contrario, las absorbe en nuevas y temibles especies que ahora no imaginamos. A saber.